5 consejos que debes tener en cuenta para la mudanza

Sofía Sangrador · 6 agosto, 2018
Si vas a mudarte, es importante mantener todo bajo control. Nosotros te dejamos algunos consejos básicos.

En este artículo queremos dejarte algunos consejos sobre cómo hacer correctamente una mudanza, algo que inevitablemente es cansado y largo.

La verdad es que hacer una mudanza no es nada fácil; probablemente nos agobiemos en algunos momentos. Es increíble la cantidad de objetos que podemos acumular a lo largo de los años, sin contar con los muebles, ropa de cama…

Al final, parece una tarea inabarcable. Además, debemos ceñirnos a ciertas fechas, sobre todo cuando contratamos los servicios de alguna empresa de mudanzas.

Por eso, en todo este proceso es muy importante el orden, tanto antes como después. A lo largo de los siguientes apartados te dejamos algunas ideas para que todo te sea un poco más sencillo.

pareja joven en apartamento nuevo

1. Haz una gran limpieza antes de empaquetar

Esto es algo fundamental, si no, estaremos trasladando de un lado a otro un montón de papeles, ropa vieja o accesorios que jamás usamos. Es como cuando hacemos todos los años el cambio de armario de invierno a armario de verano: es cuando aprovechamos para ver qué ropa usamos realmente, para donar o reciclar la que no.

Por tanto, no retrases esta limpieza, ya que si no, perderás tiempo y espacio. Es mucho mejor hacerla desde el primer momento y no en los primeros días en tu nueva casa.

Por ejemplo: solemos acumular papeles y más papeles. Pues bien, aprovecha y reorganízalos en alguna carpeta o archivador, para saber dónde encontrar cada uno cuando lo necesites.

2. Ten a mano unos kits con lo más básico

Nosotros te recomendamos que hagas dos, el primero de ellos con los materiales y utensilios que más vas a necesitar durante la mudanza: tijeras, cinta para embalar, papel de periódico para envolver… Tenlo siempre a mano.

Y el segundo kit será para tu uso personal mientras andas a caballo entre las dos casas. Guarda un pijama, un pequeño botiquín, una muda limpia, el neceser, una toalla, ropa de cama… Coloca todo en una caja o bolsa de deporte para que puedas trasladarlo fácilmente y llevarlo siempre contigo.

3. Escoge las cajas adecuadas

Es muy importante saber distribuir bien todas nuestras pertenencias. A veces, cometemos algunos errores muy tontos que nos dificultan este proceso.

Por ejemplo: escogemos cajas con tamaños demasiado grandes y luego no conseguimos moverlas o se rompen con el peso. Esto pasa muy a menudo con los libros. Es mejor colocarlos en más cajas, pero más pequeñas. Y si no tienen asas, hazlas tú misma con unas tijeras. Así será más fácil levantarlas.

También puedes aprovechar todas las maletas que tengas en casa, para guardar en ellas ropa, zapatos, ropa de cama o toallas. Así optimizarás el espacio, ya que las maletas tienen que llegar de todas maneras a la nueva casa.

Y para tus objetos más valiosos, escoge una caja pequeñita y bien identificada, para no perderlos en ningún momento.

4. Embala con cuidado los objetos más frágiles

Para ello hay varias opciones, como envolver tazas con papel de periódico o plásticos de burbujas o colocar pedacitos de gomaespuma en las cajas donde guardamos jarrones y otros objetos frágiles. Es la mejor manera de que nuestra vajilla llegue intacta a su destino.

Sin embargo, también puedes aprovechar lo que tienes en casa, al igual que lo que te contábamos de reutilizar las maletas. En este caso, puedes usar las toallas o alfombras para envolver con ellas algunas de tus pertenencias más pesadas.

5. Identifica de manera clara el contenido de cada caja

Identificar el contenido de las cajas es algo clave para una buena mudanza. En primer lugar porque así luego cada caja irá directamente a una habitación, no tendrás que distribuirlas desde la entrada de la casa.

Es importante colocar en las cajas objetos de un mismo tipo, para tenerlos todos bien ubicados a la hora de ordenar. Y si hay algo frágil, es necesario que lo señales, para que no sufra ningún desperfecto en el camino. Puedes escribir directamente sobre la caja o hacer etiquetas elaboradas de forma manual, es indiferente.

Por tanto, en este proceso tan laborioso, es muy importante una buena organización, para facilitarte las tareas a la hora de desempaquetar y colocar los objetos en tu nuevo hogar. Y además de la organización, recuerda que tener paciencia, hará que todo sea un poco más fácil.