¿Cocina abierta o cerrada?

Mónica Heras Berigüete · 2 noviembre, 2018
Si estás dudando entre una cocina abierta o cerrada, te lo vamos a facilitar hablándote de las ventajas y desventajas de cada una.

Es una de las reformas más solicitadas y la que más controversia causa. Decidir si dejamos la cocina abierta o cerrada, no siempre resulta fácil puesto que ambas opciones tienen sus pros y sus contras.

Nos hemos propuesto ayudarte en este dilema y ofrecerte las ventajas y desventajas de cada una de las alternativas, para que tú decidas cuál es la que más se adecua a tus necesidades.

Cocinas abiertas

Resulta primordial darle unidad con el resto de la casa, que no sea un pegote visual que desentone con la decoración ni con el estilo. Por eso debes armonizar los espacios a través de los colores, los suelos y los materiales.

Pros de las cocinas abiertas

Nos dan sensación de amplitud. Los espacios sin muros de por medio son ideales para casas con pocos metros. Cuando pensamos en cocina abierta o cerrada, debemos tener claro que, aunque son perfectas para cualquier tipo de hogar, si tienes un piso pequeño es una opción muy recomendable, ya que ganarás metros.

Cocina abierta.

Abrir la cocina nos aporta más luminosidad. La luz corre más libremente cuando quitas las paredes, así que es una buena opción para iluminar cocinas interiores y sin luz natural.

Hace que las tareas relacionadas a la comida se desarrollen con mayor fluidez. Poner y quitar la mesa, servir, te será mucho más fácil… Cuestión de barreras.

Promueve la vida en comunidad. Una cocina abierta es perfecta para que la familia participe en las tareas, para mantener una charla mientras el otro cocina y para no perderte nada de la conversación de sobremesa mientras preparas el café.

Contras de las cocinas abiertas

Los olores es uno de los principales peros que le encontramos a este tipo de espacios. Aunque nada que no se pueda solucionar con una buena (muy buena) campana extractora. Puedes optar por un modelo decorativo u ocultarla en un armario, también hay unas de sobre encimera muy prácticas. Pon atención en que el modelo que elijas sea silencioso, no querrás escuchar el extractor mientras ves tu serie favorita, ¿no?

El desorden. Este tipo de cocinas te obligará a tener muy bien colocado todo y los platos siempre recogidos. Si lo piensas bien, puedes transformar esta desventaja en un reto y convertirte en la persona ordenada que siempre quisiste ser.

Cocina nórdica con iluminación suave

Cocinas cerradas

Los más tradicionales lo tienen claro, cuando se trata de cocina abierta o cerrada, piensan que cada espacio debe estar compuesto por 4 paredes y una puerta, y no les falta razón. Las ventajas para este tipo de cocina son muchas y finalmente para gustos, colores.

Pros de las cocinas cerradas

Mayor independencia. Aquí todo queda oculto, por lo que no es necesario que la cocina empate a nivel estético con el resto de la casa. Puedes jugar más con los materiales y con los colores, sin que el resto se vea comprometido.

Nos dan más versatilidad a la hora de trabajar. Está claro que el orden es imprescindible, pero todos sabemos que cuando estamos cocinando, no siempre es fácil de mantenerse. El punto positivo de las cocinas cerradas es que puedes dejar la cocina manga por hombro, cerrar la puerta y fingir que allí no ha pasado nada… Al menos por unos minutos.

Los olores y el humo ya no serán un problema, todo se queda entre esas paredes y el resto de la casa no tendrá que sufrir cuando cuezas la coliflor o se te queme la sartén con aceite.

Otro punto a tomar en cuenta son los electrodomésticos, no es necesario que sean tan bonitos o que estén ocultos, al fin y al cabo es un espacio que puede quedar aislado.

Cocina con encimera de mármol.

Contras de las cocinas cerradas

En muchas ocasiones suelen quitar metros que serían de gran utilidad. Hace los espacios demasiado rígidos y no dan la posibilidad de jugar con la distribución.

Mantiene al que se ocupa de cocinar o de recoger un tanto aislado del resto de la vida en familia. Por eso a veces nos da tanta pereza ponernos a lavar los platos, porque la sobremesa está tan entretenida, que no queremos perdernos nada.

Pensar en una cocina abierta o cerrada, va más allá de decidir si tirar un muro o no. Debes tener en cuenta el estilo de vida que llevas, cómo organizas la vida familiar y si con todo esto que te hemos contado, estarías dispuesto a hacer un cambio así de radical en tu casa.