El arte de vestir una cama

Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
2 mayo, 2019
Hoy aprendemos a vestir una cama como en los mejores hoteles de lujo. Hablamos de sus elementos indispensables, sus nombres y sus formas de colocarlos

No somos conscientes del tiempo real que pasamos en la cama durante todo el año, pero es alrededor de 3.000 horas. Es por esta razón que no está de más poner todos nuestros sentidos en hacer de este lugar un sitio especial. Es una de nuestras fuentes de descanso y la que propicia en mayor medida la calidad del sueño. Vestir una cama es parte de este proceso.

En realidad, vestir una cama es todo un arte que podemos observar fácilmente en cualquier hotel del lujo y en sus magníficas camas. Parte de su magia está en la ropa de cama y en los secretos más prácticos para vestirla. Hoy aprendemos a vestir una cama con todo lujo y sofisticación para poder disfrutarla en casa y dormir mejor.

Elementos para vestir una cama

Tipos de ropa de cama.

La cama es un elemento en el que merece la pena invertir y, además, hacerlo en cada una de sus capas: el colchón, el somier, los protectores, las almohadas y edredones. Pero para una experiencia de lujo es necesario enfocarse en la ropa de cama. Cada uno de sus elementos, su calidad y la forma de colocarlos son los que marcan ampliamente la diferencia.

Una buena ropa de cama en hilo, fundas de almohada de buenas calidades, cojines de refuerzo en diferentes tamaños y un buen edredón o funda nórdica y cobertores extras son las piezas que necesitaremos para empezar a vestir una cama.

Fundas de almohadas y cojines

Cabecero de la cama.

Existen diferentes tipos de fundas de almohadas o cojines para la cama. Una funda de almohada estándar mide 50 x 75 cm, en la que la almohada llena toda la funda. A menudo el diseño preferido para dormir.

La funda de almohada Oxford es aquella que tiene una pestaña alrededor de la almohada. La de la cuadrada europea es de unos 65 x 65 cm y generalmente se coloca debajo de la almohada principal.

La funda de almohada Boudoir es de 30 x 45 cm y suele utilizarse también como elemento decorativo al combinar con el resto de la ropa de cama.

Encima de la almohada principal se colocan los cojines de acento. Son cojines de diferentes tamaños que se visten con los tonos del edredón o a juego, como elementos decorativos. Estos aportan capas y color al resultado final.

Sábanas cobertores

fabricar tu ropa de cama

Empezaremos por la sábana ajustable, especialmente diseñada para que ajuste en las esquinas del colchón, sobre la funda del mismo. Sus esquinas son elásticas y podemos encontrarlas en versión simple o con profundidad extra. Estas últimas son ideales para camas que utilicen un sobre-colchón.

La sábana simple o plana es la que va inmediatamente después de la ajustable y queda entre esta y el edredón. Debemos asegurarnos que su tamaño nos permita envolver la parte baja de la cama de tal manera que el peso del colchón impida que se muevan. Para envolver el colchón se hace un pliegue perfecto en las esquinas inferiores y se mete por debajo del colchón.

El edredón y cobertor

Decorar una cama.

Una vez que la sabana alta o plana está perfectamente ajustada al colchón y envolviéndolo, se coloca el edredón que tiene la doble función de proteger de la suciedad las sábanas que van en contacto con el cuerpo y la de aportar calor en mayor o menor medida, dependiendo de la época del año.

El sustituto del edredón durante el verano o las épocas más calurosas es la colcha. En el mercado encontrarás una infinita variedad de ellos. Conviene que los cojines o almohadas de acento estén en concordancia con el edredón para aportar a la estancia sensación de equilibrio y armonía.

El cobertor es el elemento final que se coloca a la hora de vestir una cama. Se posiciona tapando solo la parte inferior de la cama, de manera que pueda verse el edredón situado debajo. Esto aporta una última capa a nuestra cama vestida de lujo, y sin él la cama queda pobre. Además, aporta calor extra y puede utilizarse para leer o ver la televisión abrigado sin necesidad de abrir completamente la cama.

Estilos a la hora de vestir una cama

Tendencias 2018 en ropa de cama.

La estética que queramos aportar con la ropa de cama debe ser acorde con el estilo decorativo del resto de la habitación, de manera que se vea formando parte del conjunto. Muchas personas disfrutan de la simplicidad que aporta la ropa de cama blanca, lisa y fresca a la hora de tomarse un buen descanso.

Los elementos ornamentales en este tipo de ropa de cama se introducen de formas sutiles a través de bordados o técnicas de costura. Son las camas más atemporales y siempre llaman a un buen descanso. El contraste y la textura se añaden a través de almohadas y cojines de acento, edredones y cobertores en tonos neutros.

Si lo que queremos es conseguir una estética algo más dramática, utilizaremos los patrones geométricos, florales y el color en la propia ropa de cama. La fórmula ideal es empezar las capas con piezas de un blanco crujiente y añadir los patrones florales o geométrico y el color en las capas superiores de la ropa de cama.