Principales agentes contaminantes en nuestro hogar

29 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Una vivienda puede ser un auténtico foco de contaminación si no mantenemos una higiene y un control diario.

¿Consideras que tienes bien higienizada la casa? Aunque no lo parezca, producimos residuos, suciedad y basura de forma continuada. Esto puede convertirse en un problema para la salud. Por eso, es momento de analizar cuáles son los principales agentes contaminantes en nuestro hogar.

El medio ambiente está recibiendo continuamente polución. Desde las viviendas se producen numerosas sustancias de desecho nocivas para las personas. Esto significa que estamos conviviendo a diario entre distintos componentes residuales que pueden generar malestar a largo plazo.

Es importante que detectemos cuáles son estos agentes contaminantes, ya que pueden ocasionar problemas de salud y no beneficiar en absoluto el bienestar de la casa; de ahí que surjan alergias, que inhalemos productos nocivos o que desarrollemos alguna infección.

¿El aire que respiras es puro?

Respirar aire puro.

Esta pregunta estamos acostumbrados a escucharla en relación al aire de la calle o del campo, sobre todo desde que se conocen los elevados niveles de contaminación que tenemos en la atmósfera. En cambio, ¿te has planteado si es sano el aire que respiras en casa?

Probablemente creas que sí; sin embargo, existen una serie de condicionantes que pueden convertirse en un problema para tus pulmones. El primero de todos es el tabaco: si fumas, estás produciendo humo constantemente, y los propios recursos decorativos se impregnan de este mal olor.

Otro caso son las fragancias sintéticas, las cuales pueden generar un aroma embriagador, pero respirarlas diariamente y de forma abusiva pueden ser dañinas. Es el caso de los ambientadores e insecticidas, todos ellos fabricados con productos químicos.

Trata de ventilar el hogar todos los días; es importante que entre aire puro para oxigenar los espacios.

Agentes contaminantes en nuestro hogar: productos de limpieza

Productos de limpieza.

Aunque estos productos se utilizan para la higiene y desinfección del hogar, también pueden resultar peligrosos si se hace un mal uso de ellos. Evidentemente, algunos pueden ser más dañinos y nos exponemos, así, a una afección contundente, sobre todo sobre nuestra piel.

  • La lejía es un producto que puede perjudicar de forma severa nuestra piel. Si se tiene un contacto cotidiano, puede provocarnos reacciones cutáneas con consecuencias negativas: irritaciones y erupciones severas.
  • El amoniaco es un auténtico riesgo si se utiliza en cantidades abundantes y diariamente. Si se hace de forma esporádica con concentraciones bajas, no es un problema. Por el contrario, puede ser corrosivo para la piel y dañar también nuestros pulmones al desprender un gas tóxico.
  • Los limpiahornos son otros de los productos que mayor índice de intoxicaciones ocasionan. Generalmente, cuando vamos a limpiar el interior de este electrodoméstico, nos situamos en contacto directo con sus gases. Por tanto, es fundamental el uso de una mascarilla.
  • Mucho cuidado con los limpiacristales. Aunque parecen inofensivos por no desprender un aroma intenso, también pueden afectar a nuestra piel, produciendo una epidermis. No obstante, hay que asegurarse de que no tome contacto con nuestros ojos y la mucosa.

Agentes contaminantes en nuestro hogar: materiales de construcción

Pintura de metal.

Cuando encomendamos la construcción de nuestra casa a una empresa poco fiable, solo por ahorrarnos una buena suma de dinero, las consecuencias pueden ser peores. Por eso, es importante recurrir a empresas que garanticen calidad en el uso de materiales.

Podríamos decir lo mismo de los muebles o la pintura que aplicamos en las paredes. Si no están hechos con productos reconocidos por la OMS, hay que evitarlos, ya que pueden afectarnos de forma severa a largo plazo.

Un caso muy particular son las viviendas que tienen cierta cantidad de amianto en paredes y techos. Se ha constatado que es tóxico para la salud y que pueden generar problemas.

Si vas a realizar reformas en casa, acude a una empresa reconocida y de calidad.

Los contaminantes biológicos, los más comunes

Humedad por capilaridad.

Siguiendo con algunos de los principales agentes contaminantes en nuestro hogar, debemos hacer mención especial a los contaminantes biológicos, como los ácaros, los parásitos, el moho y otros alérgenos naturales.

Cualquiera de estos puede generar problemas en nuestro organismo. De hecho, si tienes mascotas, hay que tratar de tenerlas bien atendidas y limpias para evitar la entrada de parásitos al hogar.

En cuanto a los hongos, si tienes alguna zona de la casa que se exponga a humedades, es posible que puedan desarrollarse agentes antihigiénicos como el moho. Por tanto, es conveniente mantener un buen régimen de limpieza.

  • Tabero, Pepa: Manual de la casa limpia y ordenada, La Esfera, 2016.