Ventajas e inconvenientes de la calefacción por suelo radiante

Sofía Sangrador · 22 julio, 2018
Si están planteándote tener calefacción por suelo radiante en casa, lee el siguiente artículo. Te contamos todas sus ventajas e inconvenientes.

La calefacción por suelo radiante es todavía un sistema bastante novedoso en nuestro país. Aun así, lleva varios años utilizándose.

Su funcionamiento se basa en una red de tubería plástica que se encuentra bajo el pavimento y una capa de mortero. Por esos tubos circula agua, tanto caliente como fría, así que el suelo comenzará a irradiar ese calor o frío.

Por eso, en las casas que tienen este tipo de calefacción es normal que haga más calor en las zonas bajas que en las zonas más altas. Además, el tipo de suelo que tengamos previamente no tiene por qué ser un problema. Si es de madera, solo debe estar bien colocada para que no se dilate con los cambios de temperatura.

A continuación, queremos dejarte las principales ventajas e inconvenientes de este sistema de calefacción, para que los sopeses antes de dar el paso y adquirirlo.

Ventajas de la calefacción por suelo radiante

En primer lugar, cabe decir que los circuitos por los que se mueve el agua son muy estrechos, así que se necesitará menos energía para calentar el agua. Será suficiente con agua entre 35-40º C, casi la mitad de lo que necesitan los restantes sistemas de calefacción.

Por tanto, con este sistema podrás ahorrar en consumo, entre un 10-20% de lo habitual con los otros sistemas conocidos.

Además, en este caso podemos usar sin problema fuentes de energía renovables. Las más usuales son la aerotermia o la geotermia. Por eso, es uno de los sistemas de calefacción más respetuosos con el medio ambiente.

Por otro lado, nos hace ganar un poco de espacio, ya que no tenemos que colocar ningún radiador. No condiciona en absoluto el espacio interior disponible en casa. También debes pensar que es válido para cualquier espacio de la casa, especialmente los baños.

Asimismo, mediante este sistema también es posible enfriar el ambiente. Sería una manera de sustituir a los ventiladores o los aires acondicionados.

También puede tener algunos beneficios para la salud, ya que no crea ningún tipo de corriente y, por lo tanto, no genera polvo ni propicia la aparición de ácaros.

Por último, cabe decir que cuando en casa tenemos radiadores o dispositivos del estilo, el calor se acumula más en esas zonas. Sin embargo, con la calefacción por suelo radiante el calor se repartirá de manera uniforme por toda la casa.

Suelo radiante bajo parqué

Los inconvenientes de la calefacción por suelo radiante

En primer lugar, debemos decir que es un sistema bastante caro de instalar, más que los sistemas de calefacción más tradicionales. Sin embargo, podemos verlo como una inversión a largo plazo, para ir amortizándolo poco a poco.

En las casas muy grandes el precio puede rondar cerca a los 10.000 euros. Además, su instalación es un poco complicada. También son importantes las tareas de mantenimiento.

Por otro lado, no es muy aconsejable en casas donde no se le vaya a dar un uso continuado. Esto es porque el agua tarda bastante tiempo en calentarse o enfriarse. No es como una caldera o un radiador eléctrico, que se pueda encender o apagar día sí, día no. Obviamente, si tenemos una casa pequeña, se necesitará menos tiempo.

En cuanto a la modalidad de suelo refrescante, solo es recomendada en lugares con muy poquita humedad. Si no, podría condensarse un poco el ambiente o la superficie del pavimento. Aun así, puede ser muy buena idea para controlar la temperatura en casa en verano.

Al haber mayor temperatura en la zona de los pies, esto podría ser un inconveniente grave para la gente que tiene problemas de circulación en las piernas, aunque no se sabe aún hasta qué punto.

Un último inconveniente es que, si hay algún problema, probablemente haya que levantar todo el suelo de esa habitación.

Esperamos que con estas ideas te hayamos ayudado a decidirte para tener calefacción por suelo radiante en casa. En primer lugar, piensa que es un sistema muy respetuoso con el medio ambiente, algo que no se puede decir de todos los sistemas.

Por otro lado, puede tener beneficios para tu salud. Además, así podrás ir descalzo por casa, lo que da una mayor sensación de comodidad y de confort.

Y aunque su instalación pueda parecer muy cara y/o difícil, piensa que hay equipos técnicos especializados en esto, al igual que en las labores de mantenimiento.