Consejos sobre las flores cortadas

21 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Te gustan las flores en casa pero no sabes qué hacer para que te duren más en buen estado? No te preocupes, sigue leyendo este post y te aclararemos muchas dudas.

Las flores cortadas son parte de la naturaleza, y nos gusta tenerlas en nuestra casa, ya sea para confeccionar arreglos florales como para colocar una flor suelta en un bonito recipiente.

Pero antes de cortar las flores del jardín o de comprarlas en la floristería, conviene tener una idea clara del tipo de composición que queremos hacer y dónde irá colocada.

Otro aspecto importante que debemos tener en cuenta con las flores cortadas es mantener su frescura durante el máximo tiempo posible. Para ello, conviene darle unos sencillos cuidados. Y ahora mismo estarás pensando: todo eso está muy bien, pero ¿cómo lo hago?Pues muy fácil, continúa leyendo y lo irás descubriendo.

Cuándo podemos generar flores cortadas

Flores cortadas.

Los mejores momentos para cortar las flores del jardín son las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, cuando ya se ha puesto el sol. En verano hay que evitar cogerlas en el momento de más calor.

Es muy importante saber que, ni en verano ni en invierno, se debe dejar una planta sin flores, cortar las que empiezan a abrirse o los capullos. Es preferible que sigan su curso natural de floración.

Por otro lado, para confeccionar un ramo, no deben cortarse las flores marchitas, con los pétalos caídos o muy abiertas, ya que durarán muy poco. Si las cortamos lejos de casa, conviene envolverlas en un papel humedecido para que se conserven mejor durante el traslado.

¿Cómo comprarlas? Atención especial

Ramo de tulipanes.

Conviene evitar comprar las flores muy abiertas y las que presentan hojas y pétalos marchitos, ya que esto es señal de que han perdido frescura. Tampoco es conveniente fijarse en las que están expuestas al sol.

Tanto si las cortamos como si las compramos, las flores y ramas deben ser tratadas como una planta de interior. Así, no conviene exponerlas al sol directo. Hay que alejarlas de las corrientes de aire, mantener la humedad y la temperatura del ambiente estables.

Asimismo, es aconsejable, mientras nos organizamos para crear los arreglos, poner las flores en agua. Por la noche, lo mejor es dejarlas en una habitación fresca y bien ventilada.

Flores cortadas: preparar e hidratar

Preparar e hidratar las flores.

Con las flores ya cortadas y todo dispuesto para montar el arreglo floral, el siguiente paso será acondicionarlas. Se retirarán las hojas de la porción del tallo que irá en el agua o clavadas en la espuma de floristería.

En las ramas de floración abundante, se cortarán las flores marchitas, y en las flores de bulbo, se eliminará la parte blanca de la base del tallo para facilitar la absorción del agua.

Antes de introducirlas en el recipiente, ya sea directamente en agua o clavadas en la espuma humedecida, hay que sumergir la base del tallo, primero en agua templada y luego en agua fría. Con esta acción, las flores se mantienen hidratadas más tiempo.

Es muy recomendable pulverizar de vez en cuando las hojas sin rociar las flores y cortar el trozo reblandecido de la base de los tallos, así como las hojas que quedan en contacto con el agua.

Curiosidades que debes saber

Las flores absorben la mitad del agua que necesitan para vivir en sus primeras 24 horas de corte. Por ello, conviene añadir algunas gotas de abono líquido enriquecido en fosfato para que duren más días.

Un truco casero para que nuestro ramo dure más es añadir al agua unas gotas de limón o vinagre blanco, o bien agregar tres gotas de lejía por litro de agua.

Flores cortadas: las más comunes

Ramo de rosas cortadas.

Si bien todas las flores se pueden cortar, algunas resisten más que otras en agua, teniendo un mayor uso para confeccionar ramos y arreglos florales de todo tipo.

Entre las más utilizadas se encuentran: las rosas, hortensias, gladiolos, claveles, siemprevivas, azucenas y lirios. Cuando se quiere dar un toque original a las composiciones, se eligen flores como las calas, los agapantos y los nardos.

«El encanto de una flor está en sus contradicciones, tan delicada en la forma pero fuerte en el perfume, tan pequeña en tamaño pero grande en belleza, tan breve en la vida pero con un efecto tan largo.»

-Terri Guillemets-