8 magníficas formas de colocar los cojines en el sofá

Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
9 abril, 2019
La disposición de los cojines sobre un sofá dice mucho acerca de nuestra personalidad y nuestros gustos. Hay muchas maneras de organizarlos, y hoy te hemos traído ocho de ellas que no te puedes perder.

Vamos a ocuparnos de uno de los elementos más comunes en cualquier sala de estar: los cojines. Un accesorio indispensable sin que el que no debemos pasar. Pero a la hora de colocar los cojines en el sofá no siempre acertamos. En muchas ocasiones pensamos que es suficiente con tener muchos, pero esto no es así.

¡Saber colocar los cojines en el sofá es todo un arte! Estos preciosos accesorios, además de tener una función práctica, son también un reclamo visual, y dependiendo de su color y textura, o del contraste con las demás piezas de la estancia, pueden funcionar, incluso, como punto focal de la habitación.

La disposición de los cojines dice mucho sobre nuestra personalidad y nuestra manera de estar en el mundo.

Por eso hay que darles la importancia que merecen. Estos pequeños son parte de los elementos estacionales de la casa. Unos cojines nuevos por sí mismos pueden cambiar el aspecto de todo un espacio.

Es un poderoso elemento en decoración de interiores. Vamos a ver varias formas de colocar los cojines correctamente.

1. Para espacios minimalistas

Cojines con flecos.

Estos espacios requieren de pocos y pensados elementos. Pero no por ello se debe renunciar a tener un par de preciosos cojines sobre el sofá. El arreglo perfecto en el estilo minimalista es colocar un par de ellos, bien escogidos y a juego con el resto de los elementos de la habitación.

La ubicación más minimalista solo requiere colocarlos uno al lado del otro, dejando un espacio proporcionado entre ambos. Esto le dará el aspecto sofisticado y coherente que buscamos.

2. Colocar los cojines en salones eclécticos

Cojines para sofás.

Aquí nos vamos al otro extremo. La decoración ecléctica requiere de capas y capas de cojines sobre el sofá. Mezclaremos diferentes tejidos y estampados.

Este tipo de arreglo tiene que ver con la textura. Casi todo vale, siempre y cuando se elijan las telas de manera que varios de los cojines se puedan emparejar visualmente por su patrón o su color.

El estilo ecléctico es perfecto para añadir textura a los cojines a través de la pasamanería, los flecos, las borlas y las trenzas. Las telas deben ser diferentes, pero tienen que seguir un hilo común que marque coherencia.

3. Arreglo simétrico y equilibrado

Colocación de los cojines simétrica.

Este es un tipo de arreglo perfecto de estilo clásico y que siempre da buenos resultados. Si no quieres arriesgar demasiado a la hora de colocar los cojines en el sofá, o si necesitas darle un toque de equilibrio formal a tu salón, esta es la combinación ideal.

Una disposición de los cojines equilibrada requiere pares, es decir, al menos dos pares de cojines idénticos y uno central diferente. Solo tienes que empezar por los extremos del sofá, añade uno a cada lado de los pares iguales, después el siguiente par hasta llegar al hueco central donde disponemos el último cojín, el impar de la serie.

4. Disposición central

Cojines para un sofá pequeño.

No todos los arreglos de cojines cubren los brazos del sofá. Para los sofás más pequeños, este tipo de disposición es perfecta para hacerles lucir más largos y ligeros. También la usaremos en los sofás, o sofás-cama que no dispongan de brazos laterales.

La combinación de arreglo central perfecta se realiza con tres cojines, colocados seguidos y ligeramente superpuestos. Pero esta disposición funciona también muy bien con más cojines en números pares.

5. Disposición de los cojines por tríos

Tríos de cojines.

Este es un arreglo atemporal, clásico, perfecto y muy formal. Utilizaremos la técnica de espejo para colocar los cojines en el sofá. De esta forma dispondremos de dos tríos de cojines a cada lado del sofá que sean la copia exacta uno de otro.

Esta es otra manera de crear simetría y aportar equilibrio en la habitación. Un equilibrio que se transmite también al estado de ánimo. Se puede hacer algo más informal mezclando texturas y colores.

6. Arreglo de patrones alternos

Telas para cojines.

Aquí trabajaremos con las telas de los cojines. Mezclaremos cojines con algún patrón estampado y geométrico cuyos colores encajen con la tela del resto de los cojines, que será lo más parecida posible, o, incluso, idéntica que la tela del propio sofá. Es decir, dos telas que se complementen entre sí, una lisa y otra con motivos estampados.

La secuencia es alterna, puedes empezar por los extremos del sofá y colocar todos los que quieras, aunque para que la composición resulte más equilibrada es suficiente con tres y tres, o tres y dos cojines a cada lado del sofá.

7. Diferentes formas de cojines

Formas de los cojines.

Esta composición juega con cojines de diferentes formas. La combinación más clásica se hace con cojines cuadrados y rectangulares. Estos últimos se colocan a la larga, es decir, con el lado más pequeño como base sobre el sofá.

La idea es crear composiciones que recuerden una sala de arte, y que los cojines hagan las veces de cuadros expuestos. Este tipo de arreglo tan sofisticado solo requiere de un par de cojines centrados y expuestos como cuadros.

8. Arreglos individuales

Cojines idénticos.

Este tipo de disposición es muy formal y da un aspecto muy profesional y refinado a la decoración de nuestro salón. Es perfecto para sofás de piel de líneas rectas y estructuradas.

Todos los cojines en este estilo serán idénticos, grandes y en un tono que contraste con el color del sofá. Se coloca uno en cada asiento del sofá, manteniendo la misma distancia entre ellos.