Conoce las nuevas tendencias en duchas de baño este 2018

Sofía Sangrador 11 julio, 2018
Si quieres tener un baño a la última de moda, tienes que conocer estos diseños tan innovadores de ducha.

Cada vez hay más personas que optan por sustituir la bañera por duchas de baño. Aunque en principio son lo más recomendable para baños pequeños, también es posible encontrarlas en baños mucho más amplios y espaciosos.

Además, traen consigo bastantes ventajas. Por ejemplo, con una ducha gastarás mucho menos tiempo y agua, excepto si se trata de una ducha con chorros a presión. Esa es la razón por la que es importante que te informes bien antes de adquirirlas, para así poder escoger la más eficiente. 

Por otro lado, debemos tener en cuenta que los diseños actuales son realmente innovadores, tanto en su aspecto como en sus funciones. A continuación, te dejamos algunos ejemplo de las duchas de baño más innovadoras para este 2018.

Cabinas de hidromasaje

Conocidas también como columnas de ducha, este sistema consiste en el uso del agua caliente y a presión a modo terapéutico. Aunque ya las veíamos hace unos años, sus diseños presentan cada vez más novedades: consisten en un panel vertical que está dividido en tres secciones:

  1. Los rociadores: se encuentran en la parte superior, pueden ser redondos o cuadrados. Además, cuentan con distintas funciones, cada vez más avanzadas. Por ejemplo, efecto de lluvia, de cascada (podrás limitar el caudal), un nebulizador o luces de distintos colores incorporadas, lo que quedará genial visualmente. Incluso, en algunos casos, las luces cambiarán de color según la temperatura del agua. Con los colores disfrutarás de los beneficios de la cromoterapia.
  2. Ducha de mano: podemos llamarlas también teleduchas. Es como los teléfonos de ducha tradicionales, aunque es cierto que cada vez presentan maneras más variadas para la salida del agua. Ejemplo de ello es el efecto de lluvia o spray, que llenará de vapor todo el espacio.
  3. Salidas de agua: también conocidas como jets, dirigen, mediante estas salidas de agua, los chorros (con diferentes intensidades) hacia las distintas zonas de nuestro cuerpo, sobre todo para aliviar el dolor de espalda.
Baño blanco y grande, con tonos azules

Atrás los grifos tradicionales, y las duchas modernas cuentan actualmente con grifos termoestáticos. Con ellos podemos regular a la vez la temperatura y el caudal del agua. También tienen un tope de seguridad a los 38º C de temperatura.

Y no solo eso, las distintas salidas de agua pueden contar con una especie de boquillas de silicona para eliminar la suciedad o los restos de cal. Asimismo, con algunas podemos disfrutar también de la aromaterapia. Por tanto, tu ducha será también un espacio donde poder relajarte, del mismo modo que en las bañeras.

Con calefacción incorporada

Esto es, sin duda, un claro ejemplo de cómo la domótica ha evolucionado en estos últimos años. El sistema es muy sencillo, aunque necesitarás un baño de tamaño medio, ya que ocupa más espacio que un plato de ducha tradicional.

En realidad, es como si la ducha estuviera dividida en dos, la parte de ducha como tal y otra parte con radiadores incorporados, donde poder cambiarte. De esta forma, no pasarás nada de frío, porque realmente no tendrás que salir de la ducha para poder secarte y vestirte. Además, no solo las vemos desarrolladas por marcas de baños, sino también por marcas de radiadores.

Con asiento o repisas

Por último, queremos hacer referencia a las duchas en cuyo interior podemos encontrar un asiento, o también una repisa donde poder dejar los botes de jabón, esponjas, etc.

En cuanto a los asientos, encontramos dos tipos principales. El primero consiste, simplemente, en una especie de lámina colocada en la pared, con espacio libre debajo. La otra opción es un asiento completo, cuya parte inferior se puede usar como posible espacio de almacenamiento.

Algunos de los asientos pueden ser abatibles, para no estorbar si no los estás utilizando. Son muy útiles para los niños o personas mayores. Así, nuestro baño será más accesible. 

Y si quieres repisas incorporadas, deberán estar construidas sobre una de las paredes que queden libres, es decir, en las que no haya mampara. Las podemos construir con el mismo tipo de baldosas o azulejos que el resto de la pared o del baño. Son una solución sencilla y muy práctica.

Como ves, este campo ha sufrido un importante desarrollo. No obstante, piensa que, si todavía no te hemos convencido, en algunos casos no es necesario hacer una reforma total de la ducha. Por ejemplo, puedes añadir una columna de ducha sin tener que cambiar la ducha entera, así que te resultará más sencillo.

Te puede gustar