4 básicos de un baño pequeño

Mónica Heras Berigüete · 12 enero, 2019
¿Tienes un baño pequeño? Todo tiene solución y nosotros vamos a hacer que se estire. ¿No nos crees? Mira, mira.

Uno de los focos rojos de todas las casas son los cuartos de baño. Siempre necesitamos más espacio, más metros y más lugar para almacenaje. Si tienes un baño pequeño, no sufras, puedes jugar con la decoración para que se vea más amplio.

Además, existen un montón de soluciones prácticas para sacarle provecho a cada centímetro y poder disfrutar de tu baño sin estrecheces.

4 imprescindibles de decoración para un baño pequeño

1. Las paredes y los colores

Baño azul.

Si tienes un baño pequeño, utiliza colores claros para pintar las paredes. De preferencia, echa mano del blanco, el color que hace crecer los espacios como por arte de magia. El truco es atraer la luz para que se vea más amplio de lo que en realidad es.

Otra forma de dar más espacio visualmente es a través del papel pintado. Debes elegirlo en colores suaves con dibujos sutiles o inspirados en la naturaleza, así, añadirás profundidad al espacio.

Por último, si prefieres poner azulejos, mejor que sean grandes para aportar continuidad visual y que sean de junta rectificada, de lo contrario, reducen el espacio óptico.

2. La ducha

Ducha con mampara de cristal.

Aquí te recomendamos tener en cuenta dos aspectos para que tu baño pequeño se transforme en un espacio amplio y lleno de posibilidades.

Por un lado, opta por que la ducha sea a ras de suelo, puesto que la sensación visual del pavimento continuo nos hace sentir que el espacio es mucho más grande de lo que en realidad es.

Por otro, pon una mampara transparente y verás cómo se abren horizontes. Si es corredera, mucho mejor, porque de esta manera no te mermará metros a la hora de abrirla.

3. Espejito mágico

Espejo para un baño pequeño.

Está claro que no hay baño que se precie sin un buen espejo. Pero si tienes un baño pequeño, recuerda que tienen el don de duplicar espacios. Pon uno grande, o varios si las paredes te lo permiten, y colócalo en una esquina para multiplicar metros.

En un baño pequeño es lo único que puedes permitirte en tamaño XL, así que dale rienda suelta a tu narcisismo.

4. Los muebles y los sanitarios

Baño pequeño.

Para conseguir que los espacios no se vean tan saturados, un buen truco es despejar el suelo. ¿Cómo? Sencillo, instala un inodoro sin pedestal y con sistema de cisterna oculta, son muy bonitos, modernos y compactos. En cuanto al lavabo, mejor que sea volado y estrecho para dar sensación de ligereza al cuarto de baño.

Por último, despídete del bidé para sumar unos cuantos centímetros a tu baño. Al fin y al cabo, no es tan indispensable.

Con la bañera… Te toca tomar una difícil decisión. Aquí te contamos los pros y los contras de la ducha y de la bañera, a ver si te facilitamos las cosas.

Paralelamente a estos cuatro básicos para un baño pequeño, existen algunos tips extra que pueden ayudarte a aprovechar mejor cada recoveco. Toma nota, verás que con unos cuantos cambios podrás ganar mucho espacio.

Un espacio bien aprovechado

Papel de pared antihumedad para el baño.

  • Si tu baño es pequeño y encima tiene una forma complicada, lo más conveniente es que hagas un mueble a medida. Si no llega al suelo, como te comentábamos anteriormente, mucho mejor. Coloca un lavabo de encimera, aprovecharás todo su interior con cajones para almacenar todas tus cosas.
  • Otro básico es un mueble de poco fondo pero que ocupe todo el alto de la pared, te será muy útil para guardar toallas, el papel higiénico, el gel de ducha y un montón de cosas más.
  • Puedes valerte de cestos para decorar y utilizarlos como almacenaje de toallas, por ejemplo.
  • Las paredes también dan mucho juego, puesto que puedes colgar en ellas cestitos con el maquillaje, las cremas o el secador del pelo. Quedan muy bonitos y te liberan mucho espacio si te faltan muebles.
  • Lo creas o no, el olor también importa, y si tienes velas con perfumes muy suaves o algún aceite esencial que utilices a través de un difusor, el ambiente será más puro, más limpio y te dará la sensación de plenitud. Eso sí, evita los aromas muy concentrados o penetrantes.
  • Finalmente, si tus problemas de espacio siguen sin resolverse, una puerta corredera pondrá fin a todos tus dolores de cabeza.

¿Ves? Con unos cuantos trucos puedes convertir ese pequeño baño en un oasis de placer y de paz.