4 dormitorios monocromáticos para bebés que te encantarán

Sonia Budner · 20 octubre, 2018
La decoración monocromática te puede parecer aburrida en un principio, sin embargo, si sigues unos pequeños consejos esto no sucederá.

El dormitorio del bebé es una de las estancias donde ponemos mucho mimo en su decoración. Es el entorno donde el pequeño va a tener su primer contacto con la vida. Es donde adquirirá muchas de sus habilidades y desarrollará su carácter. Los accesorios decorativos y el entorno que tienen los bebés alrededor en sus primeros meses de vida son muy importantes para ellos.

Necesitan de estímulos para su correcto crecimiento y desarrollo psicológico. También necesitan de un ambiente sosegado y tranquilo que desprenda armonía. Estas son algunas de las muchas ventajas de decidirse por los dormitorios monocromáticos para los bebés.

Las tendencias en decoración han cambiado drásticamente en los últimos 5 años. Uno de los revivals más importantes que ha llegado a la decoración de interiores a través del diseño de moda ha sido la decoración monocromática. Y por supuesto está en auge en la decoración infantil. Los dormitorios monocromáticos para bebés definitivamente han dejado atrás otras líneas demasiado coloridas y ornamentadas junto con el abuso de tapicerías y alfombras. Te explicamos qué es la decoración monocromática, y te damos varias propuestas para que te inspires.

Habitación infantil con colores cálidos.

Qué es la decoración monocromática

Aparentemente, decoración monocromática suena a utilizar un solo color para todo, pero no es así. La decoración monocromática se basa en la elección de un color y partir de él, subir o bajar la intensidad del tono principal en los complementos, agregando además tonos neutros que le den textura y profundidad a la estancia, para que no se vea plana y aburrida.

El equilibro en una composición monocromática se consigue tomando un color puro y combinándolo con complementos que agreguen contraste dentro de los matices del color base. Para poder conseguir esto tenemos que tener algunos conocimientos básicos sobre colores analógicos. En decoración podemos dividir los colores en tres clases:

  • Colores fríos: todos los tonos que van desde los verdes, verdes azulados y azules hasta los lilas.
  • Colores cálidos: van desde los amarillos, naranjas, rojizos hasta los violetas.
  • Colores neutros: toda la gama de cremas, marrones y grises hasta el verde cemento. El blanco, el negro y el azul petróleo son también neutros.
Dormitorio rosa infantil.

La elección de un color principal y la combinación con neutros puede dar resultados espectaculares. El uso de los colores de este modo incrementa la sensación de amplitud del espacio. Se le puede aplicar estampados y patrones en tonos neutros y usar algún mueble de madera también como valor neutro. Incluso podemos agregarle alguna nota en colores opuestos. Lo haremos en cojines, alfombras y otros complementos en muy pequeñas dosis.

1. Dormitorios monocromáticos en blanco

El blanco como opción en decoración de dormitorios monocromáticos puede resultar un poco intimidante. Si no se combina adecuadamente resultará aburrido y plano. Combinarlo con colores marfil, con distintas gamas de beige o grises pálidos agregará contraste y profundidad. El resultado es espectacular si disponemos de suelos o techos de madera o si lo combinamos con toques de gris marengo o negro.

2. Dormitorios monocromáticos en beige

El beige en dormitorios monocromáticos crea espacios luminosos, cálidos y acogedores. Es muy interesante combinado con toda su gama de tonos y con marrones, blancos o verdes petróleo.

3. Dormitorios monocromáticos en gris

Queda fantástico combinado con paredes, ventanas y cortinas en el mismo tono. El gris es el color ideal para utilizar distintas texturas en tejidos y pinturas. Combina muy bien con blancos y maderas.

4. Dormitorios monocromáticos en verde

Para dormitorios infantiles es recomendable un verde grisáceo en un tono subido como color como principal. Es un color muy estimulante. Aporta frescura y vitalidad, pero también calma y sobriedad. Es un color que crea estancias sosegadas y serenas. Destaca especialmente con blancos y madera.

Dormitorio verde.

Los detalles

Las nuevas tendencias en decoración infantil rechazan el clásico rosa o azul. Lo ideal es que el mismo dormitorio pueda ser utilizado por un niño o una niña. Aunque si no nos resistimos a su uso podemos siempre emplearlos en complementos pequeños, agregando una nota de color. Aun así, se debe huir de las estridencias. Especialmente de los rosas fucsias o chillones. Es mejor decantarse por detalles en tonos blush o rosa cuarzo en un par de piezas como mucho. Recordemos que menos es más, una regla de oro en decoración.

La decoración de dormitorios monocromáticos para bebés es una opción que exige mucho cariño en la elección de colores y materiales. Pero será una opción acertada porque dará siempre como resultado líneas limpias y armonía visual. Algo que agradecerán los niños y también las mamás y los papás.