6 tips para presentar una mesa de Navidad ideal

Mónica Heras Berigüete · 18 diciembre, 2018
Una mesa de Navidad ideal se consigue tomando en cuenta la decoración, a tus invitados y el menú. ¿Quieres saber cómo lograrlo?

Estamos a tan solo unos días de celebrar una de las cenas más esperadas del año: la de Navidad. Para algunos, puede que sea su primer año como anfitriones y se sientan algo perdidos… Son demasiadas cosas: el menú, los regalos, la decoración y toda la puesta en escena. Por eso, queremos ayudarte con nuestros secretos mejor guardados para que presentes una mesa de Navidad ideal.

La mesa de Navidad ideal en 6 pasos

1. En la mezcla está el gusto

Mesa en Navidad.

Este año, una de las tendencias estrella es mezclar, así que te recomendamos que te atrevas con todo y que dejes las viejas rigideces atrás. Para lograr una mesa de Navidad ideal, puedes combinar varias colores, texturas y materiales.

Ya no existe una norma y puedes combinar los cubiertos, las vajillas y la cristalería, ¡olvídate de que tengan que ser iguales! Por otro lado, las tendencias también nos invitan a combinar el oro y la plata y a utilizar colores más allá del rojo y el verde.

2. De manteles largos

Mantelería para una cena elegante.

Para poner una mesa de Navidad ideal, necesitas un mantel que llegue al suelo, incluso que arrastre. Ten en cuenta que es la base sobre lo que se decidirá el resto de la decoración, las flores, velas y todo lo que coloques sobre la mesa.

No olvides revisar que esté limpio y muy bien planchado. Como tip extra, te diremos que siempre pongas un hule debajo para evitar que las mesas se manchen o se rayen.

3. A la luz de las velas

Candelabro con velas como centro de mesa.

No hay mesa de Navidad que se precie sin velas. Utiliza portavelas (son más seguros y evitarás posibles accidentes), combina distintas formas y colores para darle un diseño más desenfadado al ambiente pero lleno de glamour. La luz de las velas aportará calidez, cercanía y hará que la noche sea mágica.

Una cosa más en cuanto a las velas, procura que sean sin olor, para no saturar la atmósfera y permitir que los aromas de la comida sean los que inunden la sala.

4. Dile sí a un centro de mesa

Original centro de mesa.

Debe ir en proporción con el tamaño de la mesa y cuida de que no invada el espacio vital de los invitados. Los platos, las copas y los cubiertos también son importantes y el centro de mesa no debe interferir.

Otro de los detalles que debes cuidar es que no dificulte el acceso a la comida o la comunicación. No pongas centros de mesa enormes que haya que esquivar para poder ver los ojos del que tienes enfrente.

Una idea estupenda y muy actual es cambiar el gran ramo central por pequeños adornos puestos a lo largo de la mesa, esto da como resultado un ambiente mucho mas casual.

En cuanto a tendencias en centros de mesa, hay una gran variedad. El muérdago, el eucalipto y la flor de Pascua son los grandes protagonistas de la temporada y consigue alegrar cualquier mesa de Navidad ideal. Pon atención en que la flor o las hojas que elijas no se caigan con facilidad, ya que ensuciará nuestra mesa y en consecuencia la comida.

5. Tus invitados son lo más especial

Detalle para una mesa de Navidad.

Al final, una mesa de Navidad ideal se construye gracias a la gente que se sienta alrededor de ella. Cocinarás para ellos y llenarás de cosas bonitas tu casa para hacerlos sentir cómodos y especiales.

Debes tener en cuenta que el espacio que cada comensal necesita en una mesa es de 75 cm, de esta forma podrá comer cómodamente.

Designa los lugares previamente y coloca los nombres de cada uno de ellos en tarjetas llenas de encanto, y si quieres aportar un plus, pon en su sitio algún detalle personal y pequeños regalos personalizados.

6. El menú

Menú para mesa de Navidad.

Tal vez sea lo más importante de la noche, lo que vais a comer. Más allá de los convencionalismos y las tradiciones típicas de cada país, atrévete a innovar y a ofrecer un menú elaborado para darle gusto a todos los que os sentéis en la mesa. Al fin y al cabo, es una noche especial y no se trata de que nadie se quede con hambre.

Piensa también en el menú para los niños, en darles alimentos distintos, pero que sepas que les pueden gustar. Intégralos en la mesa y haz que formen parte de la velada.

Sin duda, es un momento en el que los excesos son bienvenidos, así que si quieres llenar de detalles dorados tu mesa, o sacar esa vajilla extravagante que compraste, no lo dudes ¡es el día!