Una casa slow deco

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 11 abril, 2019
Mónica Heras Berigüete · 11 abril, 2019
Te damos todas las claves para que te apuntes a una de las tendencias de moda que más beneficiará tu salud: slow deco, para que se respire paz en todo tu hogar.

Las tendencias, en lo que a decoración de interiores se refiere, no paran de traernos cosas nuevas. Algunas son viejas fórmulas renovadas y otras conectan con determinados estilos de vida, como es el caso del slow deco, una propuesta que promete llevarnos a la calma, a la vida armónica y al disfrute de las pequeñas cosas.

La tendencia slow

Elementos naturales del estilo Slow Design.

El ritmo de vida acelerado que tenemos en las grandes ciudades nos está llevando a valorar cada vez más una tendencia al alza: la slow life. Una forma de ver todo lo que nos rodea sin prisas, con paciencia y disfrutando del proceso y no solo del resultado, dándole total importancia a cada uno de los detalles que intervienen.

Así, encontramos slow food, alimentos de calidad para nutrirnos de verdad, llenarnos el paladar de sabores y disfrutar con la preparación y la degustación.

La slow fashion, una moda que pone su intención en los materiales, los procesos y el consumo de ropa consciente, con precios que garanticen el trabajo digno para toda la cadena de producción.

Y por qué no, una slow deco, ambientes que nos ayuden a conectar con nosotros mismos, a que nuestra casa sea un oasis de paz y de felicidad.

Claves slow deco

Espacios abiertos

Cocina abierta al salón.

Uno de los beneficios del slow deco es el disfrutar del tiempo en familia, de facilitar espacios interactivos y que nos ayuden a mantener una buena comunicación y convivencia durante el día a día.

De ahí que las cocinas abiertas, una de las tendencias de la que ya te hemos hablado, sea una de las recomendaciones que vamos a hacerte. Los espacios que se conectan entre sí dan mucho juego a la hora de repartir tareas y convivir con familia e invitados, pero también es un estilo al alza. Adiós puertas y pasillos, hola espacios diáfanos.

Ojo con la tecnología

Uso de la domótica para hogares

No te vamos a decir que elimines la tecnología de tu casa, sería como ir contra la evolución natural de la sociedad, lo que sí te podemos sugerir es que limites su uso a determinados ambientes de la casa.

Si buscas una slow deco, olvídate de llevar la televisión, la tablet o el móvil al dormitorio, esto entorpece el descanso, afecta a nuestro cerebro y, por supuesto, daña las relaciones familiares.

Crea un ambiente sereno, lleno de elementos que te inviten al descanso y al placer a través de colores, olores y materiales. Mira aquí las tendencias para dormitorios de ensueño y transfórmalo en tu paraíso personal.

Materiales naturales

lámparas rústicas de mimbre

Ya te hemos hablado de nuestra obsesión por los materiales naturales, pero ¡qué quieres! no podemos dejar de hacer referencia a ellos, porque, además de bonitos, aportan mucho a una slow deco. El algodón, el lino, la seda, el sisal, el yute, el mimbre, la madera, la piedra incluso… las posibilidades son muchas, pero llena tu casa de materiales con alma, que te conecten con la vida, con lo natural.

¡Qué reine el orden!

Ordenar los cojines y mantas.

Otra de las cosas en las que hemos hecho mucho hincapié en los últimos meses es en la importancia de mantener una casa ordenada y en los consejos de Marie Kondo para hacerlo.

Ayuda a la paz mental, nos hace ser más productivos a la vez que evita que nos estresemos, por no hablar de lo bien que le sienta a una casa tener un campo visual despejado.

Si cuando llegas a casa todo está en su sitio, eres capaz de encontrar siempre lo que buscas y no hay cosas de por medio que te hagan perder la paz y la concentración de lo que verdaderamente importa, verás que te sientes infinitamente mejor.

Los colores slow

Salón y cocina con colores cálidos.

Sin duda, hay colores que te llevan al relax. Mira este artículo acerca de cómo combinar los colores. Para una slow deco, te sugerimos los colores pastel y los neutros para grandes superficies, como suelos o paredes y detalles de color para los complementos, pero siempre apostando por tonos cálidos, como el naranja, el amarillo y alguna tonalidad de verde y violeta.

Siguiendo estos consejos tendrás una casa en la que se respire un ambiente tranquilo, armónico, y en el que todos los que vivís ahí os sintáis más conectados. Prueba la slow deco y dinos cómo te sientes.