5 recursos para conseguir mayor intimidad en el hogar

Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Todos necesitamos nuestra dosis de intimidad; por eso, conviene que en casa apliquemos recursos que, además de decorar, proporcionen privacidad.
 

La privatización de nuestra casa se puede alcanzar de diferentes maneras. Esto no quiere decir que debamos buscar un aislamiento completo; por eso, vamos a conocer 5 recursos para conseguir mayor intimidad en el hogar.

Lo primero que debemos tener presente es la situación actual de nuestro espacio vital, tanto en los interiores como en los exteriores. A pesar de que somos seres sociables, también necesitamos nuestro recinto personal privado.

La conexión con el mundo que nos rodea suele ser constante. Solemos hacer una vida muy activa en la calle y nos mantenemos constantemente en relación con otras personas; sin embargo, precisamos encarecidamente que la casa sea un lugar reservado y particular.

1. Intimidad en el hogar: setos a modo de pantalla

Palets en el jardín

El jardín es el terreno que se encuentra más próximo a la calle. Se considera, por tanto, más susceptible de quedar al alcance de fisgones. La idea es que podamos suprimir lo máximo posible la visión hacia el interior. 

Para lograr este propósito, vamos a conocer la función que cumplen los setos. Estos poseen un follaje perenne que perdura durante todo el año. A la hora de elegir, las especies como la photinia y la laurier palme son las más apropiadas. A su vez, podemos reforzarlos mediante el uso de arbustos.

 

Aparentemente, lo que nos conviene es que sean vegetales tupidos que se conviertan en una pantalla, pudiendo alcanzar hasta casi 2 metros de altura. Además, son fáciles de podar si se emplea un cortasetos de alta gama.

El objetivo es que sintamos que existe una división con todo aquello que ocurra fuera de nuestra casa.

2. Vallas para lograr mayor intimidad en el hogar

Además de los setos, también podemos utilizar para el jardín las vallas que delimitan el perímetro. Son muy comunes en chalets y urbanizaciones. Las hay más o menos opacas, dependiendo de nuestras necesidades, y con 2 metros de altura aproximadamente.

Un caso en particular es la tipología de vallas de madera y metal que tienen hendiduras horizontales que permiten vislumbrar levemente algo de conexión hacia el interior. Sin embargo, también se encuentra la categoría de vallas compactas que producen un cierre absoluto.

3. Cortinas y estores para cubrir las ventanas

Cómo lograr intimidad en el hogar

Una vez que nos encontramos dentro de casa, sentimos que estamos en un lugar privado; no obstante, necesitamos alcanzar cierto grado de intimidad siempre que lo deseemos. Por eso, vamos a conocer 3 tipos de cortinas:

 
  1. Por un lado, se encuentran las cortinas de tela. Si estas son muy tupidas, entonces estaremos produciendo mayor ocultismo y obtendremos bastante oscuridad; en cambio, si escogemos cortinas traslúcidas, ganaremos luz y no nos podrán observar desde fuera.
  2. Por otro lado, se encuentran las cortinas de lamas. Pueden ser verticales u horizontales y nos permiten regular el tipo de apertura y graduar la entrada de luz. Las hay tanto en metal como en tela.
  3. Finalmente, hay que destacar los estores como otra posibilidad que resulta económica y funcional. Son muy sencillos de colocar, suelen favorecer la entrada de luz y evitar ser vistos desde el exterior.

4. ¿Cómo lograr intimidad en un loft?

Generalmente, un loft se caracteriza por ser diáfano, abierto y espacioso. Esto significa que vamos a unificar en un mismo lugar distintas dependencias: salón, cocina, entrada y dormitorio. Por tanto, ¿cómo podemos lograr cierta intimidad?

En este caso, el salón y la cocina deben convertirse en el espacio común que quede a la vista de todos; por lo tanto, el dormitorio es donde hay que centrar la atención haciendo uso de biombos o separadores de madera y vidrio con cierta altura.

 

De esta manera, no hemos cerrado al completo la habitación sino que hemos aplicado un componente de privacidad que, incluso, contribuye en la decoración.

5. Obtener mayor intimidad en el hogar separando el salón y el comedor

Separador de estancia hecho con cuerda

Al convivir con gente en una casa, sean familiares o compañeros de piso, conviene que existan separaciones dentro de aquellas estancias que son amplias como puede ocurrir, por ejemplo, en el salón.

Un caso en particular es la división entre el comedor y la zona de descanso con los sofás. Podemos emplear una cristalera, unas estanterías o, si se desea, una puerta plegable.

El objetivo es que exista una separación pero sin que se pierda la continuidad y esencia del lugar; de esta manera, ganaríamos mayor intimidad en el hogar.

 

Imagen principal: pinterest.es

  • Gilliatt, Mary: El libro de la decoración, Folio, 1986.
  • Margolius, Marcia: Espacios para vivir, Ceac, 2006.
0