8 tips para decorar una habitación con paredes blancas

Yamila Papa · 8 octubre, 2018
Si tienes una habitación con paredes blancas puedes decorarla de muchas maneras diferentes. Opta por colores neutros o brillantes, centrar la atención en un solo sector o combinar con los muebles y objetos.

En una habitación con paredes blancas podemos disfrutar de la luminosidad y una sensación de mayor espacio. Pero también es cierto que para algunos, puede ser algo aburrido. Por eso en el siguiente artículo te daremos algunos tips para decorar ambientes que estén pintados de ese color.

Cómo decorar una habitación con paredes blancas

Si te has decidido a dejar la habitación con paredes blancas, por cuestiones prácticas o para que el ambiente parezca más grande y luminoso igualmente puedes disfrutar de la decoración. Presta atención a estos consejos:

1. Determina una zona para decorar

La idea de tener las paredes blancas no es abarrotarlas de cuadros o cosas que nos quiten esa sensación de amplitud conseguido con la pintura. Por ello, te recomendamos que elijas solo un sector de la habitación para enfocarte en los detalles.

2. Combina con negro

El dúo blanco-negro queda más que bien en una habitación con predominancia clara. Puedes por ejemplo poner fotografías de estilo antiguo o hasta un mural. La idea es que juegues con los tonos sin perder la esencia del ambiente claro.

3. Añade colores llamativos

A una habitación con paredes blancas también podemos aportarle una buena dosis de color brillante. Siempre y cuando ‘respetemos’ la regla de solo hacerlo en un sector determinado, puede quedar más que bien. Y no solo nos referimos a objetos en la pared, sino en la mesilla de noche, un mueble o incluso en el suelo (como ser un espejo).

También puedes darle ese toque colorido a la habitación a través de las cortinas, los cojines, las mantas o las alfombras.

4. Pinta los muebles de blanco

Quizás creas que solo eso es posible para las habitaciones de los bebés o los niños, sin embargo cada vez más adultos son los que eligen muebles blancos. Si ya tienes el mobiliario, puedes pintarlos tú mismo con una pintura específica.

De lo contrario, a la hora de comprar elige que sean blancos. Junto a las paredes de ese color, el ambiente quedará más que bonito y luminoso. Por supuesto, puedes combinar con otros tonos -ya sean pasteles o estridentes- con diferentes diseños o texturas. ¡Recuerda usar una paleta de colores que combinen entre sí para un bonito efecto!

5. Aprovecha el gris

Si no te animas a tener una habitación con paredes blancas con detalles en negro o en otro color… ¡Prueba con el gris! Es un tono neutro muy delicado y lo mejor de todo es que sirve tanto si duerme un hombre o una mujer. Es ideal para cuartos compartidos con la pareja, por ejemplo.

Blanco y gris para el dormitorio.

El gris queda más que bien con el blanco, es elegante, discreto y al mismo tiempo moderno. Anímate a incluirlo en tu decoración.

6. Pon un único objeto destacado

Además de elegir una zona especial para la decoración, otra idea muy interesante es utilizar una de las paredes blancas ‘vacías’ para colgar un cuadro muy colorido o llamativo. Si es de gran tamaño, mejor. De esta forma, todas las miradas se enfocarán en esa zona.

Puede ser un cuadro pintado por ti, una fotografía tipo mural, un lienzo con acuarelas, una réplica de una pintura famosa o alguna manualidad que hayas hecho.

7. Agrega luces

Es verdad que una habitación con paredes blancas ya es luminosa por sí sola, pero si quieres que aún quede más bonita y hasta si se quiere romántica, no dudes en agregarle unas luces adicionales.

En la actualidad se venden tiras de luces LED o similares a las que se usan en el árbol de Navidad, para colgar en las paredes, en el borde de un espejo, encima de la ventana o hasta de los muebles. Son bastante asequibles y cambian completamente el ambiente. ¡Anímate a probarlas!

Luces para el dormitorio.

8. Pinta una pared de otro color

Por último, te recomendamos que sorprendas con una pared de un tono diferente. Puede ser la de la cabecera de la cama, la de un lateral, la que queda enfrentada a la puerta… Tú decides. También puedes colocar papel tapiz que simule ladrillo, para una habitación más industrial o moderna.

Una habitación con paredes blancas es un lienzo en blanco que se puede decorar de la manera que queramos, sin dejar de lado las bondades que ese tono tiene para el descanso y la luminosidad del ambiente.

Feixa, C., & Ceic, P. (2005). La habitacion de los adolescentes. Papeles Del CEIC.