Los azulejos: una posibilidad decorativa muy demandada

17 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
Revestir las paredes con los materiales más adecuados es fundamental para el buen mantenimiento de nuestras estancias. Y los azulejos siguen siendo la opción mayoritaria. ¿Quieres saber por qué? Te lo contamos...

Los azulejos son el revestimiento por excelencia. Las tradicionales baldosas de cerámica se han ido adaptando al paso de los años y a las diferentes tendencias. Sus mayores ventajas son la resistencia a las temperaturas, la impermeabilidad, la variedad de acabados, colores y formas, y la amplia oferta de gamas y precios.

Se utilizan principalmente en paredes. Hasta hace algunos años eran muchos los que preferían alicatar los paramentos en su totalidad, una decisión muy acertada para combatir los efectos de la humedad y facilitar la limpieza.

Hoy en día, sin embargo, existe una clara tendencia a alicatar la pared solo hasta cierta altura -de 140 a 180 cm- y a colocar otros materiales en la parte superior, especialmente pintura resistente a la humedad.

Azulejos. Vamos a saber más

Los azulejos más comunes suelen fabricarse en cerámica: barro o cerámica fina y esmalte, pero también los hay vítreos, semivítreos o absorbentes.

Mención especial merece el mosaico vítreogresite-, un producto ecléctico que recupera la tradición de los antiguos mosaicos y les añade un acabado novedoso: el vidrio.

Acabados y tamaños

Azulejos de mármol en el baño.

Los azulejos se encuentran en multitud de acabados y diseños, y pueden insertarse grecas y cenefas del mismo material o de otro distinto, como la madera. De esta forma, se elimina la sensación de excesiva verticalidad.

El acabado final de este revestimiento puede ser brillante, satinado o mate. Los dos primeros aportan mayor luminosidad y sensación de limpieza a la estancia, mientras que el último es ideal en ambientes más urbanos y modernos.

No hay tamaños estándares. Los formatos más populares miden unos 15×15 cm, pero las líneas modernas optan sobre todo por azulejos rectangulares mucho mayores que otorgan un aire más sobrio y elegante a las paredes.

Son muy recomendables para cuartos de baño amplios ya que su colocación es más rápida, pero también para estancias pequeñas, puesto que producen un efecto óptico de mayor sensación de amplitud.

Colores

Las preferencias mayoritarias de los consumidores tienden a ser conservadoras y se eligen los tonos neutros y pálidos, como los colores crema, beige y tostado.

Otro clásico es el color blanco, especialmente combinado con el azul. Sin embargo, cada vez más se encuentran combinaciones de blanco con colores de gusto mediterráneo, como el amarillo y el verde.

Opciones para decorar con azulejos

Azulejos para el baño.

Al elegir el tipo de alicatado , especialmente en baños cuyos sanitarios sean de color blanco, se puede contemplar la opción de colocar azulejos de colores. De esta forma, la estancia adquiere un toque de modernidad.

También pueden combinarse distintos azulejos de forma vistosa. Por ejemplo, puedes escoger un determinado color para un tramo y alicatar las líneas adyacentes del mismo color, pero con una tonalidad distinta.

Los azulejos y su limpieza

Para conseguir que queden brillantes, hay que mezclar alcohol de quemar y amoníaco a partes iguales en medio litro de agua. Añade también un chorro de detergente concentrado. A continuación, empapa un trapo con esta mezcla y frota.

Las juntas de los azulejos se pueden blanquear con una mezcla hecha con polvos de piedra pómez y bórax, que se aplica frotando con un estropajo de esparto.

Cómo calcular la cantidad necesaria de azulejos

Azulejos para decorar el baño.

Te vamos a dar algunas claves para que tu cálculo a la hora de comprar este revestimiento sea lo más exacto posible. Toma nota y no fallarás.

En el alicatado, hay que prestar especial atención a la cantidad de azulejos que se van a utilizar. No hay que calcular en exceso, ya que encarecería la obra, pero tampoco debemos quedarnos cortos.

Por tanto, teniendo clara la necesidad de adquirir el material justo, hay que conocer las distintas mediciones para saber la cantidad que debemos comprar.

Para ello, resulta imprescindible hallar el perímetro de la pared. Multiplicándolo por la altura, se saben los metros cuadrados de paramento que se necesitará cubrir.

Teniendo en cuenta que los azulejos se compran habitualmente por metro cuadrado, para acertar nos hará falta saber hasta qué altura pondremos nuestro revestimiento, qué paredes se van a alicatar, si se colocará una cenefa…

Por último y no por ello menos importante, es conveniente guardar varias muestras de azulejos y cenefas para posibles reparaciones. ¡No lo olvides!

¿Qué te parece la idea de alicatar tus paredes con este revestimiento?