Nuestros consejos sobre cómo decorar un salón

Sigue estas pautas y conseguirás que tu salón luzca de forma elegante, ordenado y cuidando cada detalle.

¿Aún tienes dudas sobre decoración?, ¿quieres sorprender a tus invitados? Te ofrecemos nuestros consejos sobre cómo decorar un salón.

No importa la forma o el tamaño que éste tenga; debemos hacer que sea un lugar de confort, tranquilidad y con cuidado estético.

Todo elemento decorativo cumple una función estética; por eso, no hay que pasar por alto nada, todo detalle debe tener su protagonismo dependiendo del estilo que persigamos.

Veamos, paso a paso, algunos consejos interesantes que puedan ayudarte en la decoración de tu salón.

Armonía de las proporciones

Cada mueble y cada elemento decorativo tienen una proporción. Todos conforman el conjunto y deben entablar un diálogo coherente y con sentido.

La armonía se logra gracias a la correcta distribución de las proporciones; pero, antes de llevar a cabo esto, hay que escoger correctamente los recursos que decorarán nuestro salón.

Sé consciente de cada pieza que elijas, puesto que el espacio que decores será como un puzzle en el que las piezas han de encajar, que no exista tensión ni enfrentamiento de proporciones.

Además, los muebles con proporciones más grandes, a escala con la altura del salón y en sintonía con el conjunto, transmiten una sensación de mayor amplitud.

El proceso de distribución

La disposición de cada uno de los muebles del salón deberá hacerse de forma racional. Cada uno cumplirá una función y debe ayudar a desarrollar una temática general.

Los muebles más grandes, como el sofá y la mesa de centro, tendrán gran protagonismo; por eso, escoge el color adecuado que ofrezca una temática del salón, ya que serán ejes fundamentales del espacio.

El sofá será muy utilizado por los inquilinos; conviene, por tanto, que se coloque próximo a una ventana, ya sea lateral o trasera. Se debe evitar, así, la colocación de la televisión junto a ésta, para evitar brillos.

Elección del sofá y la mesa de centro adecuados para el salón.

Piensa que no hay que completar cada espacio con algo, es bueno que exista diafanidad, que respire el salón mediante el distanciamiento proporcional de los muebles.

La paz y la armonía se consiguen mediante el correcto orden de las cosas. 

Mobiliario

  • No trates de completar cada hueco; permite que exista espacio. La ordenación de los muebles no es un problema, sino la virtud de la decoración en el salón.
  • Organiza de forma racional, colocando una mesa junto al sofá para poner una lámpara y algún otro objeto que desees. Lo mismo ocurre con la mesa de centro; es recomendable que tenga cajones y espacio para guardar revistas, libros, etc.
  • En cuanto a las estanterías, viene bien que haya alguna adosada a la pared para poder ordenar libros y colocar algunos elementos de decoración.
  • Para la televisión, un mueble bajo, con otros elementos de decoración o plantas a su alrededor.

Color

El colorido que pretendamos ofrecer debe ayudar a generar armonía en el conjunto. De nada sirve establecer un enfrentamiento entre los elementos a causa de los tonos escogidos.

Para lograr una atmósfera adecuada, debe haber una unificación generalizada. El empleo de colores neutros permite que ningún elemento obtenga mayor protagonismo que otro.

El objetivo fundamental se encuentra en complementar el sofá, los muebles, la mesa central y la alfombra.

De la misma manera ocurre con las paredes y el techo. Es preciso que todas mantengan una uniformidad y, por consiguiente, provoquen el contraste con el mobiliario. Por eso, los colores claros facilitan el trabajo:

  • Blanco
  • Gris claro
  • Salmón
  • Pistacho
Decoración del salón en tonos pastel: rosa claro, gris y blanco.

Iluminación: un foco de sensaciones

La sensación que nos transmite la luz repercute en la decoración y en el sentimiento humano. El salón puede adoptar un sentido más calmado, tranquilo y sosegado si disponemos la iluminación adecuada.

En primer lugar, es imprescindible utilizar luz cálida. Desechar rotundamente cualquier luz blanca, puesto que provoca frialdad, estrés e instantaneidad, ya que es un tipo que se emplea más con carácter funcional: cocinas, despensas, baños, etc.

Últimamente, en el mundo del interiorismo, se ha tenido muy en cuenta las sensaciones de la luz; de tal manera que, además de la luz cálida, también se están disponiendo algún foco azul para liberar el estrés en las personas.

Por otro lado, la disposición de una lámpara de techo colgante puede ser una elección adecuada. Recuerda que existen múltiples modelos, como los que ofrece IKEA, con diseño sencillo que encaja a la perfección con cualquier decoración.

No obstante, para generar luz indirecta, pueden emplearse lámparas de mesa o de pie para favorecer la lectura. La calma y la tranquilidad debe ser el principal objetivo de la luz.

Suelo: calidez y templanza

Bajo nuestros pies podemos conseguir calor y un complemento de la decoración; para ello, es preciso que escojamos adecuadamente el material del suelo.

Nuestra recomendación es el suelo de tarima o parquet. Conserva bien el calor, es fácil de limpiar y combina a la perfección con cualquier tipo de decoración.

¿Cuáles son los mejores materiales para un suelo? Veamos algunos ejemplos:

  • Roble
  • Cerezo
  • Haya
  • Arce
  • Teca
Suelo de madera para el salón.

Conclusión

Busca tu estilo y el tema que más te guste para el salón, pero recuerda estos consejos como forma de distribuir y ordenar mejor el espacio. La decoración no es algo aleatorio, sino una perfecta organización de los recursos.

 

 

Categorías: Salón Etiquetas:
Te puede gustar