Qué son los suelos de tarima flotante

Podemos ver este tipo de suelo en multitud de hogares ya que son fáciles de colocar y baratos.

Los suelos de tarima flotante aparecen en los años 80 y su uso se ha ido popularizando en la actualidad. Este tipo de suelo es parecido al parquet, con la diferencia de que se coloca flotando (de ahí su nombre) sobre una capa de aislante. Es mucho más económica que el parquet convencional y su colocación es más sencilla. A continuación te contamos los tipos que hay, consejos para alargar su vida útil y una serie de ventajas e inconvenientes que nos ayudaran a decantarnos o no por este tipo de suelo.

Tipos

La tarima flotante ofrece multitud de posibilidades ya que la podemos encontrar en una amplia gama de colores.

Además podemos encontrar en el mercado varios tipos de tarimas flotantes: natural maciza, natural multicapa, sintética… según el uso que le vayamos a dar y lo que estemos dispuestos a gastar nos decantaremos por un tipo u otro.

Tipos de tarima.

Ventajas

  • La tarima flotante nos ofrece muchas opciones en lo que respecta a acabados y colores. Cualquiera que sea el estilo de la habitación seguro que hay un tipo de tarima que se adapta perfectamente.
  • Se limpia fácilmente. Basta con pasar la escoba o la mopa y la tarima flotante quedará perfectamente limpia. Además, las manchas no se suelen incrustar por lo que se eliminan de forma fácil.
  • Fácil instalación. Este tipo de suelo se instala uniendo unas láminas con otras con un simple clic, y además no es necesario que el suelo esté perfectamente calibrado. Cualquier persona con un poco de paciencia puede colocarlo.
  • La tarima flotante es resistente al moho y a la humedad, siendo una opción muy interesante para las viviendas que sufren este tipo de problemas. También hay que tener en cuenta que es antibacterias.
Tarima flotante en negro.

Inconvenientes

  • No se puede barnizar, así que no cuenta con la capa de protección extra que aporta este material. Con el paso del tiempo lo que se desgasta es directamente la tarima.
  • Las opciones más económicas están fabricadas con materiales sintéticos, por lo que su vida útil no será muy larga. Debemos valorar si de verdad merece la pena ahorrar en un tipo de suelo como este.
  • Cuando se pisa hace un sonido a hueco porque debajo solo tiene el material aislante. A muchas personas no les importa y ni si quiera le dan importancia, en cambio, para otras este sonido es una verdadera molestia. Quizá al principio nos moleste o nos parezca raro pero con el paso del tiempo nos acabaremos acostumbrando.
Tarimas flotantes.

Consejos

A pesar de que la vida útil de la tarima flotante esté determinada por la forma y los materiales en los que está construida siempre podemos cuidarla adecuadamente para lograr que dure más. Si no quieres que la tarima flotante vaya envejeciendo con el paso de los años te recomendamos los siguientes consejos:

  • Evitar golpearla fuertemente. Un golpe con la pata de una mesa o una silla o algún objeto pesado que se caiga al suelo puede dejar marcas imposibles de eliminar.
  • Evitar la humedad. Este tipo de suelo no se lleva bien con el agua, por lo que debemos evitar pisarlo con las suelas empapadas. Basta con colocar un felpudo a la entrada de casa y limpiar los charcos en el suelo cuando algo se derrame para que a la tarima flotante no le ocurra nada.
  • Lijarla cada cinco años si el uso es de alta intensidad, sino con lijarlo cada 10 años será suficiente. Cuando la lijemos tenemos que tener en cuenta que este material no se puede barnizar, así que estaremos lijando directamente la tarima. También hay que prestar atención al grosor de la tarima.
Te puede gustar