Decorar el balcón para que sea el lugar de descanso ideal

Francisco · 25 agosto, 2018
Convertir el balcón en un espacio de relajación y descanso está al alcance de tu mano. Haz que esta parte de la casa sea un rincón de desconexión.

¿Quieres convetir tu balcón en un espacio relajante y diferente? En ocasiones, dejamos de lado la terraza y no valoramos su utilidad; por eso, decorar el balcón de manera que sea el lugar de descanso ideal revivirá este espacio de la casa.

Parece que el interiorismo se centra únicamente en habitaciones de la casa, pero no es así. La decoración también debe estar presente en el exterior; el hogar comienza desde la fachada hasta el rincón más recóndito de la casa.

De esta manera, te mostramos algunos consejos sobre cómo decorar el balcón, hacer que sea atractivo, diferente y explotar su uso aplicando un concepto de descanso.

¿Por qué decorar el balcón?

La funcionalidad que tiene un balcón es muy amplia. Bien es cierto que épocas como el invierno, el frío no permite su uso de manera continuada; sin embargo, en el verano se puede convertir en uno de los espacios más utilizados de la casa.

Que no se utilice en estaciones de frío no quiere decir que haya que descuidar su decoración. En realidad, el balcón es una imagen hacia el exterior; es decir, es la cara visible y primera toma de contacto desde el exterior.

Terraza con plantas

Resulta muy interesante decorar el balcón con detalle y convertir el balcón en el preámbulo de lo que se podrá ver en el interior; de todos modos, hay que añadir que hay que convertirlo en otro espacio habitable, modelado al gusto del inquilino para su disfrute.

– No lo olvides, el balcón forma parte de la casa.-

Mobiliario para decorar el balcón

En primer lugar, hay que tener presente las dimensiones del balcón. Puede tener mayor o menor su tamaño; de ello dependerá el tipo de mobiliario que dispongamos. Así, en el caso de que sea un espacio amplio se puede decorar de la siguiente manera:

  • Mesa y sillas para poder hacer celebraciones, comidas, cenas o cualquier otra actividad. Se convierten en muebles funcionales de uso y de aporte estético.
  • Tumbonas o hamacas: para una mayor relajación, estos asientos son perfectos para lograr un descanso completo. Son preferibles aquellas que permitan estirar las piernas.
  • Mesita: no puede faltar una pequeña mesa para colocar revistas, elementos decorativos o que simplemente sirva de soporte para colocar vasos de bebida.
  • Plantas y flores: pueden estar situadas en jardineras o maceteros. Su colocación es mejor que se haga junto a los barrotes de la barandilla o colgados en la pared; hay que evitar su colocación en zonas de tránsito.
  • Luz: preferiblemente que sea tenue e indirecta para que se genere un ambiente distendido, alternativo, relajante y confortable. Las luces blancas y directas provocan desasosiego, tensión y no relajan.
  • Guirnaldas de luces, farolillos…: cualquier recurso que favorezca un ambiente zen y de descanso es muy impotante. Estas pequeñas luces no aportan una iluminación funcional, mas bien es estética.

– El confort y el bienestar deben ser el principal objetivos a alcanzar.-

Pequeño jardín zen

Por otro lado, una manera de hacer un espacio de descanso sería traer la naturaleza al balcón; pero ¿cómo puede hacerse esto? De una manera muy sencilla y eficaz.

Los jardines zen son pequeños recursos naturales artificales que simulan un espacio de la naturaleza para que cumpla dos funciones: decorar y ambientar. Puede ser situado encima de una pequeña mesa, no ocupando un gran espacio.

Existe la posibilidad de tener un pequeño jardín con fuente que permita escuchar el ruido del agua cuando cae sobre un pequeño estanque. Este sonido relaja enormemente y genera en el oído humano un estado de bienestar y atemporalidad.

Existen diferentes modelos, algunos sin agua, con piedras, arenas, etc., y pueden ser enchufados a la luz cuando vayan a ser utilizados. Algunos incluyen luces que facilitan la relajación y desconexión absoluta.

decorar el balcón con jardín zen

Otros recursos para la decoración

Si lo que se desea es completar el balcón con otros elementos decorativos, estos pueden ser variados, e incluso, se pueden aportar aquellos que realmente sean del gusto del inquilino. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes:

  • Tejas decorativas: algunas pueden ser con diseños de casas o con dibujos que reflejen una representación pictórica.
  • Platos: típico recurso de los balcones, siendo colgados en las paredes.
  • Esculturas: pueden ser situadas en algún rincón del balcón, pero tampoco recargar con demasiadas obras.
  • Fotografías: ya sean colgadas en la pared o en marcos situados sobre alguna mesa.

El principal objetivo es hacer del balcón un espacio de relajación, donde se perciba una atmósfera distendida, agradable, que nos estimule para que, al llegar a casa, tengamos un lugar donde desconectar de la realidad.