Todas las claves para decorar en shabby chic

Sonia Budner · 11 noviembre, 2018
¡Vuelve el estilo romántico en decoración! Colores pastel, muchas flores y bordados harán que consigas decorar con el estilo de moda.

El estilo shabby chic nos llega inspirado en las grandes casas de campo de la campiña inglesa. En estas casas los muebles y los objetos se restauraban y repintaba una y otra vez. Es un estilo desgastado, distinguido, acogedor y femenino. Se ha impuesto por sí mismo y es la elección de muchas personas en todo el mundo actualmente para decorar sus casas.

No necesitas una antigua mansión en el campo para decidirte por este estilo. El shabby chic puede convertir la casa más urbana en un remanso de paz que evoque todos los elementos de la vida lujosa en el campo. Si te gusta y quieres verlo en tu casa, te damos todas las claves para hacer este sueño realidad.

Los materiales y los muebles

El shabby chic combina muebles de época restaurados con elementos más contemporáneos. Se mezclan diferentes elementos decorativos y materiales. Los elementos de madera o hierro de aspecto envejecido o decapado.

Muebles con clásicos ornamentados con contornos redondeados, bañeras y armarios roperos con patas, camas con dosel, grandes mesas de comedor que sirven también como zona de trabajo en la cocina, butacas y sillas de estilo clásico o campestre.

Muebles shabby chic.

Los sofás y los sillones están tapizados en blanco, con toques florales, ornamentados con mantas en tonos pastel. Los muebles se pintan en blanco o en tonos neutros claros. Quedan muy elegantes en este ambiente unas bonitas sillas con respaldo de rejilla, también pintadas y renovadas. Todo lo que rememore tiempos antiguos y la atmósfera de la vida en el campo.

Los colores

En la propuesta cromática del shabby chic el blanco es el gran protagonista. Es el color que tiene la capacidad de aportar la claridad y la estabilidad necesaria para una decoración muy ornamentada. Se utiliza tanto en paredes como en suelos, marcos de ventanas, puertas, muebles y textiles.

Se combina con toda la gama de colores pastel, siempre en su versión empolvada. En especial con los tonos blush y los azules y verdes agua. Los estampados en textiles son muy importantes.

Los tejidos en el shabby chic son románticos, con pequeñas rosas o flores y ramas inundando las cortinas, cobertores de cama o accesorios como almohadas y cojines, aportan serenidad y hablan de nuestra personalidad. Se logran composiciones muy equilibradas con aire nostálgico. Son colores que aportan sensación de paz y descanso.

Colores shabby chic.

Los complementos

Sobre las mesas o en las vitrinas se colocan los juegos  de café o té de aspecto antiguo, jarrones y velas o candelabros. Elementos campestres como jaulas de pájaros son otro buen recurso para este estilo. Grandes relojes antiguos pueden servir de punto focal en alguna de las paredes.

Encontramos multitud de bordados en las telas, encajes de aire retro y romántico, y todo en la misma paleta cromática. Las flores están presentes en todas partes, no solo en los tejidos. Decoración de flores frescas o flores secas, ramas y toques vegetales, en las molduras y en los cuadros. Todo lo que evoque la naturaleza se puede incorporar

Las cortinas tienen un gran protagonismo, con una confección muy elaborada y mucho cuerpo. Van bien todo tipo de lámparas de araña, piezas de arte pequeñas. La porcelana y el cristal tallado están siempre presentes en este estilo y dan un toque delicado en las estancias shabby chic.

Complementos shabby chic.

Las vajillas antiguas y combinadas entre sí, los espejos son otro gran recurso, grandes y con importantes marcos de estilo victoriano, en color oro o plateados.

Pueden usarse muchas macetas de aspecto antiguo, botellas de vidrio y cestas de mimbre. Las lámparas son de tela o de cerámica. También se añaden elementos decorativos de metal como pueden ser regaderas de jardín o lecheras antiguas. Todos estos elementos combinados terminan de crear esa sensación de lujo campestre.

Apúntate al shabby chic

Es uno de los estilos más inspiradores del momento. Un look que mezcla el estilo vintage con una sofisticación que este último no tiene. Crea ambientes exquisitos, que nos trasportan a otra época y a los cottages. Recupera los ambientes serenos que equilibran el exceso de estrés en las ciudades. Es una estética que marca tendencia y uno de los estilos más solicitados a los decoradores. Está imponiéndose también en la decoración de muchos eventos y en especial en las bodas. El shabby chic es el nuevo romántico, pero esta vez el romanticismo se vistió de clase, estilo y sofisticación. Llegó y nos enamoró. Nos encanta!