Trucos para modernizar una lámpara de araña

Maite Córdova · 29 octubre, 2018
Si consideras que tu lámpara de araña ya no suma brillo a tu decoración, quizás sea el momento de renovarla. A continuación, te brindamos algunas ideas. 

Quienes han tenido una misma lámpara de araña en el hogar desde hace varias décadas, puede que se hayan aburrido de su aspecto. En estos casos se comienza a buscar formas de darle cierto giro para que, o bien la lámpara recupere su brillo de antaño, o adquiera un nuevo esplendor.

Sea cual sea la elección, lo primero que se debe hacer para comenzar a recuperar la lámpara es desinstalarla y limpiarla a fondo. De esta manera, de podrá evaluar con detenimiento su estado y, en función de esto, buscar alternativas para mejorar su aspecto.

Ideas para renovar tu araña

1. Pintura mate en espray

Al igual que en el caso de otros objetos, se puede renovar la araña con un poco de pintura en espray. En este sentido, te recomendamos que aproveches los tonos mate, ya que se encuentran en tendencia.

Pintura mate en espray.

Como consejo adicional, te recomendamos que una vez hayas pintado tu lámpara, según el color que tenga ahora y la paleta del resto de la habitación, consideres cambiar el tipo de luz de las bombillas; puede que ahora sea más conveniente tener luz fría en lugar de cálida, por ejemplo.

Una opción diferente y llena de vitalidad, consiste en tomar varios colores en espray, en lugar de uno solo, y pintar los diferentes brazos de la estructura con ellos para darle un aspecto más alegre y creativo.

Ojo, en caso de que tu araña tenga tulipas o pantallas, evita pintarlas porque podría afectar a la iluminación. Es preferible que las dejes en blanco o bien, adquieras unas nuevas. Hay quienes prescinden de las tulipas e incorporan farolillos de papel de forma esférica.

Una buena alternativa consiste en pintar la araña de blanco mate y colocarle tulipas blancas. De esta manera, conseguirás una lámpara perfecta para combinarla con un estilo minimalista o nórdico.

2. Apliques de pedrería y bisutería

Si tu araña no admite la renovación con pintura en espray, puedes recurrir a los apliques de pedrería. Procura buscar unos de buena calidad ya que no todos los apliques lucen bien. Puedes pegarlos en distintos puntos de la base, o armarte de paciencia y recubrirla por completo.

Lámpara de araña detalles en morado.

Si el recubrimiento con pedrería te parece excesivo, puedes colocar algunos apliques en las tulipas (si las hubiere). Otra opción consiste en añadir algunas cadenas de bisutería, para que cuelguen de los brazos y la lámpara tenga otra ‘caída’.

3. Cuerda de yute

Para renovar una estructura de latón, sencillamente puedes recurrir a la cuerda. Si forras tu araña con este material podrás darle un estilo más contemporáneo de una forma muy fácil y sin tener que recurrir a otros elementos accesorios. El resultado final tendrá cierta semejanza con las lámparas de fibra natural o de chapa de madera.

La gran ventaja de renovar tu araña con cuerda de yute, es que el procedimiento no supone ninguna dificultad y, en un futuro, puede retirarse sin deteriorar la estructura. De lo único que hay que preocuparse es de sellar con unos cuantos puntos de silicona la cuerda para que no se suelte. 

4. Hojas de hiedra o plumas

Si tu lámpara de araña no admite las opciones anteriores y buscas un estilo más relajado, bohemio u ‘orgánico’, puedes recurrir a un simple accesorio: una cadena de hojas de hiedra. O bien, puedes añadirle unos cuantos aros con plumas. Recuerda, busca materiales de calidad para que el resultado luzca fino.

Te puede interesar: Consejos para elegir lámparas de techo

Otras consideraciones

Lámpara de araña.

Es importante recordar que, el hecho de que una lámpara de araña tenga un estilo clásico (con estructura de metal y pedrería o cristal) no tiene por qué convertirse en una limitación a la hora de buscar otros estilos.

En este sentido, una decoración minimalista con paredes de ladrillo al natural y muebles de madera, puede lucir espectacular con el toque metálico y ornamental de una lámpara clásica. Evidentemente, todo se trata de atreverse a utilizar los diferentes materiales, de una forma ingeniosa. 

En el caso de que te agrade el aspecto general de la estructura y no desees modificar tu araña, prueba cambiarla de sitio. Muchas veces, esta sencilla solución puede conseguir que la lámpara tome el protagonismo deseado. También puedes probar a darle un poco más o menos de altura, en el mismo punto.