Crea el vestidor de tus sueños con buena iluminación

Yamila Papa 4 septiembre, 2018
No hace falta que seas millonaria para tener el vestidor de tus sueños. Usar una buena iluminación y colores adecuados, el espacio se verá más grande, más cómodo y más espacioso. Además, podrás verte mejor al espejo y encontrar todo en menos tiempo.

El vestidor de tus sueños está mucho más cerca de ser realidad de lo que te imaginas. No hace falta tener una casa de 20 habitaciones y decenas de metros cuadrados… lo único que necesitas es una buena iluminación donde guardas la ropa.

En el siguiente artículo te daremos algunos trucos, los mismos que usan los diseñadores de interiores, para que tu vestidor sea hermoso, sin gastar demasiado dinero ni refaccionar toda la vivienda.

Si cuentas con una habitación (aunque sea pequeña) para guardar la ropa y los zapatos, eres una persona afortunada. ¡Hay miles de personas que desean tener un vestidor como el de las películas!

Quizás el vestidor de tus sueños dista mucho de lo que en realidad cuentas hoy en día, ya que te gustaría que fuera más cómodo, más accesible, más espacioso… ¡Y más iluminado! Probablemente, si mejoras la luz que recibe se verá mucho mejor y parecerá que has ingresado al armario de una celebridad. Presta atención a los siguientes consejos para que quede perfecto.

1. Pinta con colores claros

Esto quizás pueda parecer algo insignificante, pero no lo es en lo absoluto. En muchos casos, los vestidores son oscuros debido a que están hechos de madera o de algún material demasiado sobrio.

Vestidor y zapatero.

Por lo tanto, si pintas o elijes los estantes y cajones de tonos claros (de preferencia blanco) el ambiente se verá más grande, espacioso e iluminado. Incluso si no cambias las bombillas del techo.

2. Trata de que haya luz natural

Una ventana, por pequeña que sea, puede ser lo que necesitas en el vestidor de tus sueños para que puedas encontrar la ropa o verte mejor en el espejo. Otra opción es una claraboya en el techo.

Pero si no es posible construir o cambiar la ubicación de las aberturas, puedes por ejemplo dejar la puerta abierta del vestidor para que ingrese luz de la habitación.

3. Modifica la instalación eléctrica

No hace falta hacer un cambio muy radical, solo es cuestión de instalar puntos de luz en rincones estratégicos del vestidor. Sigue la misma técnica de las tiendas de ropa: luces blancas en los probadores para que te veas más estilizada frente al espejo.

Los focos empotrados en la pared son una excelente idea para iluminar un vestidor sin luz natural. También puedes optar por los focos tipo cardan o los llamados ‘ojos de buey’ que permiten orientar la luz a donde quieras. Así verás todo con más claridad.

Te recomendamos que coloques este tipo de luz para centrarte en un elemento especial del armario, por ejemplo, que haya uno apuntado a los zapatos, otro a las carteras, otro a las chaquetas, otro a los cajones, otro al espejo, etc. Deben estar separados a unos 30 centímetros de los muebles y usar bombillas de color blanco o amarillo, según lo que prefieras.

4. Pon tiras de luces LED

Están muy de moda y son realmente eficaces para iluminar sin realizar demasiados cambios en la instalación eléctrica. Las tiras de luces LED se emplean normalmente en la cocina pero pueden quedar más que bien en ciertas áreas del vestidor de tus sueños.

Te recomendamos que las coloques en las partes superiores de los muebles, en la línea del zócalo (o donde se juntan el piso con los muebles), en los estantes, en los colgadores, en la puerta… ¡Donde más te guste!

led en el vestidor de tus sueños

5. Opta por una luz central

Esta sería la alternativa más simple, pero que también requiere de cumplir con ciertas ‘reglas’. Para empezar, que el artefacto combine no solo con la decoración, sino que también otorgue la luz que necesitas. El tamaño del vestidor es un factor a considerar para saber qué tipo de lámpara elegir.

En el caso de que todavía no tengas un vestidor como quisieras y solo cuentas con un armario ‘común’ también puedes seguir estos trucos para iluminarlo mejor.

Verás que queda mucho más bonito que antes, que encuentras más rápido la ropa -a menos que seas demasiado desordenada- y que le da un toque diferente a la decoración de la habitación. Busca luces que combinen con el estilo del ambiente y notarás una gran diferencia en tu experiencia al cambiarte de ropa.

Bibliografía

Te puede gustar