4 consejos para tener una casa limpia y ordenada siempre

Estefany Hurtado · 17 abril, 2018
¿Crees que mantener tu casa limpia y ordenada siempre es una tarea muy difícil? ¡Nada más lejos de la realidad! Con estos 4 consejos lo lograrás casi sin darte cuenta.

Tener una casa limpia y ordenada siempre es el propósito de todas las personas. Este propósito, muchas veces se ve frustrado debido a las prisas del día a día. También a los malos hábitos que poco a poco vamos adquiriendo. 

Contrario a lo que se piensa, tener una casa limpia y ordenada siempre no es misión imposible. De hecho es muy sencillo conseguirlo. 

Cada familia y cada casa es diferente. Todos tenemos rutinas y actividades diferentes y por ello es fundamental que podáis establecer una estrategia de limpieza acorde a vosotros. 

El número de miembros de la familia también hará que las tareas domésticas sean unas u otras.

Sin embargo, en el artículo de hoy hemos querido hacer una lista de 4 consejos súper fáciles y sencillos que, sin duda alguna, te ayudarán a mantener tu casa limpia y ordenada siempre tengas la familia que tengas. 

1. Un equipo llamado familia

A la hora de realizar las tareas domésticas es fundamental involucrar a toda la familia. En muchos hogares es la mujer quien, mayoritariamente, se encarga de estas tareas.

En ocasiones es porque la mujer no trabaja fuera de casa pero esto no implica que todo lo tenga que hacer ella. 

La situación de otras mujeres es diferente, pues trabajan fuera de casa y cuando llegan tienen que seguir trabajando en las tareas domésticas. 

A medida que avanzan los años, son más los hombres que se involucran en este tipo de tareas, sin embargo los niños también deben estar involucrados.

Esto traerá múltiples beneficios. Está comprobado que  darles una responsabilidad a los niños, acorde a su edad, los convierte en niños más responsables, autónomos e independientes. 

Familia limpiando.

Algo que puede ayudarte a organizar las tareas domésticas es realizar un plan de limpieza en el cual debe limpiar cada miembro de la familia y los días que deberá hacerlo. 

Por ejemplo, lavar los platos después de cada comida, limpiar el polvo, poner la ropa sucia en el cesto, poner la lavadora, barrer o fregar el suelo, etc.

Sin duda alguna tenerlo por escrito ayudará a que todos se comprometan. 

2. Limpieza a fondo

Para mantener la casa limpia y ordenada siempre es importante que, por lo menos, una vez a la semana lo dediquéis a hacer limpieza a fondo. 

Muchas familias dedican el sábado o el domingo. Elegid el día que mejor os venga.

Eso sí, también es importante tener en cuenta el tiempo. No se trata de estar todo ese día limpiando porque también es bueno hacer otros planes en familia.

Ese día puedes aprovechar para limpiar el baño y la cocina a fondo. Pues son dos de las zonas más complicadas por su continuo uso.

Limpieza a fondo.

3. Todo en su lugar

Otra de las claves para mantener todo siempre limpio y en orden es que cuando utilicéis algo, luego lo dejéis todo en su lugar. 

Muchas veces estamos viendo la televisión en el sofá con una mantita y luego cuando nos vamos  a la cama dejamos todo tal cual.

Un propósito que os podéis marcar es que, aunque tengáis mucho sueño, dobléis la manta y dejéis los cojines bien puestos. 

Esto os ahorrará tiempo a la mañana siguiente. 

Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. 

Otro ejemplo es el de la cocina. Después del almuerzo o cena da mucha pereza limpiar la cocina. Pero es mejor hacerlo en el momento, pues los restos de la comida con las horas se incrustan en los platos y son más difíciles de eliminar.

Lo mismo ocurre con la ropa que ya está seca. No dejes que se te acumule y dóblala en el momento. 

Ordenar los cojines y mantas.

4. El baño y la cocina

Como mencionábamos anteriormente, el baño y la cocina son dos de las zonas más conflictivas en cuanto a la limpieza. Esto se debe a que son dos estancias que usamos a diario y continuamente.

Además estos dos lugares, especialmente, deben ser bastante higiénicos.

Por ello, te recomendamos que estas dos zonas de la casa sí las limpiéis todos los días. 

Esto no quiere decir que tenga que ser una limpieza profunda. Pero los suelos y pasar un paño con lejía o producto limpiador en el baño sí es importante.

Cocina blanca completamente limpia y ordenada.

Conclusión

Con estos sencillos consejos estamos seguros que conseguiréis tener una casa limpia y ordenada siempre. 

Nuestro último consejo es que seáis constantes con vuestros planes de limpieza y orden de la casa.