¿Ducha o bañera? Los pros y contras

Mónica Heras Berigüete · 10 diciembre, 2018
¿Bañera o ducha? He ahí la cuestión. Si no sabes por cuál de ellas decidirte, te invitamos a que leas este artículo.

No es que una sea mejor que la otra, y para ser honestos, a casi todos nos encantaría poder tenerlas a ambas. Disfrutar de un baño de burbujas relajante después de un largo día de trabajo, y de una ducha vigorizante cada mañana al despertar. Pero si tienes que elegir entre ducha o bañera, la respuesta reside en las necesidades que tengas, los metros de tu baño y tus hábitos de higiene.

¿Ducha o bañera? Cuando toca decidir

Ducha y bañera en un baño.

No son incompatibles, ni se excluyen la una a la otra, pero lo cierto es que no siempre pueden convivir en un solo baño. Si eres de los afortunados que no tienen que elegir, ¡enhorabuena! Pero si estás en un dilema entre ducha o bañera, vamos a poner las cosas claras para facilitarte la decisión.

Bañera: un objeto de deseo

Bañera antigua.

¿Quién no disfruta de las virtudes de un baño relajante? Pese a que a la mayoría nos encanta, no todos podemos tener una bañera. Para ello necesitas un espacio mínimo de 70 x 140 cm, que son las medidas básicas para una bañera rectangular estándar. ¿Tienes espacio? Pues adelante, sumérgete entre sus aguas y dale a tu cuarto de baño ese toque elegante que dan las bañeras.

  • Entre las ventajas que nos ofrecen las bañeras, la que más nos gusta es su capacidad para relajarnos. Unos minutos a remojo con agua caliente, unas sales y algún aceite esencial, provoca que nuestro sistema nervioso se tranquilice, liberándonos de las tensiones del día y dejándonos listos para un sueño reparador.
  • Es ideal si tienes niños en casa. En ella pueden jugar y pasar un rato la mar de agradable, lo que no sucede con la ducha. A los peques les encanta el baño, pasarse largos ratos chapoteando en el agua.
  • Es decorativa por sí sola. Un baño con bañera ya gana puntos y si encima es exenta, mejor que mejor, aunque para esto sí que necesitas un baño bastante amplio.
  • En este sentido tenemos que decirte que hay un montón de modelos y de materiales, olvídate del frío del acero fundido de las bañeras de antaño. Hoy en día tenemos el Krion de Systempool, cálido, suave y por si fuera poco evita que proliferen las bacterias.

Ducha: una solución en pocos metros

Ducha para baño.

Si tu baño es pequeño, no hay nada que discutir, está pidiendo una ducha a gritos. Como mínimo necesitas un espacio de 90 x 90 cm, aunque si puedes darle unos centímetros más, mucho mejor.

Si necesitas que aún sea más pequeña, hay platos de ducha desde 70 x 70 cm. Pero no solo el tamaño importa, ya que la ducha tiene otras ventajas:

  • El efecto que tiene una ducha cada mañana no lo supera nada. Es la mejor forma de estimularnos, de desperezarnos y de comenzar el día llenos de energía. Pero también un baño calentito al llegar a casa, sienta de maravilla, ¿no crees?
  • Es más rápida. Ya sabemos que el tiempo nunca nos sobra y una duchita rápida es el  mejor sistema de higiene que existe.
  • Es un ahorro de agua si la comparas con la bañera. Ducharse puede suponer unos 100 litros de agua, mientras que para llenar la bañera necesitas entre 150 y 250 litros, dependiendo del tamaño de la misma.
  • Es importante considerar que el acceso es mucho más sencillo, sobre todo cuando hay personas mayores o con alguna dificultad para moverse en casa. Hay modelos de plato de ducha capaces de solucionar cualquier barrera arquitectónica y hacerla muy accesible.
  • Se ajusta al espacio. Puedes diseñarla casi a medida, dependiendo de la forma de tu cuarto de baño, los materiales que quieras utilizar etc. En cuanto a las formas, pueden ser angulares, redondas, rectangulares o cuadradas.
  • Si vas a poner una ducha elige bien el tipo de mampara. No solo en cuestión de diseño, sino también de materiales. Aquí tienes consejos para elegir una mampara.

Esperamos haberte ayudado a despejar tus dudas, y que tengas algo más claro si vas a poner ducha o bañera en tu baño. La decisión depende en gran parte de tus gustos, de tus necesidades y mucho, del espacio que tienes.