La silla, de elemento utilitario a icono del diseño

21 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
La silla es uno de los objetos más diseñados de los últimos tiempos. Esta pieza plasma los gustos y la dinámica de la época en la cual es diseñada, por lo que siempre será un objeto en el que podemos leer la historia de la humanidad.

Históricamente, la silla ha sido un elemento utilitario que con el paso del tiempo se ha convertido en un icono del diseño. Vemos a la silla como un elemento tan cotidiano que creemos que siempre ha estado ahí.

Probablemente, la silla sea uno de los mejores inventos de la historia de la humanidad. Hubo un momento en la antigüedad en que a alguien se le ocurrió que necesitábamos apoyar nuestro cuerpo en un mueble.

Este objeto va más allá de su finalidad primaria, proporcionándonos un asiento para trabajar, comer o descansar. Las sillas son objetos que representan de una manera acertada la identidad de cada época.

Han pasado de ser simples objetos que usamos en el día a día a ser objetos de colección. Presentes en todos los espacios de nuestro hogar, las sillas son elementos que ocupan un lugar importante en el diseño de interiores.

Origen de la silla

Origen de la silla.
Origen de la silla / curiosfera.com

Existe una cierta controversia sobre el origen de este popular objeto. Para una mayoría, el escriba babilonio Ebih-Il pensó en adosar unas patas de madera y un respaldo a una tabla de madera. Este gesto originó la primera silla en toda la historia de la humanidad.

Para otros tantos, el origen de este mueble se remonta al siglo XIV a.C. Se le atribuye la propiedad de una silla de esta época al faraón Tutankamón. En el antiguo Egipto, la silla es adoptada para el uso de reyes y faraones.

Este mueble era considerado como un símbolo de poder del faraón sobre sus seguidores. Las sillas egipcias están talladas en ébano, marfil y oro como símbolo de ostentación y fuerza.

Las sillas, exclusivas de la nobleza del antiguo Egipto, eran ricamente talladas en bajorrelieves y con pinturas. Estos objetos aparecen de manera profusa en las pinturas egipcias, pero eran muebles para la realeza y gente adinerada. Los ciudadanos del pueblo, los cuales no tenían privilegios, usaban sillas simples o se sentaban directamente en el suelo.

Sin llegar a un consenso sobre su inventor, podemos decir que la silla data más o menos de esa época. Este objeto, ahora convertido en icono del diseño, ha evolucionado junto con las etapas de la humanidad.

Partícipe de momentos claves de la historia mundial, la silla ocupa un lugar importante hasta nuestros días.

De la Edad Media a la actualidad

Sillas antiguas españolas.
Sillas antiguas españolas / pinterest.es

En la Edad Media, época marcada por la escasez, las casas tenían una sola silla reservada para el padre de familia. Era tal el uso reservado de la silla que servía para distinguir al invitado de la casa. Los demás se podían sentar en taburetes, bancos, arcas, sillas de tijera o en el suelo.

Gracias a códices antiguos, se puede decir que en España durante el siglo X se usaban sillas de patas rectas y respaldo sencillo. El respaldo estaba formado por dos palos y un travesaño en diagonal que sube desde el asiento.

Durante el renacimiento se extiende el uso del tapizado. Entre los colores preferidos durante esta época resalta el rosa. Muchas de las sillas de esa época que aún podemos apreciar se encuentran tapizadas.

La España del siglo XVI nos ha dejado una muestra de sillas talladas con graciosas formas, con palos torneados y apliques de cuero labrado. El rey de esa época, Felipe II, era un enamorado de las sillas, y podemos apreciar algunos ejemplos en el monasterio de El Escorial.

En el barroco, entrado el XVII, hay una profusión de modelos, estilos y acabados con materiales muy diversos. La calidad de la silla dependía de la pujanza de quien encargaba la pieza.

En la época moderna, desde finales del XVII al XVIII, la silla siguió siendo un símbolo de poder, representado por los reyes y sus tronos. El esplendor del rey era proporcional al tallado de la madera, es decir, entre más recargada más poderoso era el rey.

La edad contemporánea, desde finales del siglo XVIII, supuso un cambio en el uso de la silla. La opulencia dio paso a la practicidad, llegando hasta nuestros días. Se inicia la simbiosis entre la arquitectura y el diseño del mobiliario, que se ha reforzado con el paso de los años.

La silla, de elemento utilitario a icono del diseño: el siglo XX

Sillas Thonet.

 

Cabe destacar que es durante el siglo XIX que hace su fulgurante aparición la silla Thonet. Esta silla, diseñada por Michael Thonet, con sus formas curvadas será la primera silla que se produzca en serie, siendo la precursora de las sillas industriales del siglo XX.

Esta pieza toma nuevos aires durante el siglo XX, esto gracias a la industrialización y al uso de nuevos materiales. Esta época está marcada por grandes nombres de la arquitectura y del diseño industrial.

Destacan Adolf Loos, Mies van der Rohe, Charles y Ray Eames, Marcel Breuer, Philippe Starck o Le Corbusier. Estos diseñaron sillas de gran factura, muchas de las cuales son iconos del diseño.

Piezas como la butaca Wassily de Marcel Breuer, la Chaise Longue LC4 de Le Corbusier o la silla Barcelona de Mies van der Rohe serán las que marquen esta época.

Como hemos visto al hacer este breve repaso, la silla pasa de ser un elemento utilitario a ser un icono del diseño. Finalmente, te animamos a decorar tu casa con alguna silla clásica o moderna, el resultado será sobrio, armonioso y con personalidad.