Verde y azul, el tándem perfecto

Mónica Heras Berigüete · 18 noviembre, 2018
Vamos a hablar de una combinación de colores que está arrasando esta temporada: verde y azul, el tándem perfecto.

Ya sabemos todo en cuanto a tendencias decorativas para el 2019 se refiere, y si hay una que nos ha enamorado es la combinación del verde y azul, el tándem perfecto. Llevan varias temporadas acompañándonos por separado, pero se han unido formando un efecto pavo real que te va a enamorar.

Puede que sea de esas combinaciones que hace años pensábamos imposibles, a día de hoy estos dos colores se han convertido en los inseparables de todas las ferias de decoración que hemos contemplado.

En el 2017 el Verde Greenary fue el color del año y desde el 2010 con el Turquesa, no hemos vuelto a tener un azul como el elegido por el Instituto Pantone para colorear nuestras vidas. Aunque aún tenemos que esperar un mes para conocer al nuevo elegido, lo que sí podemos adelantarte es que los verdes vibrantes como el esmeralda y los azules con pigmentos cobalto o en su versión navy han llegado para quedarse.

Un poco de psicología del color

Decoración en verde y azul.

Los efectos que el color puede tener en nuestro estado de ánimo está más que demostrado por varios estudios que lo avalan. A la psicología del color le interesa saber cómo percibimos los colores y qué provocan en nosotros. De esta manera, las marcas eligen cuál será su paleta cromática dependiendo del mensaje que quieran transmitir.

Mientras que el azul nos invita a la profundidad, a la relajación y fomenta nuestra inteligencia; el verde nos conecta con la vida, la esperanza y la vitalidad. Juntos nos pueden transmitir confianza, seguridad y paz. Nada mal, ¿no?

Verde y azul, el tándem perfecto para el salón

Si hay un espacio que puede beneficiarse de esta combinación de colores llena de matices es el salón de tu casa. Puedes crear espacios elegantes, bohemios o muy naturales dependiendo de las piezas que elijas y cuál pongas como color protagonista.

Para los más atrevidos

Cuidado con las paredes si no tienes un salón luminoso. Ambos colores se llevan en sus versiones más intensas y sin duda te comerán mucha luz. Si tienes un ventanal y no tienes este problema, adelante, atrévete a pintar una de las paredes en verde esmeralda o incluso puedes tapizarla con algún papel pintado con motivos botánicos; si son helechos, mejor que mejor, matarás dos tendencias de un tiro.

Dormitorio en verde y azul.

En pequeñas dosis

Si eres más conservador puedes optar por una alfombra y los cojines con efecto pavo real; complementos decorativos en color cerceta y algunos detalles en azul cobalto. Con esto podrás tener un salón muy chic y moderno, 100%.

Y si de sillones hablamos

¿Qué te parecería que tu salón lo presidiera un sofá en terciopelo verde esmeralda o en azul marino? Ambos son súper elegantes y casan muy bien con los detalles dorados y la madera oscura: nogal e incluso la caoba puede funcionar.

Pero si buscas un estilo más depurado y de inspiración nórdica, no descartes el verde olivo o el azul claro. Si les añades cojines en tonos cálidos y madera clara, tendrás un salón acogedor y sencillo.

Si optas por un sofá en tonos fuertes elige las butacas en colores claros, el beige o el arena serían una combinación perfecta para resaltar el verde y azul.

Verde y azul por toda la casa

Salón verde y azul.

Su uso no está limitado al salón, de hecho te recomendamos que pruebes en cualquier otro espacio de la casa. Puedes hacer que uno de ellos predomine mientras el otro salpica con pequeñas notas de color y complementa la decoración.

Para un dormitorio el verde es un color ideal, puesto que es relajante y está comprobado que inspira a la serenidad. Puedes jugar con la ropa de cama y el color de las paredes.

Anímate a ver cómo tu baño se convierte en un templo del placer llenándolo de vida. El verde puede ir muy bien porque evoca a la naturaleza y el azul, tiene que ver con el agua. Hay azulejos combinados o puedes elegir un color y poner las toallas y los accesorios del otro.

Se han vuelto inseparables y como ves, no en vano hemos llamado al verde y azul, el tándem perfecto. ¿Por dónde vas a empezar a utilizarlos en casa?