Tu casa lista para recibir invitados a cualquier hora

Mónica Heras Berigüete · 15 enero, 2019
Si quieres estar listo para recibir invitados a cualquier hora, no te pierdas nuestros consejos y serás el mejor anfitrión del mundo.

Recibir gente en casa puede resultar agradable, reconfortante y revitalizante incluso. Están los que invitas a compartir una cena o una merienda informal, pero también están los que aparecen por sorpresa, especialmente si hablamos de la familia o los amigos muy cercanos. Por eso, hemos pensado en hacer un repaso para ayudarte a tener tu casa lista para recibir invitados a cualquier hora, ya sea esperados o inesperados.

Vamos por partes: en cada rincón, una necesidad

Decorar tu casa.

No se trata de que tu casa parezca siempre como recién salida de un catálogo de muebles, o las páginas centrales de una revista de alta sociedad. Lo interesante es que en cada una de las habitaciones de tu hogar haya lo necesario para hacer sentir a tus invitados cómodos y a ti relajado.

Porque no hay nada más estresante que estarte preocupando por si hay suficiente papel de baño en el aseo, o si tienes algo para ofrecerles en la despensa ¿no crees?

Con estos sencillos tips, te convertirás en el anfitrión perfecto; aunque te lo advertimos, es probable que tus visitas no quieran salir de tu casa.

En el recibidor

Recibidor pequeño.

Intenta tener siempre un perchero en el recibidor y un pequeño banco o algún mueble en el que dejar las cosas con las que llegamos cargados de la calle. Ten libres siempre un par de ganchos para que tus invitados puedan colgar sus abrigos al entrar por la puerta.

Otro consejo es que si has decidido prohibir los zapatos en casa, tengas un cestito de fibras naturales en la entrada con zapatillas de tela para ofrecerle a tus visitas.

De esta forma, no se podrán negar a respetar las reglas de la casa. Incluso, puedes poner algún letrero simpático que les informe de tu ‘manía’ si es la primera vez que te visitan.

Si estás esperando visitas, ten algún ramo de flores frescas en el recibidor. No hay nada más agradable que entrar a una casa que huele bien.

¿Pasamos al salón?

Sofá azul oscuro.

Abre las ventanas durante cinco minutos, o si han llegado ya, al menos mientras suben por el ascensor. Así se despeja el ambiente y se renueva el aire.

Si has tenido tiempo de prepararte para recibir a tus invitados, te recomendamos que pongas especial atención en el sofá. Sacúdelo bien, ahueca los cojines, aspira bien cada recoveco, no querrás que las migas de las galletas que te comiste la noche anterior terminen pegadas al pantalón de tus amigos.

Si no has tenido tiempo para organizar nada, al menos sacude bien y coloca los cojines. La mesa de centro puede estar decorada con algunas velas aromáticas que, además de perfumar el ambiente, crearán una sensación de calidez. Las velas son un elemento que puedes tener siempre a mano, y si las visitas llegan por sorpresa, las enciendes y listo.

La vajilla a punto para recibir invitados a cualquier hora

Vajilla completa.

Para recibir invitados a cualquier hora es importante tener siempre preparada la vajilla y la cristalería. Procura tener platos y vasos suficientes para los miembros de tu familia y algunos más. Esto dependerá de qué tan aficionado seas a recibir gente en casa.

Si vas a optar por desechables, por favor, que no sean de plástico. Hay alternativas de papel mucho más bonitas y, sobre todo, respetuosas con el medio ambiente.

¿Qué les ofrezco?

Soporte de platos.

Piensa con antelación el menú que quieres servir para tus invitados. Lo que pondrás para picar, las bebidas, el plato principal, el postre… Un consejo, no improvises, mejor vete a lo seguro y haz esa receta con la que siempre triunfas.

Para esos que aparecen sin avisar, revisa que en tu despensa siempre haya algunas conservas, bebidas y frutos secos. Con estos básicos, al menos no te pillarán con las manos vacías.

Un baño perfecto

Baño con un toque fresco.

Que esté limpio, ventilado y que huela bien son los principios básicos de cualquier cuarto de baño. Si además sabes que tus invitados pueden llegar a cualquier hora, arréglalo con algunas velas de olor, incienso, toallas suaves etc.

También puedes poner un cestito con amenities, como si de un hotel se tratara: crema de manos, pasta de dientes, cepillos

Otra cosa importante es que no se acabe el papel higiénico. Pónselos a la vista, en cestos o cajas decorativas para que puedan echar mano si se termina sin tener que llamarte a voz en grito.

Ahora sí, tu casa está lista para recibir invitados a cualquier hora, lo que no sabemos es la hora a la que querrán irse.