Cómo aplicar el color verde en el baño

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
· 29 abril, 2019
¿Por qué no introducir el verde de la naturaleza en nuestras casas? Una buena fórmula sería en el baño.

Por norma general, los cuartos de baño suelen tener colores vinculados al agua y la higiene. De esta manera, van a predominar los azules y los blancos. Sin embargo, existen otras posibilidades que son más atrevidas. Te enseñamos cómo aplicar el color verde en el baño.

Quizá te estés planteando salir de la norma y aplicar una estética que sea más interesante y que cambie la monotonía decorativa. En las revistas de interiorismo solemos encontrar prototipos comunes y repetidos. Por eso, muchas veces nuestra propia mente nos pide un cambio y dirigir la decoración del hogar hacia otro rumbo.

De esta manera, el color verde se ha convertido en un recurso que puede dar un giro a la imagen del baño. Se produciría un cambio completamente innovador, capaz de modernizar la estética a través de un color que, generalmente, no suele ser utilizado en este espacio.

¿Qué sensaciones percibimos con el verde?

Baño verde.

El verde es un color que va a conectar directamente el espacio interior de la casa con el medio ambiente; es decir, nos transporta a una concepción más naturalista y orgánica. En el fondo, puede encajar muy bien en la decoración del baño, un lugar donde hay agua y frescura.

Por otro lado, también está asociado a la esperanza, transmitiendo alegría y entusiasmo, pero sin activar en exceso nuestra mente. Básicamente, nos encontramos ante un espacio donde predomina principalmente la templanza que suele transmitir la naturaleza.

La armonía y la paz también serán conceptos que estarán presentes en el espacio. Por tanto, se está estableciendo contacto con el mundo exterior y, sobre todo, se está introduciendo el color del campo en el interior de la casa.

Percibir el verde por la vista es sinónimo de tranquilidad y desasosiego.

Color verde en el baño: su aplicación en la pared

Pared de color verde en el baño.

Por supuesto, es en la pared donde puede trabajarse el color con el fin de ambientar y producir un dominio completo en el espacio. No obstante, pueden utilizarse distintos materiales y generar dinamismo a través de distintas gamas.

  • La cerámica es, sin lugar a dudas, el mejor material para el baño, tanto por su facilidad en la limpieza como por resistir la humedad y por la sensación de higiene que ofrece. No es tan común encontrar el verde en este material, pero sí que se ofrecen muchas opciones de pavimentación en distintos espacios comerciales.
  • El gres porcelánico es una auténtica revolución por la estética reluciente que ofrece. De hecho, puede encontrarse en distintos tamaños, incluso, en cuadrados pequeños. Se insertaría, principalmente, en un estilo más próximo al chic.
  • Otra opción son las paredes lisas con pintura. Sin embargo, puede sufrir más por culpa de la humedad.

En realidad, a través de estas opciones se puede trabajar el verde con degradaciones de color o regular las intensidades para producir, así, dinamismo cromático.

Sanitarios más inusuales

Sanitarios verdes.
Sanitarios verdes / elle.com

Otra solución sería aplicar este color en los sanitarios. Por norma general, estamos acostumbrados a ver estos recursos de color blanco, principalmente porque son elementos funcionales que deben estar vinculados con la pureza y la higiene.

Sin embargo, se puede cambiar la tendencia y tener sanitarios en color verde; eso sí, debe haber una correcta combinación con el resto de decoración, ya que no conviene tener paredes, suelo y sanitarios en el mismo color.

Por eso, es mucho más oportuno generar ciertos contrastes cromáticos y conseguir, así, una estética más innovadora. Una buena fórmula sería la siguiente: pared blanca y el suelo de color tostado. Con esta fórmula, y junto con los sanitarios verdes, se alcanzaría un ambiente más naturalista.

Color verde en el baño: la relación con el color blanco

Baño verde y blanco,

Evidentemente, el blanco es un tono que puede tener presencia en el baño. De hecho, es de los pocos colores que puede dominar sin que se sature en exceso el lugar. No obstante, es mucho más interesante que pueda contrastarse con el verde.

  • Por un lado, podrían combinarse ambos en las paredes, ya sea a través de líneas, o simplemente en un reparto de superficies extensas.
  • Sin lugar a dudas, la relación que mejor puede quedar es al utilizar el verde en las paredes (se recomienda un verde musgo, albahaca o botella) y los sanitarios de color blanco. De esta manera, se consigue un clima de paz y tranquilidad muy elocuente.
  • Bauer, Franz: Color y decoración en el hogar, Gustavo Gili, 1963.