Mejores sales de baño para relajarse

15 febrero, 2018
Las sales de baño son la mejor opción para relajarse al final de un largo día. Te recomendamos las mejores dependiendo de tus necesidades. 

¿Hay algo más relajante que llegar a casa después de todo el día trabajando y darte un baño con sales? Pocas cosas se pueden equiparar a la relajación que aportan las sales de baño. En los últimos años, las sales de baño están muy de moda, por lo que cada vez es más fácil encontrarlas y hay en el mercado una mayor variedad. Es por ello que cuando pensamos en adquirir una no sabemos muy bien cual escoger. A continuación te explicamos cuáles son las mejores y las propiedades de cada una. 

¿Cómo utilizar las sales de baño?

Lo primero que tenemos que saber es cómo se utilizan las sales de baño. Solo así lograremos explotar sus propiedades al máximo y relajarnos totalmente. Estos son los pasos que debemos de seguir independientemente de la sal de baño que utilicemos:

  1. Llenar la bañera de agua caliente. A mayor temperatura del agua mayor espuma, así que deberás variar la temperatura según te guste bañarte con mucha o poca espuma.
  2. Echar en el agua las sales de baño. Normalmente la cantidad irá indicada en el envase por lo que deberás seguir las instrucciones del fabricante. Lo habitual es verter en la bañera alrededor de 100 gramos y hacerlo cerca del grifo o esparciéndolas por toda la bañera. Así se consigue que estén distribuidas por todo el agua.
  3. Ya solo queda entrar en la bañera y disfrutar de un agradable y relajante baño con sales. Lo recomendable es que el baño duré entre media hora y una hora.
  4. Cuando salgas de la bañera no te seques con el albornoz ni te frotes con ninguna toalla. Si lo haces perderás el agradable aroma que queda en la piel tras estar en contacto con las sales de baño. Lo mejor será que el cuerpo se seque de manera natural.
Cómo utilizar las sales de baño para relajarte.

Mejores sales de baño según tus necesidades

Las sales de baño pueden estar compuestas por diferentes elementos. Según sea nuestra necesidad deberemos optar por uno u otro y así gozaremos de una mejor salud al mismo tiempo que nos relajamos. Si solo buscamos quitarnos el estrés del día a día y poder relajarnos lo mejor será optar por aquellas sales que cuenten entre sus componentes con magnesio. Si por el contrario, nos encontramos tensos y tenemos dolores musculares será preferible escoger una sal rica en bromo. Por último, las sales de baño ricas en calcio ayudan a prevenir las enfermedades óseas.

Como puedes ver, utilizar sales de baño es mucho más que relajarse. Gracias a estos baños relajantes podremos además mejorar nuestra salud e hidratar nuestra piel. Por lo tanto, no hay ninguna excusa para no darse un placentero baño de espuma. Saca un ratito y disfruta de un momento de relax y bienestar.

Relajarse tomando un baño de sales.

Sales del himalaya, las mejores sales de roca

A grandes rasgos, las sales de baño se clasifican en sales marinas y sales de roca. Las primeras provienen del fondo marino y las segundas se encuentran bajo la tierra. Dentro de estos grupos podemos diferencias muchos tipos de sales. Profundizando en aquellas procedentes de las rocas encontramos las sales del Himalaya. 

Las sales del Himalaya son una de las sales de roca más populares. Esto es debido a que cuentan con múltiples propiedades, por lo que son sin duda alguna una buena opción. La característica principal de este tipo de sal es su pureza, que es mucho mayor que la de la sal de mesa. Que sea un mineral totalmente puro y natural hace que conserve intactas sus propiedades. Sumergiéndonos en un baño con sal del Himalaya con una frecuencia de una vez al mes notaremos mejoras en:

  • Problemas óseos  como la osteoporósis o el reuma: las articulaciones estarán más ligeras y no tendremos esa sensación de pesadez.
  • Mejoras en la piel: la sal del Himalaya contribuye a tonificar la piel y que esta esté más tersa. Cuando tenemos la piel cansada después de un largo día de trabajo es perfecto darnos este baño.
Sal de Himalaya para darse un baño.

En los últimos tiempos la sal del Himalaya se ha convertido en un imprescindible de muchos hogares. Su uso no se limita a la hora del baño, sino que ahora también tiene un hueco en la cocina. Cada vez son más los restaurantes gourmet y los amantes de la cocina que optan por preparar sus platos con este tipo de sal.

Te puede gustar