Los arbustos: dale juego a tu jardín

6 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Quieres darle forma y textura a tu jardín? Pues déjame decirte que los arbustos son ideales, ya que aportan armonía al conjunto. ¡Verás como te encantarán!

Si se plantan y podan con acierto, los arbustos son elegantes y capaces de crear un fondo de formas y colores en el jardín. Podríamos decir que un arbusto es como una copa de árbol asentada en el suelo.

Su tallo se ramifica desde la base en varios troncos igual de gruesos que le confieren un aspecto frondoso a pocos metros del suelo. Al igual que los árboles, son elementos fundamentales en cualquier jardín.

Proporcionan dimensión vertical y contraste en el conjunto de la composición. Ayudan a perimetrar, enmarcar, combinar formas, volúmenes y masas del jardín. ¡Toda una ventaja!

Su follaje destaca a menudo por su atractivo ornamental. Lo interesante es agrupar arbustos, o bien, hacer un conjunto equilibrado con plantas herbáceas que les añadan atractivo al principio del desarrollo. Aunque también hay variedades que lucen más colocándolas solas, como el membrillo japonés. ¡Todo es probar!

Tenemos que decirte que su tamaño oscila enormemente: algunos no superan los 40 o 50 cm, mientras que otros alcanzan los 2 o 3 m de altura, así que elige los que más se adapten a tu espacio.

¿Con qué tipo nos quedamos?

Si te decides a plantar arbustos en tu jardín, debes tener en cuenta que existen los de hoja y los de flor. Veamos sus principales características para que puedas tenerlo más claro a la hora de decidirte.

Los arbustos de hoja

Laurel de Portugal.

Pueden ser de hoja caduca, perdiendo todas sus hojas cada otoño; o de hoja perenne, que las conservan durante el invierno. Entre los arbustos que destacan por el valor decorativo de sus hojas se encuentran: el laurel de Portugal, el árbol del paraíso, la aucuba

Ofrecen todos lo matices de verde y formas originales. Algunos se encuentran en colores vivos e, incluso, florecen; pero hay que decir que su característica más destacada es el cambio tonal o la forma de las hojas.

Además de para crear setos, los arbustos de hoja sirven para hacer bordes, permiten separar zonas, aislar del exterior, del ruido, de la contaminación, además de proteger del viento.

Destacan también las especies aromáticas, como el citiso, que, además de adornar, perfuma agradablemente la parcela ajardinada. Muy indicado si queremos darle un plus a nuestro jardín.

Clasificación por colores

Arbusto boj.
Boj / verdify.es

Aparte de todos los matices de verde, hay arbustos que tienen hojas variegadas -con vetas de colores, en forma de manchas, líneas o puntos- de amarillo o de blanco.

Una buena idea para crear un fondo de jardín que combine con el resto de tonalidades es usar arbustos de tonos y texturas diversos, como el boj, el laurel real y el acebo.

Por otro lado, tenemos que decirte que los arbustos de hojas grises transmiten frescura y combinan muy bien con plantas de flores blancas y azules.

Los arbustos de flor

Arbusto de flor.

Estos arbustos, una vez plantados y arraigados, no requieren de cuidados especiales, y tienen la ventaja de que proporcionan color y decoración durante todas las estaciones del año.

Entre ellos son muy populares los rosales y los rododendros. Las bonitas camelias son otro género común de arbusto con flor que suele gustar mucho.

Los rosales

El rosal, un arbusto de flor.

Existen muchas variedades de rosales. Algunas especies son trepadoras, otras de pie o de mata. Hay que tener en cuenta a la hora de plantarlos que las preciadas rosas nunca florecen a la sombra.

Para su buen mantenimiento, requieren de un sustrato rico y, además, a finales de invierno las ramas del rosal requieren de una buena poda, así que tenlo en cuenta si decides plantarlos en tu jardín.

Los rododendros

Rododendros.

Podríamos decir que son los arbustos de flor más espectaculares. Por su resistencia, resultan sencillos de cultivar. Crecen a la sombra, necesitan humedad y tierra ácida.

Las populares azaleas son un tipo de rododendro de fino follaje y, generalmente, de hoja caduca. Al llegar la primavera les nacen flores de gran tamaño en forma de campanilla y formando racimos.

Dentro del grupo de los rododendros también destacan los llamados híbridos resistentes. Son de hoja perenne y en forma de cúpula. Pueden llegar a medir los tres metros de altura y de diámetro.

¿Te imaginabas que hubiera tantos tipos de arbustos? Esperamos haberte dado algunas claves para que puedas decidirte en un futuro por alguno de ellos.