5 decoraciones monocromáticas que te encantarán

Decorar una estancia de una misma gama cromática no tiene por qué resultar aburrido y estresante. Te lo mostramos a continuación.

Las decoraciones monocromáticas son una nueva opción para decorar todo tipo de interiores. Su planteamiento es muy sencillo: escogemos un solo color y solo lo combinaremos con sus distintas tonalidades. 

Sin duda, puede parecer una opción segura: al ser el mismo color, no podemos fallar. Pero aún así, debemos prestar un poco de atención para que el resultado final sea realmente armónico, equilibrado y lo que es más difícil, que no quede monótono.

Para evitar ese posible exceso de monotonía, te recomendamos que añadas siempre algunos textiles estampados, aunque sea dentro de esa misma gama cromática. De esta forma, aunque podríamos calificar el resultado final como sereno, jamás lo tacharemos de monótono.

Como comprenderás, es un poco complicado escoger un solo color para decorar una habitación. Por eso, nos parece importante que conozcas la psicología de los colores, así sabrás qué sensaciones te transmitirá estar en esa habitación.

Cada persona tiene su propio color, una tonalidad cuya luz se filtra apenas a lo largo de los contornos del cuerpo. Una especie de halo. Como en las figuras vistas a contraluz.

-Haruki Murakami-

En muchas ocasiones lo que más nos preocupa es el color de las paredes, sin darnos cuenta de que todo lo demás también influye: el color del sofá, de las cortinas, de la alfombra o del mantel, por ejemplo.

A continuación te dejamos 5 decoraciones monocromáticas que nos parecen bonitas, originales y versátiles, basándonos un poco en las sensaciones que te transmitirá cada color.

1. Azul

Es el color de la armonía, ayuda a reducir el estrés, nos aporta calma. Con él sentiremos un gran bienestar, también sensación de orden. 

Piensa en estar sentado delante del mar durante horas, la calma que eso te aporta. Lo mismo ocurre si nos tumbamos en la arena o césped y nos quedamos mirando el cielo azul. Pues ahora puedes recrear esa sensación en tu propia casa, sin necesidad de salir a la naturaleza.

Por eso mismo es uno de los colores que más prefiere la gente. Sin duda, también es muy utilizado dentro del mundo del interiorismo.

Entre los tonos más utilizados encontramos el azul celeste, el azul grisáceo o el azul turquesa, que tira un poco hacia el verde. Aún así, hay otros cien tonos aproximadamente, así que como ves, hay muchísimas otras posibles opciones.

Habitación azul.

2. Verde

Por otro lado, el color verde nos transmite frescura, libertad y tranquilidad. Se asocia con la sensación de paz, de esperanza, de crecimiento y renovación. 

También es el color de lo natural, y no olvidemos que esto es la tendencia que se seguirá a lo largo de este 2018.

Siguiendo con esta idea de lo natural, puedes decorar la habitación con algunas plantas. Además de quedar genial como elementos decorativos, traen una serie de ventajas para nuestra salud. Cada vez más gente crea su propio rincón verde en casa.

Con este color, junto a todas sus tonalidades, conseguirás un interior que rezume frescura y energía. Si buscas un espacio tranquilo y sereno, te recomendamos que escojas tonos suaves (como por ejemplo el verde mar). Sin embargo, con los tonos más brillantes podrás otros efectos también bonitos.

Habitación verde infantil.

3. Naranja

En cuanto al naranja, se suele asociar a la juventud y la extroversión. También se encuentra muy relacionado con las emociones fuertes aunque siempre positivas. Sin duda, es un color alegre, y divertido.

Sin embargo, puede resultar demasiado llamativo e incluso agobiante, así que hay que tener cuidado a la hora de combinarlo con sus tonalidades. Estaría bien escoger tonos bastante suaves, como los del atardecer.

Por eso, el naranja no se ve tanto a modo de combinación monocromática, sino más bien combinado con colores como el blanco u otros colores claritos.

Aún así, que esto no te eche para atrás. Si escoges con un poco de precaución podrás conseguir un interior cálido, brillante y muy confortable. No recomendamos su uso en dormitorios, sino más bien en cocinas o comedores.

Cocina naranja.

4. Blanco

Los colores claros, y en especial el blanco, son perfectos para aportar sensación de amplitud, y luminosidad al espacio. Como consecuencia, es ideal para conseguir pisos luminosos.

El blanco es un gran aliado dentro del mundo de la decoración. Quedará genial si buscas interiores sencillos, puros y naturales.

En el caso de pisos pequeños, es totalmente recomendable para que el espacio parezca un poco más grande. Sin duda es un recurso infalible, quedará bien en cualquier estancia de tu casa.

Puedes probar y combinarlo con grises, beiges o tonos crema. Sin embargo, hay gente que prefiere dejar todo absolutamente blanco.

Habitación completamente en blanco.

5. Rosa

El color rosa suele estar destinado para dormitorios de niñas o adolescentes, para dar un toque femenino. Es un color bastante acogedor, positivo y reconfortante. 

Eso sí, no mezcles muchos tonos fuertes, ya que si no el resultado final sería demasiado llamativo y no sería muy cómodo estar un tiempo prolongado en la habitación. Por eso, lo ideal sería escoger tonos suaves.

Con su uso lograrás espacios armónicos que transmitan sensación de tranquilidad y de paz. 

Habitación en rosa.

Conclusión

Como ves, las decoraciones monocromáticas pueden ser muy buena opción para decorar interiores. Aunque puede parecer que el resultado será un poco monótono, tenemos que desechar esa idea.

Aún así es más que posible conseguir interiores bonitos, originales y dinámicos. Obviamente puedes combinar estos colores con otros, el blanco es una opción perfecta que siempre queda bien.

Categorías: Casas Etiquetas:
Te puede gustar