5 ideas para decorar un spa

María Pilar Gimeno Landa · 23 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la arquitecta de interiores Raquel Sánchez el 23 abril, 2019
La decoración de un spa es mucho más que comprar algunos objetos decorativos y distribuírlos por la estancia. Se trata de crear una atmósfera en la que impere la paz y la relajación.

Decorar un spa de la forma correcta es fundamental para crear el ambiente adecuado. De hecho, el espacio en el que se realiza es casi tan importante como los propios tratamientos. En conjunto, hay que lograr transmitir calma y serenidad. Esta es la única forma de encontrar la paz y tranquilidad que andamos buscando.

Ahora que ya sabes que decorar un spa es mucho más que colocar unos cuantos objetos, te damos cinco ideas que seguro te resultan de gran utilidad.

1. Velas para crear un ambiente relajante

Velas para spa.

Si piensas en crear un ambiente relajado, seguro que lo primero que te viene a la mente son velas. En este caso, son muy apropiadas, ya que crean una atmósfera de paz y relajación. Además, también iluminan de forma tenue la estancia. No es necesaria una luz muy potente, por lo que las velas son perfectas.

Respecto a la elección de las velas, estas pueden ser de diferentes tipos. Puedes escoger varias de tamaño pequeño y utilizarlas para hacer originales composiciones.

Recuerda mantener siempre todas las precauciones que sean necesarias. Las velas pueden llegar a ser realmente peligrosas, por lo que debes apagarlas en cuanto dejen de ser imprescindibles.

2. Vegetación resistente a la humedad

Vegetación spa.

La vegetación debe tener su espacio en cualquier spa. Es una forma de acercarlo a la naturaleza y a todos los aspectos tan positivos que esta transmite.

Tienes que tener en cuenta que debes optar por variedades de plantas que resistan la humedad. Un spa es una estancia en la que el agua y el vapor están muy presentes, por lo que cierto tipo de plantas podrían debilitarse.

También puedes optar por un jardín Feng Shui compuesto por un conjunto de cañas sobre una base de piedras. El resultado es muy estético y, además, no requiere mantenimiento. Al tratarse de un jardín a nivel del suelo, puede colocarse en cualquier espacio y se adapta a cualquier tamaño.

3. Decorar un spa con colores cálidos

Colores de un spa.

Un spa es un lugar en el que encontrar la relajación. Es por ello que deben predominar los colores claros y los tonos pastel. La elección de unos u otros dependerá de la estética de la habitación y los gustos de cada persona. Por lo general, los colores más utilizados son los tonos verdes y azules.

Estos tonos transmiten frescura, calma y serenidad, tres valores que están directamente relacionados con los objetivos de cualquier tratamiento de spa. De todos modos, puedes incluir elementos de color más llamativo para dar una chispa de color y alegría a la estancia.

4. Iluminación cálida e integrada para decorar un spa

Bañera con sales y velas.

Ya hemos comentado anteriormente que la iluminación puede lograrse a través de las velas. De todos modos, es importante tener en cuenta que se trata de una iluminación complementaria. Esto quiere decir que debe haber algún elemento de iluminación convencional.

Una iluminación integrada en las paredes o el techo es una buena opción de iluminar la estancia de forma eficaz sin romper la estética del espacio. De este modo, podremos tener una luz potente cuando entremos a la sauna, o en el momento de realizar las tareas de limpieza.

Al mismo tiempo, podremos apagarlas en cuanto resulten excesivas para volver a crear ese ambiente cálido y relajante que tanto caracteriza a estos espacios.

5. Decoración con cestos de mimbre

Cesto de mimbre para el baño.

La decoración, además de ser estética, puede ser funcional. Un ejemplo de ello son los cestos de mimbre que podemos utilizar para guardar las toallas. Son mucho más estéticos que un perchero y, además, permiten guardar las toallas ordenadas y dobladas.

En cualquier tienda de decoración puedes encontrar una gran variedad de cestos de mimbre. Seguro que encuentras uno que se adapte al tamaño que buscas. Si buscas un efecto más delicado, puedes escoger los modelos cuyo interior está forrado en tela.

También puedes utilizar estos cestos para guardar diferentes cremas, geles o cualquier utensilio que utilices para realizar rutinas de spa. Seguro que en cuanto te hagas con varios de ellos se te ocurren infinidad de formas de utilizarlos. Lo mejor de todo es que son muy económicos, por lo que no tendrás que desembolsar una cantidad considerable de dinero.