4 tipos de chifonier para habitaciones pequeñas

Maite Córdova · 7 septiembre, 2018
Hoy en día, el chifonier o sifonier es una pieza auxiliar que se aprovecha, incluso para añadir más elementos decorativos. A continuación te presentamos varios tipos. 

El chifonier (del francés: chiffonnier) es una pieza de mobiliario muy común en los dormitorios. Se trata de una cómoda alta y estrecha con varios cajones. En español, también se le conoce por el nombre de ‘sifonier’.

Si bien ya no se trata de un mueble imprescindible, se continúa incluyendo dado que resulta muy útil para guardar prendas de ropa u objetos varios, pero también, porque supone una superficie ‘extra’ sobre la cual colocar accesorios decorativos.

Pero a la hora de decorar habitaciones de tamaño pequeño, puede resultar todo un reto aprovechar el espacio y, a la vez, incluir todas las piezas de mobiliario que se necesitan o desean. Este es el punto en el que resulta clave dar rienda suelta al ingenio. 

Un mueble tan llamativo como se quiera

Chifonier clásico en blanco.

Cabe destacar que este mueble no siempre es completamente recto, hay algunos diseños con curvas (más o menos pronunciadas) a los lados e, incluso, completamente circulares. Sin embargo, estos últimos no son los más apropiados para una habitación pequeña, puesto que tienden a restar más espacio.

Los cajones de un chifonier se suelen disponerse uno sobre otro, en línea recta. Pero los diseños más modernos ofrecen características más llamativas, al distribuir los cajones no solo en línea recta, sino también en zigzag, etcétera. Las opciones son muy variadas.

Tipos de chifonier

El chifonier es un mueble que se puede clasificar de varias maneras. Por ejemplo, se puede clasificar en función de su disposición (que puede ser vertical u horizontal), por su diseño (barroco, moderno, minimalista, hindú, etcétera), o también, por su altura, ancho o número de cajones.

El formato más común es el chifonier de cuerpo alto, estrecho, con una serie de cajones que se disponen en línea recta de arriba a abajo. Este formato puede tener, como mínimo, 4 o 6 cajones y un máximo de 12- 15, según las dimensiones de los mismos.

Para los dormitorios pequeños, el chifonier alto y estrecho viene a ser una excelente opción, puesto que no ocupa demasiado espacio. Se puede colocar casi en cualquier rincón de la habitación o bien, junto a la puerta.

El chifonier alto, puede funcionar a modo de ‘pedestal’ sobre el cual colocar algún objeto decorativo especial, como puede ser un florero, una damajuana, una fotografía, etcétera.

Según su diseño

Chifonier en gris.

  • Unicolor, minimalista, sin patas. De 6-8 cajones. Este diseño antepone la funcionalidad y se funde a la perfección con el resto de los muebles de la habitación, sobre todo, si todos estos son del mismo color. Algunos no tienen manijas sino que tienen un pequeño agujero del cual se puede tirar, con los dedos, para abrir y cerrar.
  • Colorido, estilo hindú, con patas. De 4 a 5 cajones. Tiene un cuerpo alto y estrecho pero que no deja de ser llamativo. Constituye en sí, tanto un mueble funcional como un objeto decorativo. Su acabado aporta mucha alegría y personalidad al ambiente.
  • Industrial con patas y ruedas. De 2 cajones en adelante. Este diseño es bastante moderno. No deja de lado la sencillez pero aún así, consigue destacar en la habitación, por sí solo.
  • Estilo baúl. Este diseño no suele tener patas y el número de cajones es muy variado. Lo que sí es evidente que, al tener cierto parecido con un baúl, puede brindar cierto aire nostálgico a la decoración.

¿Qué tipos de chifonier se debe evitar?

En las habitaciones pequeñas, se deben evitar introducir muebles de aspecto barroco y rococó, porque tienden a sobrecargar. Y si bien es cierto que todo dependerá de las preferencias del decorador, las características de la habitación, el resto del mobiliario y el espacio disponible, por lo general, se recomienda no recurrir a estos dos clásicos en concreto.

Asimismo, resulta evidente que se debe evitar, por razones obvias:

  • El chifonier de cuerpo excesivamente ancho.
  • Modelos anchos de más de medio metro de altura. 
  • Aquellos modelos que estén compuestos por piezas separadas, como por ejemplo, los que están compuestos por cajones individuales, de diferente tamaño, diseño, que se arman por separado.
  • Los modelos de cajones exageradamente voluminosos tampoco son convenientes porque tienden a hacer que la habitación luzca más pequeña.
Ejemplo de cómoda co cajones completamente asimétricos

En conclusión

Antes de incluir un chifonier en una habitación pequeña, evalúa qué tan necesario es este mueble o si podría reemplazarse por otro mueble de almacenamiento.

En caso de que, en definitiva, se desee incluir el chifonier en la habitación, será necesario buscar aquel que, en conjunto, resulte funcional y armonioso con el resto del mobiliario. 

No hay que olvidar que, aunque sean estrechos y ocupen poco espacio en la habitación, pueden incluir elementos llamativos: como unas manijas de tamaño ‘maxi’, con alguna figura que puede parecer un accesorio: un cuadrado, un círculo, un animal, etcétera. En este sentido, la discreción no siempre será sinónimo de un aspecto aburrido.