Atrévete con una habitación de color morado

Yamila 1 agosto, 2018
Si estás pensando en tener una habitación de color morado, has de tener en cuenta cuáles son sus efectos en cuanto al descanso y la decoración.

Relacionado con la realeza y lo sagrado, y con varias cualidades positivas, este color es uno de los más usados para decorar ciertos ambientes. Si te gustaría tener una habitación de color morado, lee el siguiente artículo.

¿Qué simboliza el morado?

Quizás desde siempre te ha encantado el morado… o tal vez lo hayas visto en alguna imagen y te ha gustado para tu habitación. En cualquiera de los casos, nunca viene mal aprender un poco sobre simbología.

El morado (o violeta) es un color intermedio entre lo cálido y lo frío, ya que se conforma por el rojo y el azul. Tiene propiedades de ambos, por decirlo de alguna manera, y esto es bueno, pero también ‘ambiguo’.

Para empezar, si quieres decorar una habitación en morado debes saber que cuenta con muchas cualidades positivas, al ser considerado el tono más elevado en el plano espiritual. Por este motivo es considerado sagrado en algunas religiones, por ejemplo los sacerdotes católicos lo utilizan en fechas muy importantes como el Adviento o la Cuaresma.

A nivel emocional, se dice que el morado tiene efectos profundos sobre la mente y muchos lo usan para calmar la ansiedad y los nervios. Se dice que transmite paz, combate los miedos y reduce las obsesiones. Por ello podría ser una buena elección para una habitación.

Se lo relaciona con la creatividad, la sensibilidad, el misterio, la fantasía, la instrospección… ¡Más razones para elegirlo para nuestro cuarto!

Claro que no todo es perfecto, ya que el morado puede llevar a la contradicción interior, a la melancolía, al martirio, a la depresión y a la tristeza. Para evitarlo, siempre se puede combinar con otros tonos, como por ejemplo el blanco.

El morado es un tono muy elegante y en su tono más suave se asocia con la delicadeza; por eso, debemos tener cuidado si no queremos un resultado demasiado “dulce”.

Si te interesa el Feng Shui, has de saber que para esta filosofía el color morado tiene la capacidad para transmutar la energía y las situaciones dolorosas en algo positivo y relajante. Por ello, lo avalan para una habitación: calma el insomnio, es pacificador y reduce los dolores emocionales.

Decora tu habitación de color morado

Una de las recomendaciones en cuanto a este tono para decorar es que la versión más oscura queda mejor en objetos pequeños y complementos, no así en las paredes o en muebles grandes. Es decir, puedes elegirlo para ciertos detalles en el ambiente.

Por el contrario, al tratarse de un color muy fuerte y oscuro absorberá mucha luz, hará que el espacio parezca más pequeño e incluso experimentar cierta sensación de ‘opresión’ sobre todo a la hora de dormir.

Como se decía anteriormente, podemos combinar el morado con otro tono más claro, como es el caso del blanco, el cual le aportará cierta luminosidad al ambiente. Otros colores que quedan muy bien son el turquesa y el verde manzana, análogo y complementario en el círculo cromático, respectivamente.

Podemos tener una habitación de color morado y seguir diferentes tipos de decoración. Por ejemplo, para un estilo Shabby Chic mejor que el tono sea más bien lavanda o violeta claro; para un estilo vintage podemos optar por una tonalidad más clara.

Si te gusta el estilo contemporáneo, elige un morado más llamativo y atrevido; pero si prefieres un ambiente más señorial, elegante y sofisticado, opta por el oscuro y combínalo con muebles de madera.

Detalles en morado para la habitación

Quizás no te animas a tener una habitación de color morado por completo, pero te encanta el tono y los efectos que tiene. Por ello, para comenzar, puedes elegir ciertos detalles o complementos en ese color.

Por ejemplo, una habitación con paredes y ropa de cama blancas, pero con el respaldo de la cama, las cortinas y las lámparas en morado. También se pueden usar los diferentes tonos de rosa y de morado, sumado al blanco, para una decoración muy elegante y delicada.

Poco a poco puedes ir añadiendo más cosas de este color. Una buena opción es pintar solo una pared en morado y el resto en blanco, que los cojines de la cama sean de este tono y que haya un cuadro en la pared contraria a la oscura que incluya esta tonalidad. ¡Y no te olvides de unas flores de lavanda en una bonita maceta!

Te puede gustar