¿Cómo fabricar una repisa con muletas?

Este artículo ha sido escrito y verificado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Si tienes unas muletas de madera por casa y ya no sabes qué hacer con ellas, presta atención a este nuevo uso, ¡no tiene desperdicio!
 

Hoy queremos darle un nuevo uso a unas muletas viejas. Afortunadamente, no es necesario haber sufrido ningún percance para disponer de unas buenas muletas de madera, ya que pueden encontrarse fácilmente y a muy buen precio en muchos mercadillos o almonedas.

Seguro que después de leer este artículo querrás encontrar un par de ellas. Fabrica una repisa preciosa de estilo vintage que podrás ubicar en cualquier parte de la casa.

Solo necesitas las muletas y unas cuantas baldas de diferentes tamaños que puedes obtener de piezas de madera sueltas. Es un trabajo muy sencillo de bricolaje que podemos realizar fácilmente y que dará un toque de vanguardia y estilo a tus habitaciones. ¿Te animas?

¿Cómo fabricar una repisa con muletas?

Los materiales

Para fabricar una repisa, vamos a necesitar, además de las muletas, unas baldas de madera que nos sirvan como estantes. La estantería que vamos a crear tendrá forma piramidal. Por eso debemos asegurarnos de que las baldas de madera tengan diferentes largos según la posición que vayan a ocupar en la repisa.

Muletas de madera.
Fuente: www.pisos.com

Como lo primero que crearemos es el soporte, puedes después tomar las medidas de las baldas y encargarlas a la medida que quieras. También puedes reciclar tus propios trozos de madera o baldas antiguas. Píntalas en blanco y déjalas secar.

Necesitaremos también una bisagra  metálica para unir las muletas por el extremo más bajo. Es decir, las muletas se colocan al revés para que la parte donde apoyan los brazos sirva de soporte para nuestra repisa.

Basta con una bisagra normal que podemos encontrar en cualquier ferretería. También nos haremos  con varios tornillos con los que fijaremos algunas de las baldas al soporte de muletas y con un taladro.

Pasos

Para que el acabado de la repisa sea perfecto, empezaremos por revisar el estado de las muletas. Si no son muy viejas, procederemos a limpiarlas con mucho cuidado siempre con agua y jabón. Si están en mal estado, podemos hacer un pequeño lijado y darles un par de capas de barniz y asegurarnos así que luzcan como nuevas.

Giramos las muletas de manera que la parte superior quede ahora en el suelo y nos sirva como soporte para fabricar una repisa. Los dos extremos que quedan arriban se unen con la bisagra metálica, de manera que cada solapa de la bisagra quede fijada a cada una de las muletas. Sujetamos cada solapa con dos tornillos y con la ayuda del taladro. Ya tenemos el soporte de la estantería.

 

Ahora es el momento de añadir las baldas de madera pintadas. La primera y la tercera balda no necesitan sujeción con tornillos. Aquí aprovechamos los apoyos de las muletas para colocarlos encima y dejarlas así fijados. Debemos sujetar con tornillos la segunda y la cuarta balda de la repisa con cuidado de nivelarlos correctamente.

Algunas ideas para llenar tu repisa…

Por su aspecto y sus dimensiones, este tipo de repisa resulta indicado para muchos usos y ambientes. En la entrada de la casa, donde generalmente no se dispone de mucho espacio, lucirá increíble. Coloca algunas cestas para las llaves y los objetos que depositamos al llegar a casa, un reloj de mesa y muchas flores.

Estantería con muletas.
Fuente: www.pisos.com

Si no sabes cómo organizar los zapatos en el vestidor, esta repisa puede darte una buena solución. Dentro del vestidor puedes darle muchas funciones. Mantas, jerséis, o cualquier prenda que puedas guardar bien doblada. La misma función puedes dársela en el baño. Te ayudará a tener siempre organizadas las toallas o los accesorios de aseo.

Si quieres que tus hijos tengan más recursos para guardar sus cosas, colócala en la habitación infantilEn el jardín o terraza es perfecta para tener todos los pequeños utensilios y productos de jardinería ordenados y a mano. Añade siempre alguna regadera en metal tipo vintage y unas plantas y será el centro de atención de tu terraza.

 

Así mismo, es el estante perfecto para organizar los botes en la cocina. También para crear un bonito rincón para preparar desayunos, con la cafetera, la tostadora, las tazas de café y las cestas o bandejas cubiertas de cristal para tostadas y bollería.

Y si soñabas con hacerte un rincón de lectura donde relajarte, ya tienes una estupenda idea. Fabrica una repisa con muletas viejas y llénala de tus libros favoritos. Coloca una buena butaca de lectura sobre una mullida alfombra y una lámpara de pie. ¡Que la disfrutes!