¿Baño con o sin bidé?

Teresa Montes 2 junio, 2018
Si estás dudando sobre si poner un bidé en tu casa o no, no te preocupes. Te resolvemos tus dudas y te contamos la utilidad que tiene en el día a día.

El bidé, como todos sabemos, es aquel elemento del baño similar al lavabo pero más pequeño. Muchas personas dudan de su utilidad. De hecho en algunos países de Europa y Estados Unidos no lo usan porque les parece antihigiénico. Otras muchas, en cambio,no saben vivir sin él y lo utilizan cada día. El dilema es: baño con o sin bidé.

Está claro que colocar un bidé en el baño es una decisión propia y subjetiva. No todos le damos el mismo uso. Y para tenerlo solo a modo de decoración, no merece la pena. De igual forma, muchos decoradores piensan que está pasado de moda y lo único que hace es estorbar y ocupar un espacio útil del baño.

En el post de hoy, te contamos todo sobre este gran olvidado y reflexionamos sobre su utilidad, ¿es realmente necesario o su uso se ha quedado obsoleto? ¡Resolvemos tus dudas: baño con o sin bidé!

Utilidad del bidé

La palabra bidé o bidet significa caballito en francés y hace alusión a la postura que se emplea durante su uso. Normalmente, se coloca junto al váter ya que su principal función era sustituir al papel higiénico. Se reducía el espacio, pero ahorrabas en papel. ¿Útil o engorroso?

En un principio, estaba pensado para la higiene íntima aunque también se utilizaba para lavarse las piernas y los pies. Ahora, su utilidad va más allá. Entre ellas, lavar ciertas partes de nuestro cuerpo que con la bañera o plato de ducha no se puede porque nos mojaríamos enteros. E incluso para lavar el pelo, las veces que no queramos ducharnos.

Baño con bidé.

A parte de sus usos más comunes, también se puede usar como bañera para bebés. Al ser más pequeño, se maneja mejor y nos aseguramos que nuestro hijo está a gusto y cómodo. Algunos, incluso lo utilizan para lavar a sus mascotas ya que es un lugar más accesible y manejable.

Otra utilidad que se le saca es para lavar aquellas prendas más delicadas que no se pueden meter a la lavadora. Se dejan en remojo en el bidé para frotarlo a mano.

Ventajas e inconvenientes: baño con o sin bidé

Quizá, este sea el debate que más se tiene en la organización de un baño. ¿Cuáles son los pros y los contras del bidé? ¿Baño con o sin bidé?
Pues bien, una de las principales ventajas que encontramos al bidé es lo práctico que puede resultar a veces. A parte de ser muy útil para la higiene íntima del día a día, también sirve para otro tipo de utilidades, que como hemos mencionado antes, no tienen nada que ver con el aseo.
Sin embargo, el mayor de sus contras sea quizá, los centímetros que le quita al baño. Y más aun, si tu aseo es de dimensiones reducidas. Esto lo convierte en una mala opción.
Ventajas y desventajas del bidé.

A pesar de esto, el bidé permite un plus en la limpieza diaria que el papel higiénico no nos proporciona. Sobre todo cuando las mujeres tienen la menstruación. Proporciona mayor sensación de limpieza, y su uso es fácil y rápido. A esto, hay que añadirle que, se utilice para lo que se utilice, gastará menos agua que una ducha.

Cierto es que mucha gente no ve claro su utilidad y lo sustituye por un lavabo doble e incluso lo incorpora dentro de la ducha. De esta forma, no renuncias al bidé y ahorras espacio.

Otro punto negativo del bidé es su lado más estético, ya que recuerda a los antiguos baños del pasado. Los típicos de los abuelos. Esto hace que se vea como algo pasado de moda y viejo.

¿Entonces… es necesario?

Como sabemos, cada uno tiene sus gustos y necesidades. La idea de no instalar un bidé en el baño es algo muy personal que sin duda, debe valorar cada uno. Que es un elemento práctico, sí. Que quita espacio útil al aseo, también. Esto será algo a tener muy en cuenta.

Otra cosa que está clara es, que si nunca lo has utilizado, no tiene sentido que lo pongas. No lo necesitarás ni lo echarás en falta. Será un gasto que te podrás ahorrar y te quitarás quebraderos de cabeza. Además, es un elemento que no es imprescindible. Existen otras alternativas que podrás incorporar a tu rutina de higiene diaria.

Uso del bidé.

Eso sí, si no tienes problema de espacio y para ti no supone un problema su coste. Adelante. Te resultará muy útil sobre todo si tienes una bañera.

 

Como ves, hay diversas opiniones sobre  tener un baño con o sin bidé. Nosotros personalmente lo vemos como un complemento práctico pero que quita espacio de almacenaje en el baño. ¿Y tú? ¿Qué piensas sobre el bidé?
Te puede gustar