Consejos para distribuir un vestidor

Pilar · 19 julio, 2018
Te ayudamos a distribuir un vestidor. Dependiendo de la forma de la estancia, el tamaño y tus necesidades, aquí encontrarás los mejores consejos.

Si tienes la suerte de disponer de espacio suficiente en tu vivienda como para instalar un vestidor, eres un afortunado. Deberás elegir qué espacio vas a destinar para colocarlo, su forma o sus accesorios. A continuación te ayudamos ofreciéndote una serie de consejos para distribuir un vestidor.

Según la forma

Lo primero que tenemos que hacer es elegir el espacio de la casa destinado a ser el vestidor. Con un mínimo de tres metros cuadrados ya podemos disponer de uno. Si el espacio es más reducido, no es muy recomendable, ya que va ser demasiado pequeño y no va a resultar cómodo.

Dependiendo de la forma de la estancia te recomendamos los siguientes tipo de vestidor:

  • Vestidor lineal: es la forma más simple y común de distribuir un vestidor. Ocupa solamente una pared de la habitación y será tan largo como la estancia lo permita. Es la mejor opción si la habitación no es muy amplia o si el espacio ya está ocupado por otros elementos.
Vestidores de IKEA 2018.

  • Vestidor en L: este tipo de vestidor es perfecto cuando dos de las paredes de la habitación están libres. A diferencia del vestidor lineal, queda separado en dos zonas diferentes. Esta forma es muy cómoda para organizarse, ya que en un lado puede organizarse la ropa de verano y en otro la de invierno, o puede destinarse uno para ropa y otro para calzado y accesorios.
  • Vestidor en U: esta forma de distribución es la que más ventajas ofrece, pero solo está al alcance de aquellas personas que puedan utilizar una habitación exclusivamente para uso del vestidor. Dispone de tres zonas diferenciadas y de un espacio amplio en el centro que facilitará el movimiento.
  • Vestidor en paralelo: este tipo de distribución es el que mejor se adapta a zonas estrechas. Una parte del vestidor se encuentra paralela a la otra y en medio queda un pasillo. Este pasillo debe ser suficientemente ancho para que sea cómodo entrar o salir a por la ropa. También recomendamos que haya una buena iluminación, ya que si no este tipo de vestidores pueden quedar oscuros.

¿Puertas? ¿A la vista? ¿o mejor unas cortinas?

Otra de las decisiones que tenemos que tomar es si instalamos puertas o dejamos la ropa a la vista.  Las dos opciones son válidas y tienen tanto ventajas como inconvenientes.

  • Puertas: instalar puertas en los vestidores hace que queden más ocultos e integrados en la estancia. Se puede aprovechar para instalar espejos  y así cumplirán una doble función. Como inconveniente, deberás abrir las puertas continuamente y no verás a simple vista lo que hay guardado en cada zona.
  • A la vista: tener la ropa a la vista esta cada vez más de moda. Con un simple vistazo verás aquella prenda que buscas y además tu vestidor será un elemento decorativo. Como inconveniente principal, te avisamos de que tendrás que limpiar el polvo a menudo. Además, tener la ropa a la vista te obliga a ser más ordenado, ya que si no tu habitación presentará un aspecto descuidado.

Otra opción son las cortinas. No es muy común, pero quizá se adapte a tus necesidades y gustos. Cubren la ropa pero sin llegar a ser tan herméticas como las puertas.

Tipos de armarios.

Accesorios imprescindibles

Para que el vestidor se encuentre ordenado y sea cómodo guardar la ropa en él es necesario disponer de una serie de accesorios. Estos ayudarán a que encontremos antes lo que buscamos y a que cada cosa esté en su sitio. Dentro de la gran variedad de accesorios existentes en el mercado, nosotros destacamos estos:

  • Perchas: imprescindibles en cualquier vestidor. Según el gusto de cada uno o de la forma que tenga de ordenar usará más o menos. A lagunas personas les gusta tener la ropa o los pantalones doblados, otros en cambio prefieren que la mayoría de las prendas se encuentren en perchas. Lo que es seguro es que, en mayor o menor número, las perchas son imprescindibles.
  • Cajas: perfectas para guardar la ropa que menos usamos o la de fuera de temporada. Una caja hermética asegura que no entre el polvo y se guarda fácilmente en el altillo del vestidor.
  • Zapatero colgante: para guardar todos lo zapatos y tenerlos a la vista. Los recomendamos especialmente para los vestidores pequeños, ya que son una buena forma de optimizar el espacio.

Además de estos accesorios también puedes hacer uso de: hormas para zapatos, fundas para la ropa más delicada, cestos o divisores de cajones. Con estos accesorios personalizarás tu vestidor y lo adaptarás a tus necesidades.