5 recursos con los que trabajar el estilo Pop Art

23 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El estilo Pop Art ofrece un abanico de posibilidades muy amplio. En el fondo, se desmarca de las líneas tradicionales y ofrece otras soluciones alternativas realmente interesantes.

Para innovar en la decoración del hogar, es necesario que nos desmarquemos utilizando los medios apropiados para ofrecer una nueva estética. Por eso, vamos a abordar 5 recursos con los que trabajar el estilo Pop Art y convertir el hogar en un lugar mucho más original.

Solemos anclarnos en el pasado sin tener un conocimiento de las múltiples posibilidades que existen en el mundo de interiorismo. Hay veces que nos cansamos de repetir siempre los mismos estilos decorativos; por tanto, es momento de cambiar y tratar de hacer algo diferente.

Cuando rompemos los estereotipos y tratamos de descubrir nuevos horizontes, sentimos que hemos ganado mayor confianza en nosotros mismos y esto nos permite disfrutar más del hogar. No cabe duda de que los diseños de interior influyen directamente en las emociones.

La disparidad cromática en el estilo Pop Art

Estilo pop art
Imagen: pinterest.es

Resulta variopinto el uso de los colores en el estilo Pop Art, ¿qué quiere decir esto? Solemos estar acostumbrados a utilizar únicamente un número limitado de 3 o 4 tonos en un espacio y a tratar de relacionarlos los unos con los otros de forma equilibrada.

Sin embargo, en este estilo se rompe esta idea para tratar de trabajar los colores de forma más artística; es decir, no existen una normas preestablecidas. En realidad, se trata de emplear un número amplio de tonos vibrantes para conseguir ese efecto pop.

En el sofá, las paredes, las sillas, las mesas, las lámparas y cualquier otra pieza de mobiliario se pueden trabajar los cromatismos tratando de activar todos nuestros sentidos. Pueden combinarse verdes, naranjas, amarillos o morados, todo dentro de un único espacio. Sin duda, posee un carácter rompedor.

No estamos hablando de un uso anárquico de los colores, sino de mayor libertad artística.

La temática de los años 90 en el estilo Pop Art

Decoración pop art.
Decoración pop art / batavia.es

A la hora de escoger algunos elementos decorativos que representen este estilo en el hogar, hay que tener en cuenta 3 que son considerados imprescindibles y que nos ayudarán a generar un ambiente pop:

  1. Discos de vinilo: pueden emplearse para ornamentar una pared, como mantelitos para la comida o, simplemente, colocarlos sobre el tablero de una mesa con un cristal por encima para impedir el contacto directo.
  2. Cintas de cassette: es posible que buscando entre los cajones y armarios encontremos las antiguas cintas de cassette. Pueden emplearse para hacer una lámpara de techo o de mesa, pegándolas las unas a las otras y construyendo un cubilátero.
  3. Teclado del ordenador: la informática también nos interesa dentro de este estilo. Los teclados que queden en desuso pueden utilizarse para decorar la pared o, con las propias teclas, hacer un marco para fotos.

Las posibilidades son múltiples, solamente hace falta tener un poco de imaginación.

Obras de arte del estilo Pop Art

Hay que valorar la idea de incluir algunas obras de arte que representen esta corriente artística. Un claro ejemplo son las obras del artista gráfico Roy Lichtenstein o también del propio Andy Warhol. A través de lienzos de gran tamaño podemos decorar las muros interiores de la casa.

Otro caso particular serían los vinilos de pared; estos nos ofrecen diferentes temáticas relacionadas con este estilo, sobre todo vinculados con el mundo del cómic, donde destacan los colores intensos y llamativos. 

La silla Swan, un referente en el diseño de interiores

Silla Swan.

Este asiento se ha consolidado como un auténtico referente dentro del estilo Pop Art. Sin lugar a dudas, su diseño de líneas curvas y la plasticidad de sus partes nos transmiten sensación de dinamismo y contemporaneidad.

De esta manera, la silla Swan rompe con las fórmulas tradicionales y colabora en la decoración pop, tomando protagonismo en los espacios y destacando por su morfología y sus tonalidades vibrantes.

Los equipos de música antiguos, un concepto vintage

Los aparatos antiguos de los años 60, 70 y 80, nos aportan un concepto vintage realmente interesante. Es posible que hayamos heredado un equipo de música que haya quedado en desuso. En este caso, se le puede cambiar la utilidad y darle una aplicación decorativa.

Se consigue, así, un carácter alternativo propio de este género artístico. El salón puede decorarse de forma más dinámica si introducimos este aparato. No obstante, es importante que quede en un plano secundario y que no se sitúe en un punto central, es decir, que complemente.

Imagen principal: pinterest.es

  • Rodríguez Baliña, Rosario: Confección de accesorios para decoración, IC Editorial, 2019.