10 razones para amar las islas de cocina

Mónica Heras Berigüete · 22 noviembre, 2018
¿Te gustan las islas de cocina? Toma nota de lo que lo que necesitas para poner una en tu casa.

Las islas en la cocina son el centro neurálgico desde donde se desarrollan todas las operaciones. Las hay con fogones, con fregadero o a modo de barra para tener una zona de trabajo extra o un bonito desayunador.

Son ideales ya que te permite sacarle mucho partido a la cocina porque al estar aislada tiene los 4 costados libres. Esto permite optimizar mejor el espacio y además, pueden ser una pieza clave en la vida familiar ya que fomenta la cooperación. Es un elemento que facilitará que todos os sentéis a compartir la cena.

Antes de poner una isla, tomemos medidas

Necesitan tener una dimensión considerable, de unos 250 metros como mínimo. Aquí podrías incluir todos los elementos que consideres necesarios en tu día a día.

Toma en cuenta que necesitas unos 80 cm libres a su alrededor para tener zonas de paso y que puedas abrir los cajones sin dificultad. Tampoco conviene que sea superior a los 110 cm, de lo contrario la distancia entre una zona y otra sería demasiado grande.

Los tres puntos que deben tener las islas de cocina son: una zona de cocción, un punto de agua y unos centímetros de encimera libre para preparar los alimentos.

Si tienes espacio suficiente, añade una zona extra a modo office y coloca unos bancos de media altura para sentarte a comer. Debes dejar un antepecho de unos 35 cm al menos para poder meter las piernas cómodamente.

Islas de cocina.

10 maneras de amarlas

  1. Permite que más personas intervengan en las actividades propias de la cocina. Mientras uno pica la verdura, el otro hace el sofrito sin que se estorben.
  2. Facilita la comunicación y la vida social a su alrededor. Imagina la de conversaciones que se pueden dar mientras preparas la comida.
  3. Son súper prácticas si dejas un alerón para poder sentarte y disfrutar de un desayuno rápido. Incluso puedes elegir taburetes sin respaldo y guardarlos debajo para que no te ocupen tanto sitio.
  4. Nos dan un extra de espacio. Lo habitual es que no tengamos muchos muebles de almacenaje, pero con una isla puedes guardar todos tus enseres en la parte baja.
  5. Si eres un amante del vino, hay diseños de islas de cocina con botellero incorporado. Además de decorativo resulta muy práctico.
  6. Otra opción mucho más asequible es poner una mesa en el centro de tu cocina y evitarte obras o muebles a medida. Sobre ella podrás preparar alimentos y si tiene cajones guardar los cubiertos y manteles.
  7. Versión mini. Un pequeño recuadro central sobre el cual poder preparar la comida o dejar los platos cuando vienes cargado del comedor. Es también válido, bonito y útil.
  8. Puedes personalizarla al máximo. Por ejemplo, pon una tabla de madera corredera o incluso hendiduras para meter los cuchillos y tenerlos siempre a mano y de una forma segura.
  9. También puedes aprovechar la parte alta. ¿Cómo? Muy sencillo, cuelga del techo accesorios en los cuales poder ordenar las ollas o los utensilios que utilizas más a menudo. Le darán un toque rústico a tu decoración.
  10. Deja volar tu imaginación y sé práctico. No dejes una tabla rasa en los laterales, coloca agarraderas para colgar los trapos de cocina. También puedes dejar huecos para guardar tus libros de recetas o la mantelería.
Isla de cocina.

Tips para tener las islas de cocina más bonitas

  • Coloca cestos de mimbre en los huecos de la parte baja. Son un lugar perfecto para las patatas, las cebollas y las naranjas.
  • Puedes poner una mesa pegada a la isla para que te sirva como comedor.
  • Son un acierto en espacios diáfanos ya que separan ambientes.
  • A su alrededor puedes poner un tipo de suelo distinto, por ejemplo hidráulico. Esto le dará un plus de diseño y si es antideslizante, evitas accidentes.
  • Algunas islas incluyen un agujero en la superficie bajo el cual está la basura. Puedes ir tirando ahí todos los desperdicios mientras cocinas.

¿Te has decidido ya? Estamos seguros de que las islas de cocina se han convertido en tu nueva obsesión.