Novedosas duchas para el jardín

Maite Córdova 10 septiembre, 2018
Las duchas de jardín no siempre implican que la vivienda tenga una piscina. En muchos casos solo se añade a modo de comodidad adicional.

La función que cumplen las duchas para el jardín viene a ser: refrescar cuando hace calor. Así pues, forman parte de los elementos que brindan confort. Y cabe destacar que, no siempre implican la presencia de una piscina en casa. Las duchas son un aparato que proyecta el agua de una tubería, principalmente de dos formas: chorro o lluvia. Se suele preferir la segunda, dado que resulta mucho más agradable al tacto.

Cuando no hay niños en el hogar, hay personas que deciden instalar duchas para el jardín como una comodidad adicional, que viene a aportar la sensación de que se cuenta con un spa privado. En este sentido, las opciones son muy variadas, como podrás comprobar a continuación.

Acerca de su ubicación y el mantenimiento

Hay que recordar que las duchas para el jardín son un elemento que, cuando su uso es más o menos regular, suelen acumular cierta humedad a su alrededor. Por ello, muchas personas optan por ubicarlas en un punto alejado de la vivienda, para así evitar el deterioro por humedad, filtraciones y problemas afines.

Por otra parte, hay quienes que deciden incorporarlas en una pared externa de la vivienda. En estos casos, la instalación implica la introducción de ciertos elementos estratégicos, además de un buen sistema de desagüe. No se debe descuidar su mantenimiento, por razones obvias.

Duchas para el jardín, a la vista

Novedosas duchas para el jardín.

Cuando las duchas quedan a la vista, se suelen apreciar dos tipos de estructura:

  • Totalmente al aire. En estos casos, la instalación queda expuesta por completo. No cuentan con una pared y tampoco con techo ni paredes a su alrededor.
  • A medias. Se puede apreciar el cabezal de la ducha, los grifos y la ducha de mano (si la hubiese). Suelen contar con una pared como punto de apoyo que, además, funge como decoración. El techo también es opcional.

Desde el punto de vista estético, las instalaciones a medias suelen ofrecer más posibilidades a la hora de hacer el ambiente más interesante. Esto se debe al hecho de que, el material y el diseño de la pared, además del plato, pueden convertirse en detalles muy llamativos.

En este sentido, uno de los primeros aspectos a tener en cuenta es si se quiere o no, que la ducha tenga la tubería expuesta. Cuando el estilo de la vivienda es rústico u simplemente ‘obra en limpio’, no hay inconveniente en dejar expuesta la tubería. Esto se debe a que se antepone la funcionalidad a la estética.

Sin embargo, esto no quiere decir que ambos conceptos estén reñidos. Por ello, se pueden encontrar una amplia variedad de diseños que integran muy bien un aspecto simple, funcional y atractivo. 

Duchas para el jardín, ocultas

Novedosas duchas para el jardín.

 

Cuando las duchas quedan ocultas, se pueden apreciar los siguientes tipos de estructura:

  • Entre plantas. En estos casos, las duchas quedan completamente disimuladas entre el follaje. Por lo general, se aprovechan los materiales naturales (como la piedra y la madera) en su instalación para que el conjunto resulte lo más ‘natural’ posible.
  • En una cabina. La ducha constituye un ambiente privado: con techo, paredes y puerta de acceso. Cabe destacar que puede incluir una bañera o un mini jacuzzi.
  • Semi ocultas. Para dar cierta sensación de privacidad, se coloca alrededor de la ducha un biombo u otros objetos similares, para resguardarla o disimularla. También pueden estar dispuestas dentro de una pared construida en semicírculo.

Las duchas para el jardín de este estilo suelen ubicarse en rincones estratégicos para evitar la mirada curiosa de los vecinos o cualquier otra distracción que pueda impedir el disfrute de la privacidad.

Para maximizar el hecho de que se encuentran ocultas a la vista, este tipo de estructuras incluye una mayor cantidad de plantas como elementos decorativos. En especial, aquellas de tipo frondoso. Las palmas, los helechos, los arbustos y el bambú son algunas de las plantas más empleadas.

Las especies exóticas del trópico suelen ser las más empleadas, puesto que, por naturaleza, consiguen crear un ambiente resguardado, con suficiente sombra para disimular elementos como una ducha.

En conclusión

Si bien no siempre es necesario incluir un sistema de iluminación, en algunos casos, se puede aprovechar la oportunidad de hacerlo para crear un ambiente de mayor relax y confort. Sobre todo cuando se quiere crear una especie de spa en casa.

A la hora de adaptarse al espacio disponible y sus particularidades, se puede hacer una combinación de los tipos de duchas mencionados anteriormente. Lo que sí viene a ser imprescindible es que la instalación la realice un fontanero, a fin de evitar inconvenientes.

Te puede gustar