Todas las claves del estilo art nouveau

Sonia Budner · 22 marzo, 2019
A pesar de haber sido un movimiento artístico bastante breve, el art nouveau, en su versión en diseño de interiores, se revela como uno de los estilos más femeninos que existe.

Hoy nos vamos a sumergir en uno de los estilos de diseño de interiores más femenino, sofisticado y cargado de significado. El estilo art nouveau en decoración, lleno de curvas alargadas y sinuosas formas lineales, fue una parte muy importante del movimiento artístico nouveau.

Las magníficas y extravagantes formas del art nouveau están inspiradas en la naturaleza. Un estilo lleno de estilizados diseños florales, plumas, patrones de telas de araña y siluetas femeninas que se ven reflejados en los diseños de los papeles pintados, las vidrieras, los textiles y los muebles.

Un estilo que premia lo decadente del cristal iridiscente y las gemas semipreciosas, que desde el arte de la joyería influyeron decisivamente en esta estética aplicada al diseño de interiores. No es un estilo fácil de llevar a cabo, aunque sus resultados son merecedores del esfuerzo. Vamos a verlo.

Los orígenes del estilo art nouveau en diseño de interiores

Barandilla estilo Art Nouveau

El art nouveau surgió en Londres y en París a finales del siglo XIX y principios del XX. El objetivo de este movimiento artístico era el de incorporar el arte a la vida cotidiana, y se extendió a los objetos más funcionales. Se erigió como una reacción estética a los estilos artísticos mas tradicionales de la época.

Los primeros brotes de art nouveau se consideraron demasiado extravagantes para el gusto victoriano, y se criticó su elaborada naturaleza, a la que se consideraba exagerada. En realidad, fueron varios los estilos que influyeron en el nacimiento de esta estética, desde el arte celta, hasta el japonismo.

Muchos fueron los campos que adoptaron esta nueva forma de entender la expresión artística. La arquitectura, que tuvo su máximo exponente en este estilo en los extraordinarios trabajos en la Casa Batlló de Gaudí.

También en el arte, la joyería, la cristalería, y todo un movimiento de ilustradores que siguieron la estética. Y, por supuesto, el diseño de interiores.

Este movimiento se expandió por todo el mundo, aunque adoptó diferentes denominaciones. En Italia se le conoció como el stile liberty, en Alemania como jugendstil, y en América se le denominaba estilo tiffany.

Los colores

Colores del estilo art nouveau.

Los colores característicos del estilo art nouveau son tonos suaves dentro de las paletas de los grises, amarillos mostazas, marrones, aceitunas y lilas. Las paredes se cubren de hermosos estampados, incluso excesivos.

Por eso, es recomendable añadir este tipo de revestimiento a una sola pared de la habitación y pintar el resto en los colores incluidos en el estampado.

Estos colores también se combinan en los característicos patrones de mosaico de art nouveau. Estos mosaicos van siempre entremezclados con azulejos blancos que aportan esta estética tan peculiar. Los colores del art nouveau deben repetirse por toda la habitación.

Los elementos arquitectónicos

Barandilla de escalera de estilo art nouveau.

Hay algunos elementos arquitectónicos básicos y necesarios para recrear este estilo de diseño de interiores. Los suelos de madera, en tonos medios o, incluso, blanqueados. Las barandillas de las escaleras cuentan con formas contorneadas, sinuosas y muy ornamentadas, características de este estilo.

Las ventanas con marcos y vitrales de formas florales y siluetas curvas son las más difíciles de conseguir. Pero pueden sustituirse por las mismas formas en marcos de puertas interiores, que le aportarán el look perfecto. Incluso, pueden reproducirse las formas en los techos, que en este estilo pueden ir tan recargados como queramos.

Los muebles art nouveau

Lámpara art nouveau.

La línea de los muebles sigue la tendencia ornamental de las líneas sinuosas. Son muebles que pueden tener mucho vidrio y mucho colorido. Las puertas de los armarios y muebles art nouveau lucen vitrales de motivos de la naturaleza, al igual que las ventanas.

Son muebles que recuerdan el estilo rococó, pero con más énfasis en las formas botánicas. Estas formas fueron objeto de minucioso estudio durante el movimiento artístico art nouveau, y se pretendía su fiel reflejo en todos los elementos decorativos. Su representante máximo es la famosa lámpara Tiffany, que es, en realidad, una lámpara art nouveau.

Un precioso estilo decorativo

Elemento decorativo de art nouveau.

Después de la Segunda Guerra Mundial se vio reemplazado por el estilo art déco. Fue un momento de gran producción industrial, y el art déco dependía más de la producción en masa, por lo que el art nouveau resultaba bastante más costoso.

A pesar de haber sido un movimiento de breve duración, el art nouveau dejó su huella en el diseño de interiores. Un estilo que, a día de hoy, cautiva a miles de personas. Nos encanta porque consigue espacios icónicos y tremendamente femeninos, y porque es un estilo que rinde tributo al arte en nuestra vida diaria.