El espejo del baño: cómo combinar diseño y funcionalidad

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Francisco Jiménez
· 30 abril, 2019
Para alcanzar una correcta armonía en el espacio es necesario que exista la combinación exacta entre diseño y funcionalidad.

El espejo del baño debe ser una pieza clave en el hogar. Sin embargo, puede que nos surja la siguiente cuestión: ¿cómo combinar diseño y funcionalidad? Este espacio posee distintos recursos decorativos que deben estar correctamente relacionados entre sí.

La disparidad y confrontación entre diseños puede resultar algo chocante y generar tensión e incomodidad. Recuerda que una mala combinación de los recursos puede suponer discordancia y cierta estridencia, sobre todo si hablamos de color y formas.

En este sentido, el espejo debe ser una pieza clave que ofrezca una estética interesante, que cumpla con su cometido funcional y, sobre todo, que encaje correctamente con el estilo. Cuando los elementos dialogan entre sí, se comprueba que hay completa concordancia y bienestar en el lugar.

Mantener el mismo estilo con el espejo del baño

Calidez en un cuarto de baño.

Lo primero que se debe tener en cuenta es la posibilidad de conseguir un estilo concreto; es decir, el ambiente general de la casa se nutre de una estética que debe mantenerse principalmente en todos los espacios. Por eso, el baño debe seguir la misma línea que el resto de habitaciones.

Los elementos que conforman la decoración del baño deben contribuir en la formación de ese estilo. En este sentido, el propio espejo que situemos en el baño debe mantener un diseño y un color que se amolde al contenido general y que ayude a definir el estilo. Es así como se ofrece personalidad en la decoración.

Uno de los errores en los que suele caer la gente es la incorrecta colocación de recursos discordantes en el espacio. La mayoría de las veces escogemos productos de decoración que no tienen que ver con el estilo del hogar y, curiosamente, es el espejo uno de ellos, ya que nos dejamos llevar por la estética que tiene sin darnos cuenta que no tiene nada que ver con el estilo.

Es bueno que exista un buen diálogo en el conjunto decorativo.

Fórmulas para combinar diseño y funcionalidad

Espejos dorados en el baño.
Espejos dorados / pinterest.es

Tal y como se ha comentado anteriormente, es muy posible que nos dejemos llevar por la diversidad de los diseños de los espejos. De esta manera, debemos analizar correctamente el cuarto de baño, entender cuál es el estilo y el ambiente de la casa y, finalmente, tratar de buscar un tipo de diseño que pueda amoldarse bien a la armonía del conjunto.

  • Ten presente que un espejo, por muy extravagante que sea su diseño, debe seguir manteniendo una funcionalidad. Su contribución en el baño debe ser estética y práctica. De nada sirve que no cumpla con las expectativas y que funcione únicamente como recurso decorativo.
  • Trata de buscar aquellos productos que estén equilibrados; es decir, que ofrezcan una estética concreta y que sean funcionales. El espejo del baño cumple un cargo muy importante y va a ser utilizado diariamente.
  • El marco exterior define el contenido; debe tener un diseño concreto como para poder definir el estilo. Eso sí, es necesario que tenga cierta amplitud para que pueda desempeñar las funciones diarias.
  • Hoy en día, internet ofrece múltiples webs donde poder comprar un espejo con las características más precisas. Solo tienes que buscar en Google y tratar de encontrar el modelo que más te guste. Además, te lo pueden llevar directamente a casa.

Que en ningún momento se pierda la funcionalidad

Papel de pared antihumedad para el baño.

Bien es cierto que el espejo lo utilizamos a diario. Además, el baño es uno de los espacios de la casa más transitados, y el uso que hacemos de él es prácticamente constante. Por tanto, es imprescindible tener un espejo que sea de nuestro agrado y que sea útil.

Cuando no ofrece funcionalidad, comienza a generarnos ciertas incomodidades, hasta tal punto que puede que dejemos de usarlo, principalmente porque no está sirviendo de mucho. En realidad, lo más idóneo es que no pierda de ninguna de las maneras esa funcionalidad de la que estamos hablando.

El diseño puede ser un componente importante, pero no trascendental, mientras que la practicidad del mismo nos interesa.

Sensación que percibimos con el espejo del baño

Baño gris y marrón.

Cuando existe una relación directa entre la funcionalidad y el diseño, entonces se ha conseguido el propósito. Lo primero que vamos a percibir es satisfacción.

Sin embargo, cuando no hay unión entre ambos conceptos, entonces nos encontramos con un problema en la decoración y, por consiguiente, se produce ese enfrentamiento estético.

  • Gilliat, Mary: Curso de interiorismo, Blume, 2002.