¿Duermes mal? Tal vez alguna de estas razones tenga que ver

Mónica Heras Berigüete · 2 diciembre, 2018
Si duermes mal ya va siendo hora de que tomemos cartas en el asunto. Revisemos la decoración de tu dormitorio, ¿empezamos?

Si no consigues descansar por las noches como necesitas, es posible que haya algo que esté interfiriendo con tu bienestar. ¿Quieres saber por qué duermes mal?

El Instituto del Sueño insiste en que tener un sueño reparador es de vital importancia para la salud. Sin embargo, la falta de horas y de calidad en el sueño se están convirtiendo en un problema.

Así lo arrojaron las conclusiones del Centro de Investigaciones SociológicasCIS) en su última oleada de opinión.

En ella conocimos que más del 72% de los españoles se acuesta después de las 23:00 horas y un 54,5% se levanta antes de las ocho horas, lo cual deja claro que dormimos poco.

El colchón, pieza fundamental

Colchón de espuma.

Lo primero que debes plantearte es si estás durmiendo sobre un buen colchón. La vida media de un colchón se estima en 10 años, aunque puede deteriorarse antes dependiendo de su calidad, del uso e incluso del clima del lugar en el que vivimos.

De ser así, nuestro sueño dejará de ser reparador e incluso podremos sufrir molestias físicas que afecten a nuestra vida diaria. Si tienes algunas de estas molestias ha llegado el momento de revisar tu colchón:

  • Te levantas cansado o no consigues conciliar el sueño.
  • Te despiertas con los músculos doloridos.
  • Si el colchón está hundido por algún lado, no lo dudes, ha llegado el momento de decirle adiós
  • Últimamente tienes alergias y estornudos. Los ácaros son los culpables y tu colchón es su lugar favorito. Intenta limpiarlo o cambiarlo si tiene más de 10 años.

¿Duermes mal? Algunos consejos para llamar a Morfeo

Colores claros para el dormitorio.

La función principal de tu dormitorio es servir de santuario en el cual recargar pilas, por lo que es importante sentirse a gusto en él y llenarlo de elementos que promuevan nuestra calma.

Si tomamos en cuenta algunos aspectos, podemos crear espacios más tranquilos y que nos faciliten el descanso.

  • Elige colores cálidos y suaves como el azul y verde, los tonos tierras, los rosas o el lila. Estos nos invitan a la relajación y a la introspección y facilitan que nuestras revoluciones bajen.
  • Los materiales naturales también promueven el descanso. Madera, algodón, lino, esparto, lana…
  • Pon orden. El desorden nos estresa, aunque a veces no lo notemos. Si tienes montañas de ropa acumulada sobre la silla, las mesitas de noche con una torre de libros o papeles, es imposible que al llegar la noche puedas descansar tranquilo.
  • Olvídate de los aparatos electrónicos. Prescinde del móvil, de la tablet, o de la televisión en tu dormitorio. La energía electromagnética entorpece nuestro descanso. Las funciones de nuestro cuerpo se producen gracias a descargas eléctricas y estos aparatos provocan pequeños y constantes estímulos. Apaga todo para poder descansar.
  • Relajación extrema. Llevamos un ritmo de vida agotador y por eso en ocasiones no conseguimos detener nuestra mente cuando llega la noche. Puedes poner en tu mesita de noche una planta de lavanda natural o utilizar la esencia sobre tus almohadas. Tiene propiedades relajantes y huele de maravilla.
  • Menos luz. Intenta dormir lo más a oscuras que puedas, esto te hará descansar mejor puesto que emite al cerebro las señales correctas para que su actividad cese.

Si duermes mal, alíate con el Feng Shui

Blanco y gris para el dormitorio.

El Feng Shui nos ayuda a buscar el equilibrio y la paz a través de los espacios, aprendiendo a distribuir y a utilizar materiales, formas y colores a nuestro favor.

  • Ellos nos dicen que la cabeza es el punto energético más potente que tenemos. Por lo que el cabecero debe ser robusto para dar sensación de seguridad.
  • También nos recomienda que tengamos dos mesitas de noche, esto aporta equilibrio emocional y es especialmente recomendable para las relaciones de pareja.
  • Por último, la ubicación de la cama. Es mejor que la cabeza vaya hacia el norte para recargar la energía. Evita muebles que estorben puesto que hace que el chi vital se estanque.

Es muy importante que pongas medidas si duermes mal. Tu salud se resiente tanto física como emocionalmente. Revisa tu colchón y dale una vuelta a la decoración de tu dormitorio para dormir a pierna suelta.