Cómo mantener el baño limpio y sin bacterias

Este artículo fue redactado y avalado por Francisco J.
· 28 enero, 2019
El baño es un espacio que necesita constantes cuidados, ya que es un lugar donde puede reproducirse rápidamente las bacterias.

Seguramente, te habrás preguntado más de una vez cómo mantener el baño limpio y sin bacterias. Los productos que utilizamos para desinfectar a veces no son suficientes para conseguir una higiene total de este espacio.

No hay nada peor como un baño sucio; se puede respirar en el propio ambiente que hay ausencia de cuidado y esto no nos proporciona confort, sino más bien incomodidad. Parece que en lugar de entrar a asearte, vas a ensuciarte.

Los baños de los lugares públicos, ya sean bares, restaurantes o estaciones de transportes, puede que no lleguen a estar nunca limpios del todo. Sin embargo, esto no puede ocurrir en tu hogar. Veamos a continuación algunos consejos para conseguir una limpieza total.

Mantener hábitos diarios de limpieza

Limpieza del baño.

Es fundamental que tengamos la fuerza de voluntad como para limpiar la casa diariamente. Interesa que nos obliguemos a mantener una costumbre y hacerlo antes de ir al trabajo. Lo mejor es dejar la casa apañada desde primera hora del día.

El baño se utiliza varias veces en un día, y sirve básicamente para nuestra higiene personal. Esto provoca la acumulación de bacterias y, por consiguiente, un “peligro” para nuestra salud. Si no se limpia nunca el baño, entonces estaremos criando gérmenes continuamente.

La importancia de tener el baño limpio cada día es fundamental. No podemos dejarlo pasar. Por eso, créate un hábito. Así, cuando llegues a casa, podrás disfrutar del un baño en el que se respira frescor y pulcritud.

El concepto de confort está ligado directamente a la limpieza.

Adquiere los mejores productos

Productos de limpieza.

Para tener un baño limpio se deben emplear los mejores productos. De esta manera, conseguirás resultados excelentes y una higienización básica que te permitirá hacer del baño un lugar seguro y acondicionado para su uso.

  • El mejor producto para la desinfección es la lejía: elimina toda suciedad y acaba con las bacterias, dejando esterilizada la superficie y con una apariencia que denota pureza y bienestar.
  • Hay otros productos especializados para el váter. Por ejemplo, los que son en formato líquido que se dejan actuar durante un par de minutos, o los que quedan adheridos en la cerámica y cada vez que se tira de la cadena desprenden jabón y un buen aroma.
  • El amoniaco puede ser útil para un día determinado en que quieras profundizar en la desinfección. De todos modos, es un líquido potente que desprende un olor un tanto agresivo para nuestras vías respiratorias.
  • Utiliza guantes, ya que el contacto directo con este tipo de productos puede dañarte la piel, especialmente, si utilizas lejía o amoniaco.

¿Esponja o estropajo?

Estropajos para limpiar baños.

Probablemente, hayas utilizado en más de una ocasión la esponja o el estropajo para la limpieza del baño. Los dos pueden ser útiles y sirven perfectamente, pero puede haber algunos inconvenientes.

  • La esponja ayuda a producir mucha espuma, pero no tiene una superficie dura como para poder arrastrar la suciedad y eliminarla al 100 %.
  • Es más conveniente un estropajo que tenga una superficie dura por un lado y la otra zona sea esponja. Así, pueden quitarse bien las manchas, producir mucha espuma y obtener un resultado excelente.

Pasos a seguir en la limpieza

Pasos a seguir en la limpieza del baño.

Lo primero de todo es dedicarle al menos 15 minutos diarios al baño, pasando todos los sanitarios, de arriba a abajo, y tratando de quitar toda la suciedad que pueda estar en las superficies.

Conviene que dejes actuar a los productos de limpieza por lo menos durante 2 minutos. Después, realiza las pasadas que sean necesarias para quitar los restos, acláralo con agua y sécalo todo correctamente, así, quedará una sensación mayor de higiene.

Si el agua produce mucha cal, entonces utiliza algún producto antical para que así, no queden restos blanquecinos ni se produzca una apariencia insalubre.

El acabado perfecto para un baño limpio

Buen olor en el baño.

Por otro lado, hay que fregar el suelo. Lo mejor es que uses lejía, principalmente porque va a acabar con todas las bacterias de manera inmediata. Pasa todos los rincones, sobre todo alrededor del váter.

Puedes pasar los azulejos de las paredes al menos una vez por semana, ya que el propio vapor de agua y las salpicaduras pueden ensuciarlos.

Y, finalmente, una buena recomendación es que tengas un ambientador que le dé aroma al baño. Es la mejor manera de que exista limpieza total.

Blokehead: Guía de limpieza del hogar, The Blokehead, 2015.