3 consejos para mantener la casa ordenada y limpia

Teresa Montes · 17 julio, 2018
Nuestra casa debe respirar calma, calidez y desconexión. Por eso, es muy importante que permanezca ordenada y limpia. Aquí te explicamos cómo.

Mantener el orden y la limpieza en una casa sabemos que es algo muy complicado. Siempre hay algo de por medio que impide que todo esté bien colocado. Debemos intentar que transmita calidez, calma y que sea un sitio de descanso para nosotros, es decir, mantener la casa ordenada y limpia.

En las casas pequeñas, este problema se convierte en un gran dilema. Al tener las habitaciones más reducidas, encontrar el orden da más quebraderos de cabeza ya que hay menos espacio disponible y puede dar la sensación de estar todo descolocado. Además, cuando se tienen niños en casa, mantener la casa limpia puede resultar imposible y más aun si se combina con el trabajo.

En el post de hoy te contamos algunos trucos para que puedas mantener tu casa ordenada y limpia sin morir en el intento. ¡Tu hogar volverá a respirar!

1. Realiza un horario de limpieza

Para aquellas personas que lleven un ritmo de vida muy ajetreado es aconsejable que hagan un horario semanal de limpieza. Sabemos que, entre el trabajo, el gimnasio, las cervezas con amigos, etc, no os llega el tiempo para ordenar la casa. De esta forma, sabréis qué tenéis que hacer cada día para que la casa no se desordene.

Teniendo un calendario fijado con la tarea de cada día resultará mucho más práctico y fácil tener todo colocado. Lo primero que tienes que hacer es mirar cuales son tus ratos libres y robar 10 minutillos para la tarea diaria. Después, debemos hacer una lista de todas las tareas que hay que hacer a lo largo de la semana. Limpiar la cocina, pasar el polvo, fregar el baño, poner el lavavajillas, tender la ropa etc. Así, os será mucho más fácil planificarlo todo de una forma más eficiente y rápida. 

Cierto es que a veces el tiempo se nos escapa. Para estas ocasiones tenemos que tener un plan B, para no ser excesivamente estrictos con uno mismo. Es importante saber reubicar las tareas ante los imprevistos, siendo lo más flexibles que podamos.

2. Hábitos nuevos