Espacios pequeños: 7 reglas que debes romper

Mónica Heras Berigüete · 25 marzo, 2019
Hoy estamos subversivos y vamos a inventar nuevas reglas para decorar espacios pequeños. ¿Te atreves?

Si eres de los que padeces por tener espacios pequeños en casa, y has probado todo tipo de estrategias y de reglas para hacerlos más grandes, tenemos grandes noticias para ti. En lugar de ofrecerte una serie de consejos con todo lo que deberías hacer, hoy vamos a enfocarnos en cómo romper reglas y salir exitosos.

Al final, las reglas están hechas para seguirlas en ocasiones, y para aprender a romperlas en otras. Una vez que sabes los principios básicos del diseño de interiores para espacios pequeños, llega el momento de replanteártelos y buscar las alternativas realmente eficaces para darle algún metro más a tu casa, visualmente hablando.

Rompiendo reglas y agrandando espacios

Regla número 1: paredes oscuras

Paredes oscuras.
Paredes / hoylowcost.com

Parece que hay un consenso en cuanto al color de las paredes y los metros de la habitación. Si es pequeña, olvídate de los colores intensos. Sin embargo, aquí lo importante es la iluminación y tu habilidad para crear distintos puntos de luz que hagan resaltar el espacio. Se trata de tener en cuenta los diferentes niveles de iluminación y trabajar en base a ellos: techo, nivel de los ojos y paredes.

Teniendo estos tres puntos bajo control, cualquier color de pared puede funcionar en cualquier espacio. Elige una iluminación de techo general suave, distintas lámparas de pie y de sobremesa para completar tu estrategia, poniendo intención en la luz cálida. Una vez que lo tengas, mira cómo puedes decorar tus paredes con estas ideas.

Regla número 2: objetos de cristal

Mesas pequeñas de cristal y metal.
Mesas / unmontondeideas.com

Otro de los tips clásicos para espacios pequeños consiste en incluir muebles y piezas de cristal en el ambiente. Es cierto que una mesa de cristal puede dar la impresión de ligereza y liviandad, incluso, sirve para aportar más luminosidad.

Sin embargo, cuando abusamos de este recurso logramos atraer demasiado la atención y saturamos visualmente la habitación, creando un efecto contrario.

Está bien una mesita auxiliar de cristal en combinación con el metal para crear contraste, pero un sofá de patas elevadas también puede aportar esa sensación de amplitud que estás buscando.

Regla número 3: las sillas frente a las banquetas

Sillas para un rincón pequeño.
Sillas / pinterest.es

Existe una leyenda urbana que dice que las banquetas o taburetes sin respaldo son perfectos para espacios pequeños, puesto que visualmente hay menos elementos que nos puedan dar la sensación de saturación.

Pero muchos decoradores han puesto su nota discordante en esta teoría, puesto que dicen que un taburete pequeño no hace más que dejar claro que la habitación es pequeña, tanto que no se puede colocar ni una silla.

Son recomendables los sillones compactos o de diseño hechos a medida, o piezas icónicas de sillas con nombre propio para darle más personalidad, como una silla chester, que además se adapta a cualquier estilo.

Regla número 4: ¿el tamaño de los muebles importa?

Alfombra Turquía.
Alfombra turca / sukhi.es

Parece cuestión de lógica: a espacios pequeños, muebles pequeños, y a espacios grandes, muebles grandes. Sin embargo, utilizar muchas piezas pequeñas en una habitación con pocos metros puede dar como resultado un efecto totalmente contrario.

Lo mejor es seleccionar pocas piezas, independientemente del tamaño. Los muebles modulares van de maravilla en espacios reducidos, puesto que aligeran mucho el ambiente. Pon una alfombra, y mejor que sea grande. Visualmente crearás sensación de grandeza, y más aún si la eliges en colores claros.

Regla número 5: decora con colores neutros

El contraste dentro de la decoración.

Las paletas de color monocromáticas parecen ser las indicadas para los espacios pequeños. Sin embargo, una vez más puedes lograr el efecto contrario. El ojo necesita contraste y movimiento para poder comparar. Cuando tiene distintos colores, la riqueza visual es mayor, y este contraste hace que nuestra sensación de espacio se magnifique.

Regla número 6: mejor los muebles abiertos

Estanterías de IKEA.

Suelen ser aconsejables las estanterías y muebles abiertos para dar la sensación de espacio. Sin embargo, o eres un maniático del orden, o de lo contrario puede causar un efecto indeseado.

Al más mínimo desorden dentro de tus estantes el espacio parecerá mucho más caótico y se alejará de la limpieza visual que estás buscando. Pon puertas del mismo color que las paredes y ganarás metros.

Regla número 7: la simplicidad ante todo

Dosel rosa.
Dosel rosa / pinterest.es

No hay que confundir la no saturación de espacios con el hecho de que la decoración tenga que ser simple y aburrida.

Añade un punto dramático para que sea el centro de atención. De lo contrario,

no harás más que evidenciar que tienes una casa pequeña. Juega con las alturas de los muebles, pon una lámpara de araña o un dosel en tu dormitorio, todo vale.

Al fin y al cabo, las reglas están hechas para cuestionarlas y, aunque en ocasiones pueden darnos tips muy útiles, a la hora de decorar una casa la creatividad entra en juego, y bien que merece la pena arriesgar para obtener resultados distintos.