Soluciones para evitar la saturación decorativa del hogar

16 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para garantizar el bienestar y la comidad en el hogar, es imprescindible que no caigamos en la saturación decorativa.

En numerosas ocasiones, nos dejamos llevar por las compras compulsivas y traemos a casa todo tipo de artículos que no son necesarios. Con todo esto lo que conseguimos es acumular y, por consiguiente, ensuciar. Por eso, te mostramos algunas soluciones para evitar la saturación decorativa del hogar.

No estaría de más poder hacer autocrítica sobre la situación actual que tienes en tu vivienda; es decir, convendría que analizases si realmente la decoración está desempeñando una función, si realmente todo es útil y si se está guardando una estética definida en cada habitación.

Generalmente, no nos damos cuenta de que estamos saturando los espacios y no dejamos que respire el mobiliario. Solemos recargar en exceso, simplemente, porque nos gustan varios elementos en concreto, pero ¿nos damos cuenta de lo que se está produciendo en la atmósfera de la habitación? El ambiente puede salir perjudicado.

Cómo detectar que estamos saturando los espacios

Aprender a no saturar la habitación.

Aunque parezca mentira, todos tenemos en nuestro hogar algún espacio saturado por la decoración. Con esta idea no nos estamos refiriendo únicamente a que se estén llenando las habitaciones de recursos y no se pueda prácticamente ni pasar, sino que también aplicamos mal los contenidos decorativos y generamos tensiones innecesarias.

Da un paseo por tu casa y analiza cada habitación. La mayoría de las veces comprenderás que hay objetos de los cuales puedes prescindir o, incluso, tienes muebles que podrían tener otra disposición.

Si sientes esa necesidad de desahogar las habitaciones, es momento de tomar cartas en el asunto y afrontar la realidad. Por tanto, convendría que quitases todo aquello que te sobra y, sobre todo, ten mucha paciencia. Estas cosas es mejor hacerlas paso a paso.

Por culpa del ritmo diario que solemos llevar, descuidamos nuestro hogar.

Soluciones para oxigenar el salón: evitar la saturación decorativa

Decoración low cost.

El salón suele ser el lugar donde mayor número de elementos introducimos. La gran mayoría son decorativos y una minoría funcionales. Sin embargo, podría haber perfectamente una alternativa que permita cambiar la estética.

  • Si tienes las estanterías recargadas de objetos o libros, es mejor que los separes por secciones. Un par de baldas para algunos libros, de tal manera que ofrezcan una finalidad estética. En cuanto a otros elementos decorativos (figuras, relojes, fotos…), debes escoger aquellos que resulten más atractivos, pero no saturar la balda.
  • Por lo que respecta al mobiliario, convendría que se escojan solamente aquellos que puedan desempeñar una función: un sofá, un mueble para la televisión, una estantería, una mesa central, alguna silla… En este sentido, es conveniente no tener todo cubierto por muebles.
  • Busca espacios que oxigenen el salón; es decir, hay que establecer posibilidades para poder deambular y que puedas acceder a todos los rincones. No hay que cometer el error de colocar recursos en sitios que impidan el paso y que generen incomodidad.
  • La decoración de las paredes debe ser sencilla. El propio color que se aplique en el muro ya estará ofreciendo una estética de por sí, pero si queremos colocar cuadros, vinilos o fotografías, es mejor que escojamos solamente algún ejemplar en particular.

El problema del dormitorio

Dormitorio acogedor.

Nuestro dormitorio puede llegar a ser un foco de desorden y caos. En lugar de escoger los principales muebles que nos ayuden a generar una decoración equilibrada, armoniosa y sostenible, solemos acumular todo tipo de objetos, mesas, armarios, etc.

Para evitar este problema, es conveniente que escojas únicamente aquello que va a servirte de manera funcional: la cama, el armario, la mesita de noche, la alfombra, algún recurso decorativo para las paredes y un espejo. De esta manera, no caemos en la saturación.

En el fondo, lo que estamos tratando de hacer es escoger aquello que realmente necesitamos. Así, nos desprendemos de todo tipo de artículos que, en realidad, no son útiles y los tenemos simplemente porque no nos atrevemos a eliminarlos de casa.

Depuración ambiental para el baño: evitar la saturación decorativa

Calidez en un cuarto de baño.

En el cuarto de baño la tarea puede resultar más sencilla. Es imprescindible que tengamos los recursos necesarios para la higiene. Podemos evitar la acumulación de elementos decorativos, ya que la estética estará determinada por el diseño de los sanitarios, el color de la cerámica y algún mueble funcional.

Lo que sí se debe evitar es la disposición aleatoria de los recursos, situar elementos que no tienen que ver con el baño y, por supuesto, no convertir este espacio en un lugar de almacenaje.