Mesas de metal para añadir a tu decoración

Yamila Papa · 30 enero, 2019
Pensamos que las mesas de metal son para ambientes industriales. Sin embargo, cada vez son más los hogares donde están presentes. Lo mejor de todo es que pueden combinarse con otros materiales, como la madera.

Hasta hace un tiempo, se creía que usar mesas de metal estaba solo pensado para fábricas o ambientes industriales. Sin embargo, poco a poco se ha empezado a añadir este material en los hogares.

Sabemos que la tradición afirma que ‘los muebles son de madera’, pero que también podemos innovar y elegir otros materiales, sin dejar de lado nuestro estilo ni decoración. Conoce más en el siguiente artículo.

¿Por qué elegir mesas de metal?

Mesa industrial de mesa.

Se cree que el mobiliario de madera es para toda la vida, debido a su robustez y a su nobleza. Por este motivo, lo primero que se nos viene a la mente cuando pensamos en una mesa, en un armario o en una silla es… ¡la madera!

¿Te has puesto a pensar que existen otros materiales también resistentes, duraderos y excelentes para la decoración? En este caso, nos referimos específicamente al metal, aunque, además, existe el policarbonato o el metacrilato, entre otros.

Gracias al gran abanico de materiales disponibles en la actualidad, los estilos decorativos se han expandido y multiplicado. Es tiempo de darles una posibilidad e incluirlos en la decoración de nuestro hogar.

Las mesas de metal no son industriales

Mesa de madera y de metal.
Mesa / seisbarras.com

Una mesa de metal quizás te suene a un espacio de trabajo, porque asociamos este material a lo industrial. Pero la buena noticia es que existe un estilo decorativo que incluye al metal, el hierro, el acero, el acero inoxidable o el aluminio… ¡Y que lo puedes disfrutar en casa!

Los muebles confeccionados en estos materiales suelen ser de diseño sencillo, por lo tanto, los espacios se aligeran visualmente. Perfecto si buscas algo minimalista, o seguir los pasos de la tan famosa Marie Kondo, de despejar lo máximo posible los ambientes.

Si tu casa está decorada en estilo clásico, te recomendamos que optes por metales antiguos, como el bronce o el latón; estos también quedan muy bien con estilos rústicos y pueden combinar con el amarillo y el blanco.

En el caso de que tu salón sea minimalista o moderno, elige el metal pulido (plateado) o el hierro.

Ventajas de una mesa de metal en el salón

Mesa grande de metal.
Mesa metal / archiexpo.es

Tal vez, puedas pensar que una mesa de metal dará un aspecto frío al salón, pero todo depende de la proporción que se use de este material. Existen muchos modelos de mobiliarios que combinan el metal con la madera y quedan más que bien.

Otra de las ventajas de este material es su facilidad para limpiar. No necesitamos más que un paño húmedo, algo de detergente y listo… quedará brillante y reluciente. Nada de productos especiales, manchas que nunca salen ni procedimientos para curar o mantener en buen estado los muebles. ¡Y tampoco fundas o manteles para protegerlos!

Uno de los beneficios de los muebles de metal, en general, y de las mesas, en particular, es que son muy resistentes y duraderos. Y no solo eso, sino que además son más que versátiles y se adaptan a cualquier tipo de decoración y ambiente.

Cómo combinar una mesa de metal

Mesa de madera y metal.

Como si todo lo anterior no fuese suficiente, debemos decir que el metal combina más que bien con la madera. Hay muchos diseños donde se emplean ambos materiales y queda maravilloso, ya que mantenemos la calidez de uno con la frialdad del otro.

Pero no tenemos que quedarnos únicamente con la madera, porque el metal hace una buena dupla con el cuero, el cristal o el metacrilato. Podríamos decir que queda más que bien con la mayoría de los materiales que usamos hoy en día para decorar o equipar un hogar u oficina.

No es necesario que la mesa de metal sea usada para comer, ni tampoco que ocupe mucho espacio en la estancia. Algunos optan por comprar o hacer ellos mismos una mesa auxiliar empleando este material para la base y madera o vidrio para la parte superior. ¿Te animas a tener una mesa estilo rústico o industrial en casa? ¿Dónde la pondrías y para qué la usarías?