Cómo crear un fantástico dormitorio en tonos neutros

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la técnico en Decoración de Interiores 3D Sonia Budner
Los tonos neutros son siempre una apuesta segura en decoración. Hoy los llevamos al dormitorio, y te traemos los trucos para que puedas conseguir un acabo y efecto profesional en tu propio dormitorio

Cuando en diseño de interiores hablamos de tonos neutros, básicamente nos referimos a un término que significa sin color. Tonos naturales que se alejan de los colores brillantes y llamativos. Es una paleta de color que inspira equilibrio y paz. Por eso, un dormitorio en tonos neutros es siempre una buena idea.

Además, están rabiosamente de moda, y lo van a estar durante mucho tiempo. Todas las habitaciones de la casa se benefician de una decoración en tonos neutros, pero, quizás, el dormitorio es el lugar idóneo para recrear esta sensación de equilibrio que tan necesaria es de recuperar cuando llegamos a casa a descansar.

Un dormitorio en tonos neutros procura noches de sueño reparador y agrega un plus de recogimiento y serenidad. Pero ¿cuáles son los tonos que podemos utilizar para decorar un dormitorio en tonos neutros?

Vamos a alejarnos un poco del clásico color vainilla en las paredes, que ha sido el obligado en dormitorios durante años. La paleta de tonos neutros es muy amplia, y nos ofrece muchas tonalidades para jugar y combinar a la perfección. Hay muchas superficies en un dormitorio en las que podemos aplicar nuestros tonos neutros en diferentes grados y formas. Vamos a verlo.

Empezamos por el suelo

Renovar tu dormitorio.

Generalmente, los suelos de un dormitorio los podemos encontrar fácilmente ya en algún tono neutro. Los suelos de madera, o los gres en tonos neutros (marfil o color tierra), nos sirven como base para comenzar nuestra decoración del dormitorio en tonos neutros.

Es por este motivo que comenzaremos agregando piezas desde el suelo para ir trabajando gradualmente hacia arriba. Unas alfombras cálidas y confortables son un obligado en cualquier dormitorio. Y para nosotros la primera oportunidad de agregar un tono neutro a nuestro diseño.

Las alfombras de fibra natural, como el yute o el sisal, son perfectas. Si lo que se pretende es conseguir mayor sensación de calidad y abrigo, elegiremos alfombras de lana en suaves tonos piedra o grises, los taupes, o, incluso, tonos blancos, beige o cremas.

Colores discretos pero de gran potencia. Podemos decantarnos por pequeñas alfombras laterales, aunque el mayor impacto lo proporcionan alfombras de gran tamaño en parte cubiertas por la cama. Incluso, moquetas en tonos neutros marcan la diferencia.

Las paredes de un dormitorio en tonos neutros

Colores neutros para el dormitorio.

Tomando como base nuestro suelo en tonos neutros podemos empezar a trabajar las paredes. Comenzaremos observando todos los elementos arquitectónicos de la estancia: zócalos, cornisas o arquitrabes.

Las vigas del techo también son parte de esta segunda fase, ya que los techos se consideran siempre parte de las paredes en decoración de interiores.

Planificaremos un esquema de color, y decidiremos cuántos tonos usar y dónde. Usar más de un tono neutro, en la misma gama o diferente, añade profundidad al espacio y le da un fuerte carácter. Recuerda incluir el techo en este esquema de color, no lo condenes sistemáticamente al tradicional tono blanco.

El mobiliario de tonos neutros

Mobiliario de madera para el dormitorio.

Los muebles nos proporcionan una fuente de inspiración y exploración de formas y materiales muy variados. Los de madera son perfectos para un dormitorio en tonos neutros, pero a través de la pintura podemos conseguir el mismo efecto en otro tipo de mobiliario.

Los espejos son otros recursos magníficos para un dormitorio en tonos neutros. Los veremos tanto en paredes como en las superficies de los muebles. Mesas de noche de espejo, incluso, muebles de almacenamiento, cómodas y muebles auxiliares de espejo son perfectos para este tipo de decoración.

Las telas para un dormitorio en tonos neutros

Telas neutras para el dormitorio.

Los textiles son los grandes protagonistas del dormitorio. Es una de las zonas de la casa que más superficies cubiertas de telas encontraremos. Por eso, las cortinas, los edredones, cobertores y almohadas y todos los tapizados nos ofrecen nuevas oportunidades para seguir agregando tonos neutros.

Hay que recordar también que son los textiles de una estancia los que nos brindan mayores y mejores opciones para jugar con las texturas. Las diferentes texturas añaden riqueza visual, y convierten un espacio en interesante.

Mezclar diferentes texturas, como satén y sedas, con lujosos terciopelos o mohair. Las pieles de imitación también son otro buen recurso para nuestro dormitorio en tonos neutros.

Pieles de imitación de serpiente en las tapicerías o, más discretamente, en los accesorios, cajas o frente de cajones. Tenemos toda una selección de colores cremosos y relajantes para utilizar.