Trucos de color para cambiar el efecto visual de una habitación

23 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Si quieres aprender como subir o bajar visualmente un techo, alargar un pasillo o crear un efecto visual que haga parecer tu salón más cuadrado, este artículo es para ti

El color es una de las herramientas más eficaces a la hora de generar algunos cambios necesarios en una estancia. A través del color podemos cambiar el efecto visual de un espacio y hacerlo parecer más grande, más alto o más luminoso.

Influir en el tamaño visual de una habitación requiere de ciertos trucos cuyos resultados pueden ser verdaderamente espectaculares. Manejar con soltura diferentes combinaciones de color o de tonalidades oscuras con otras más claras es todo un arte, una cuestión de percepción que aprenderemos hoy.

A no ser que la habitación que vayamos a decorar sea absolutamente perfecta en dimensiones, luminosidad y orientación, podemos olvidarnos de utilizar un solo color para pintarla. Incluso siendo así, el juego de colores nos puede brindar una textura que falta o una perspectiva diferente y más atractiva.

Bajar o elevar visualmente los techos para cambiar el efecto visual

Pintar en familia las paredes de tu hogar.

Los cielos rasos, generalmente, se pintan blancos para alejarlos visualmente. De esta forma, la estancia parece más alta. Especialmente si las paredes se pintan en tonos oscuros. Este contraste crea techos infinitos.

Sin embargo, si los techos son demasiado altos o en estancias con doble altura, la técnica es la contraria, pintaremos el techo en un color más oscuro que las paredes para acercarlo visualmente. Esta es la clave más fácil y conocida de los efectos ópticos en decoración.

Pero pintar los techos en tonos claros u oscuros no es el único truco que eleva visualmente los techos. Las paredes pintadas con franjas de color verticales también consiguen un estilizado efecto visual que eleva considerablemente la altura de la estancia.

Unas paredes pintadas o revestidas con motivos de franjas horizontales es una forma elegantísima de bajar visualmente un techo y hacer, además, la habitación más grande y espaciosa.

Los pasillos, corredores y recibidores

Perspectiva del pasillo.
Perspectiva pasillo / studio-mcgee.com

Muchas de nuestras casas tienen pasillos largos, estrechos y oscuros. Cambiar el efecto visual de un pasillo es uno de los retos más comunes en diseño de interiores.

El juego de colores aquí es la herramienta con la engañaremos a la mente. Presenta los mismos principios utilizados en otras habitaciones, pero con la precaución de añadir una buena iluminación artificial que ayude al efecto del color.

Pero tiene también sus propios trucos. Lo ideal en un pasillo estrecho es pintar paredes y techo del mismo color y que este sea muy claro. El suelo debería ir en el mismo tono que el resto de las paredes.

De no ser posible reemplazarlo, siempre puede darse ese toque con una alfombra del mismo color que las paredes y que lo recorra en su totalidad.

Para aumentar o reducir visualmente la altura del techo en los pasillos también podemos utilizar las franjas de color verticales u horizontales en forma de pintura o revestimiento, como hicimos en las estancias más grandes. En este caso, las combinaremos con zócalos a media altura. Quedan perfectas.

Si además de estrecho, nuestro pasillo es también muy largo, la pared del fondo debe pintarse en un tono oscuro para acercarla visualmente y crear el efecto de pasillo más corto.

Y, al contrario, si no es muy largo y queremos alargarlo visualmente, se escogerá un color más oscuro para paredes laterales y techo, mientras que la pared del fondo se pintará en un tono mucho más claro.

Si el techo del pasillo es demasiado alto, en vez de pintarlo del mismo color que las paredes se aplicará un tono más oscuro. En este caso, al tratarse de una estancia reducida, podemos pintarlo en un tono más oscuro y aplicarle bastantes molduras de escayola blanca laterales y centrales. De esta manera, el efecto es mucho más acogedor.

Cambiando las formas

Dormitorio rosa infantil.

Si vamos a decorar una habitación que resulta demasiado cuadrada y aburrida, podemos cambiar el efecto visual y modificar su forma y sus proporciones pintando dos paredes enfrentadas del mismo color oscuro, y la otras dos en un tono más claro. Cuanto más oscuros o claros sean los tonos, más efecto visual se consigue.

Si por el contrario, vamos a decorar una habitación demasiado alargada, pintaremos de tonos oscuros las paredes que queden más distantes.

Las paredes que quedan más cerca una de la otra irán pintadas en colores claros. De esta manera, aproximamos visualmente las paredes alejadas y el aspecto de la habitación queda más equilibrado.

Deja volar tu imaginación para cambiar el efecto visual

Dormitorio de color lavanda.

Con estos pequeños trucos tienes mucho con lo que empezar. Las combinaciones de color son una parte muy importante de la magia del diseño de interiores.

Elige un color base para las paredes de tu casa. Utilízalo en al menos dos tercios de la casa o la estancia, pero recuerda reservar un tercio para otro color con el que jugar visualmente y moldear los espacios a tu antojo.