Consejos para decorar con arena de colores

Maite Córdova · 15 noviembre, 2018
Cuando se habla de arena de colores, no siempre se hace referencia a las más coloridas y brillantes. Descubre cómo aprovechar otras presentaciones. 

La arena de colores no tiene por qué ser solamente un objeto para el entretenimiento de los niños. De hecho, puede utilizarse para dar un toque distinto a ciertos accesorios.

Y a diferencia de lo que se suele pensar, no tiene por qué convertir un ambiente en un lugar infantil. Al igual que otros elementos, todo depende de cómo se introduzca.

Una maceta de cristal que contenga piedras naturales, una planta y un poco de arena de un color inusual (como puede ser el azul, el verde o el morado), añade sutilmente algo de color al accesorio, sin que este resulte extravagante o luzca del todo artificial.

Hay que tener en cuenta que, además de color, la arena aporta textura a la decoración. Aún cuando no se encuentre en un elemento principal o expuesta de una forma evidente, en tarros de cristal. A continuación, te contamos cómo puedes decorar con arena de colores a través de fórmulas muy originales.

¿Por qué son de colores?

Cuadrados de arena de colores.

Las arenas tienen distintos colores puesto que pasan por un proceso de tinte. En la mayoría de los casos, este proceso se sucede por una fase de fijación con sustancias químicas, para que las partículas no pierdan el color con el contacto con el agua, por ejemplo.

Es importante destacar que, el color de la arena no es lo que determina su utilización en una cuestión u otra, sino las características del material del cual procede. En razón de ello, se pueden identificar:

  • La arena roja se utiliza en los jardines xerófilos, puesto que ayuda a retener la humedad por más tiempo.
  • Para los senderos y caminos, se utiliza arena de jabre compactada puesto que, al entrar en contacto con el agua, no genera barro.
  • Asimismo, para cubrir varias superficies de terreno sin generar barro al contacto con el agua, se suele emplear la arena de albero.
  • La arena de sílice tiene partículas gruesas y se utiliza como material filtrante en depuradoras de piscinas y plantas de purificación, así como en proyectos de construcción. También se utiliza para la decoración de jardines zen, centros de mesa, jarrones y peceras.
  • La arena negra, dado que se trata de un conjunto de granos procedentes de partículas disgregadas de roca, tiene una alta resistencia que resulta muy conveniente en construcción y decoración de exteriores.

Ahora bien, cuando la arena está teñida de colores, se le denomina ‘Arena decorativa’. Y en algunos casos, puede incluir aromas esenciales o perfumes. Se suelen colocar superpuestas, creando diferentes capas para obtener resultados asimétricos y llamativos.

Bote de arena con imagen de oasis.

Ideas para decorar con arena de colores

Si se tiene una decoración en la que priman los colores neutros y tonos tierra, se puede añadir color mediante los accesorios con arena de colores. Ojo, esto no quiere decir que se vaya a introducir varios colores o que se vaya a romper la estética.

Algunas ideas para decorar con arena de colores son las siguientes:

  • Rellenar una botella de cristal azul claro con arena blanca, azul y dorado, para obtener un accesorio de estilo ‘marino’. Si se le añaden algunas perlas falsas, en lugar de las típicas caracolas, el resultado será muy delicado.
  • Si se tienen suculentas o plantas similares en tarros de cristal, la capa de arena destinada al drenaje puede tener algún color llamativo y simpático, para darle algo más de ‘vitalidad’ y alegría a la maceta.
  • En una bandeja tipo fuente, con diferentes secciones, se puede introducir arena de diferentes colores para crear un accesorio distinto para una mesa. Se le pueden añadir piezas decorativas al estilo jardín zen.
  • Se puede rellenar la cuarta parte de un recipiente de cristal transparente con arena de algún color y después introducir un velón de un color neutro.
  • Si se desea crear un accesorio de fantasía, rellena con arena de colores una bombonera y, antes de cerrarla con su respectiva tapa, se le añade una pieza de porcelana o cerámica, como un unicornio o algún otro elemento llamativo.
Jardín zen de arena blanca.

En lugar de recurrir a la tiza o la purpurina, se pueden decorar diversos recipientes de cristal con arena de colores.

Recomendaciones

Si se tiene un accesorio decorativo abstracto, como una lámpara o un póster, se puede recurrir a la misma paleta de colores para rellenar uno o más frascos de vidrio con arena. De esta manera, aunque combinen en términos de color, las diferentes texturas harán que el espacio luzca muy original.

Es preciso ser sutil con el color. Sobre todo si no se desea un resultado ‘arcoíris’. Para ello, se pueden combinar tonos fuertes con pasteles. También se pueden mezclar colores de arena ‘naturales’ con colores más fantasiosos. Lo importante es mantener la armonía.